Titulos
Domingo 17 de Noviembre de 2019 | 17:49 |

Dos días en Edimburgo. Castillos, leyendas y gaiteros

DIARIO DE VIAJE: SOLEDAD SAZATORNIL $datos[

Perderte en Edimburgo es viajar a una parte de la historia europea. Si no tenes un rumbo definido podes llegar a descubrir lugares increíbles y recónditos, que no los encontrarías si te lo propones.

Hoy vuelvo a escribir sobre el viaje realizado no hace tanto tiempo, el pasado Mayo con un grupo maravilloso de 12 mujeres, coordinadas por Adriana Barzola. Nuestro último destino fue Escocia, más precisamente Edinburgo, su capital.

Escocia en primavera ofrece un paisaje  de verdes de distintas tonalidades que hacen que las fotos parezcan postales. La ciudad es muy antigua y ofrece un deleite para vista con su amplia gama de  grises matizados con negro producto del hollín añejo e histórico de tan bella ciudad. La capital escocesa es un museo viviente como la definió nuestro guía, un simpático nativo escoses que compartía anécdotas vividas con curiosos turistas sedientos de leyendas fantasmagóricas.

Perderte en Edimburgo es viajar a una parte de la historia europea. Si no tenes un rumbo definido podes llegar a descubrir lugares increíbles y recónditos, que no los encontrarías si te lo propones. A lo alto y siendo centinela de sus alrededores se encuentra el castillo de Edimburgo, lugar de partida hacia el Medioevo y la realeza. El castillo es sencillo pero muy bello. La simpleza es parte de su encanto.

Descendiendo por la calle principal pudimos compartir shows de diferentes artistas callejeros que compartían con el turista esa melodía increíble que ofrecen sus gaitas. Además de apreciar a los hombres arraigados a sus raíces luciendo las típicas polleras escocesas preparándose para la tarde de tragos en los diferentes pubs y disfrutando de su día sábado como de costumbre.

El tiempo es muy gris con lluvias aisladas y nubosidad pero eso no impide que se disfrute de la ciudad y de sus colinas. Visitamos Calton Hill desde  donde se puede apreciar una vista inigualable de la cuidad y de la costa. Bajando desde la colina se puede apreciar los diferentes estilos arquitectónicos de las casas y de los barrios de tan antigua ciudad. Los monumentos abundan así como también difieren en su estructura. Los museos son tan modernos y tienen en cuenta la edad de todos sus visitantes. El museo de Escocia ofrece un amplio repertorio de colecciones antiguas desde los primeros habitantes hasta autos de carreras de conductores famosos escoceses. El museo está pensado para que los más pequeños y los no tanto disfruten y aprendan simultáneamente sin tener que ser el aprendizaje algo tedioso y aburrido.

La sociedad escocesa se caracteriza por ser muy supersticiosa y para mostrar parte de sus supersticiones se ofrecen diferentes tours alrededor de la ciudad mostrando lugares encantados y acechados por fantasmas los cuales podrás fotografiar si tenes suerte. Pero lo maravilloso de estos tours son las historias que acarrea la visita a lugares que comúnmente no lo harías si vas en un tour solo. Aunque nos dio miedo, la experiencia fue deslumbrante y los lugares muy tenebrosos.

Dos días en Edinburgo pasaron muy rápido, pero quedaron muchos  recuerdos en nuestra memoria y en las cientos de fotos tomadas.

Soledad Sazatornil. 
Coordinadora y Profesora de Inglés en New Green Hills, English Centre

Te gusta viajar? Envianos tu diario de viaje con 3 fotos a turismoabchoy@gmail.com

Tags

Notas relacionadas

Comentarios