Titulos
Martes 12 de Noviembre de 2019 | 12:49 |

Quebrada de los Cuervos: Un paraíso escondido

ECOTURISMO $datos[

A 45 kilómetros de la ciudad uruguaya de Treinta y Tres, la Quebrada de los Cuervos es un paraíso escondido, ideal para quienes aman el contacto con la naturaleza, en un entorno agreste, pero amigable.

A 45 kilómetros de la ciudad uruguaya de Treinta y Tres, la Quebrada de los Cuervos es un lugar ideal para quienes aman el contacto con la naturaleza, en una de los 10 parques que integran el sistema uruguayo de áreas protegidas.

Este bello paisaje ha sido definido como "un paraíso escondido", en el que se combinan serranías onduladas y un micro clima subtropical que da lugar a la presencia de una riquísima biodiversidad. La quebrada está formada por una honda garganta abierta a través del tiempo por el arroyo Yerbal Chico, que en algunos puntos supera los 100 metros de profundidad, en medio de una de las serranías más agrestes y exuberantes del Uruguay.

Su topografía serrana de rocas metamórficas presenta alturas de hasta 300 metros sobre el nivel del mar y su denominación proviene de la presencia abundante del cuervo de cabeza roja, donde habitan más de 100 especies de aves, 20 de mamíferos, 18 de anfibios y 20 de peces. Su rica biodiversidad se completa con 87 de las 224 especies de flora arbórea autóctona del país, además de 23 especies de helechos.

El área en el que se encuentra enclavada la Quebrada de los Cuervos está conformada por 365 hectáreas que el Dr. Francisco Nicasio Oliveres legó en 1944 a la Intendencia de Treinta y Tres. En 1986 fue declarada como Área Natural Protegida, la primera en su tipo en Uruguay. Posteriormente, en 2008, fue incorporada al Sistema Nacional de Áreas Protegidas como "paisaje protegido", agregándosele entonces áreas circundantes por un total de 4.413 hectáreas.

El parque cuenta con un Centro de visitantes, áreas de camping, parrillas y alojamiento en cabañas. A través de pasarelas, senderos y miradores, se puede disfrutar de este hermoso entorno natural, bajar hasta el río, recorrer saltos de agua y hasta darse un baño en días de calor.

María Elena Valdez
turismoentandil@gmail.com

Comentarios