Paula Echeverria

Bienvenidos/as al arte de crear con las manos. Este finde primaveral le hicimos 5 preguntas a la genial Paula Echeverría y de allí salió este artículo. Porque cada vez somos más las personas que entendemos que lo simple es lo bello, y ella definitivamente es una. Cerámica modo: ¡ON!

Por Florencia Lauga

NOMBRE: Paula Josefina Echeverria
EDAD: 47 años
PROFESIÓN-VOCACIÓN-TAREA: Profesora de arte, ceramista. Actualmente Diseño y Comercialización de objetos de cerámica.

De ojos sorprendentemente expresivos, Paula se define como una mujer muy inquieta. Y claro que esto no abarca únicamente un aspecto: nos habla firme del intelecto, de la curiosidad, y también de reconocerse siempre en la búsqueda. ¿Búsqueda de qué? De ingotable belleza interna y externa, desplegada en cada rincón de su mundo.

Consciente de su experiencia, se deja atrapar por los instantes. Tiene la gracia de escucharse y fluír con eso, de ahí que sea capaz de reconocer la única verdad absoluta que reina sobre nosotros: todo es cambio. Este registro tan necesario dentro de la experiencia de vida humana lo traslada a sus colecciones y, diariamente, a su forma de comunicar-se.



“Vengo de una infancia en el campo, donde estuve hasta los dieciocho años; siempre inspirada en la naturaleza, en el ritmo de la vida rural. De niña amaba dibujar y tener contacto con colores, texturas, telas, y cuestiones manuales. Toda la vida funcioné así hasta que apareció la literatura, para seguir expandiéndome. Estudié Letras durante unos años. Eso me formó infinitamente; me enriquecí con poesía y palabras, mucho de clásicos, literatura Inglesa, comedia Italiana y autores de teatro. Hasta que recién en 2012 vino mi título oficial: Profesora de Artes Visuales con orientación Cerámica, obtenido en la Escuela Provincial de Cerámica en Tandil.”

Con graduación en mano pero dueña de un vasto camino previo recorrido, Pau nos cuenta que fue en aquel establecimiento donde realmente se descubrió: “Me encontré rodeada de personas maravillosas, que me vieron, me enseñaron y por sobre todo me dieron la posibilidad de abrirme al mercado laboral”, nos dice sonriente. Comenzó con murales, pegando piezas cerámicas en la calle, en patios privados y en empresas, hasta que la etapa finalizó porque, según sus palabras, Todo es evolución.

¿Qué sucede hoy?

“Hoy por hoy trabajo y me divierto a través de las redes sociales (¡Bravo! Otra persona que sabe usar las redes como lo que son: un canal de inspiración y de conexión espectacular y enorme). Conozco gente de todo el país, diseño y gestiono líneas especiales para espacios y emprendedores. Amo lo que hago y siempre voy mutando. Intento no copiarme de mí misma (aplausos); para poder trascender y superarme, porque los creativos nos cansamos de nuestras propias obras, sucede. Entonces tengo mis tiempos y los respeto.”

Habiendo logrado superar sus metas personales, se sorprende día a día, sin estar atada a demasiadas expectativas; dejándose llevar por el amor y el respeto profundo a su trabajo diario. ¿La base? Comprender y asimilar lo fundamental: tanto colegas como proovedores y clientes son personas. ¿El hallazgo de la asunción? Respeto, generosidad y buena convivencia.

Feliz de vivir en Tandil, confiesa que indudablemente lo volvería a elegir porque “Es soñado”. Sus papás, en cambio, continúan viviendo en el campo; aunque solo a 50 kilómetros de la ciudad. Del mismo modo su hija -otro de sus pilares-  eligió vivir allá, por lo que naturaleza y amor se fusionan en un complemento perfecto. “Estoy cerca de todo lo que amo”, asegura.

Cuando hablamos de su universo personal, expresa en calma que no es muy grande. “Donde vivo es mi espacio de trabajo y tienda. Allí hago todo: expongo, recibo amigos, clientes y personas que pasan a conocer. Es un lugar muy simple, al que poco a poco voy tiñiendo con mi impronta.” Como elementos infaltables aparecen su gata, café, mate y chocolates, y nos gusta imaginarla en las noches larguísimas que dice tener seguido con las manos en la masa. Fiel a sus ideas, vive simple, busando sentir paz y alegría en su día a a día y transmitirlo en cada foto y en cada envío; asegurándose de estar rodeada de lo que le resulta importante para poder crear.

Antes de despedirnos, le pedimos que nos deje sus datos y que nos cuente lo que tenga ganas sobre su última línea.

“ Mi Casa-Taller esta en Garibaldi 1298, me escriben y recibo a quien guste. Hoy por hoy tengo algunas piezas en stock, y si no, es a pedido. Hago líneas especiales a medida del espacio o cliente. ¿Mi teléfono? 2494 690986. Y mi cuenta en Instagram –of course-, Paula Echeverria Cerámica.

A propósito de mi ultima línea, toda es a mano, con detalles  que dejan la impronta del trabajo artesanal y sin molde. Me divierte ir cambiando y dejándome llevar por lo que deseo hacer. Pensando el jardín hay muchas flores –the spring is here-, varias en versión tutor y también para pegar en paredes y espacios al aire libre. Todo muy boho, muy relajado…Y eso me gusta.”

CONTACTO

IG: @paulaecheverriaceramica
TE: 2494 690986
CASA-TALLER: Garibaldi 1298

Comentarios