Titulos
Domingo 20 de Septiembre de 2020 | 5:2 |

Paseos y Sabores en Comarca Sierra de la Ventana

TURISMO RURAL $datos[

El grupo de turismo rural Paseos y Sabores Serranos, es uno de los casos de éxito del programa Cambio Rural de INTA, que ha logrado articular una oferta turística en laComarca Sierra de la Ventana, apoyada en la actividad productiva.

El grupo de turismo rural Paseos y Sabores Serranos, es uno de los casos de éxito del programa Cambio Rural de INTA, que ha logrado articular una oferta turística en laComarca Sierra de la Ventana, apoyada en la actividad productiva. Un circuito único promovido por el INTA y difundido por el municipio de Tornquist que cautiva por sus aromas, calidez de sus habitantes y sabores bonaerenses. Campo y senderos escondidos que reflejan el calor del hogar y el paso de nuestros ancestros.

El sol es tibio y diáfano en el oeste bonaerense. Allí sobre las sierras los colores parecen renacer de una noche de descanso. Y son vivos. Son paisaje que llenan los sentidos. La comarca turística “Sierras de la ventana”, Tornquist, Buenos Aires, nos despierta con aromas a lavanda, pan tostado y cielo muy celeste. Es hora de comenzar a conocer maravillas de la mano del INTA y su grupo de promotores quienes abren las tranqueras para ir a pasear.

Federico Labarthe, Jefe de Agencia del INTA en Tornquist, deja caer la frase: “Este lugar esta bañado de paisaje”. Muy cierto. Lo dice mientras maneja la camioneta camino a Las Mulitas, un emprendimiento que es parte de Paseos y Sabores Serranos que conforman el circuito turístico de la región. Allí Nicolás Kugler, junto a sus padres, recibe a los visitantes con una sonrisa y aroma a café que se funde con pan casero y budín de lavanda recién horneado. Delicias para empezar un día largo por las sierras.

“El 25 de mayo de 2012 llegó a Las Mulitas el primer turista. Desde entonces los recibimos, en su mayoría, en vacaciones y los fines de semana largo. Aquí se pueden observar cultivos de aromáticas que se dividen en dos hectáreas con lavanda, romero, tomillo y salvia. Más allá hay trigo sembrado por mi hermano que completa el paisaje y las casi 70 hectáreas que tenemos entre las sierras”, cuenta Kugler quien agrega que todo es orgánico y que el trabajo de cultivo y cosecha lleva paciencia y dedicación.

Mahuida-Co es el próximo destino a pocos kilómetros de Las Mulitas por ruta de tierra, allí Teresa Wendorff (la acompaña en el emprendimiento su marido Gerardo, sus hijos y toda la familia) abre la tranquera y saluda con enorme sonrisa.

En el viaje Julieta Colonnella, agente de Proyecto de Turismo Rural para el Cerbas con sede en Coronel Suarez dijo que “el INTA incorpora la actividad turística como diversificación agropecuaria en la provincia de Buenos Aires y acompañamos toda iniciativa de los emprendedores turísticos, en este caso oferentes rurales, por eso felicitamos a los emprendedores por su esfuerzo que asegura el éxito de estos desarrollos”.

Entre tanto Teresa invitó a subir a un carro que hace de transporte para comenzar a recorrer un lugar donde el paisaje deslumbra por sus animales, buen gusto, arroyos que cruzan y tonos ocres que son pinturas que nos regala la naturaleza. A poquito de andar se acercan mansos: burros, antílopes, ovejas y toros. Todos caminan lento sobre una alfombra de hojas secas que crujen sonido a otoño.

A poco de rodar el paisaje se sube muy lentamente la sierra y los ojos no descansan de tanta belleza. Árboles frondosos con brazos enormes que llegan al suelo y emulan tentáculos pero de verde pino, se alinean en el recorrido. Y los ancestros se hacen presente con una serie de pircas (piedras apiladas) que se distribuyen en los senderos como pequeños hormigueros.

Las sorpresas se multiplican al dejar la casita y volver al carro. Llamas y guanacos (llamacos en su cruza) se reúnen con ciervos que saltan como jugando rayuela en el desnivel que entrega esa geografía inmensa. Los chivos esperan en el corral y se los puede tocar y a los bebes, tomar en brazos. “Cuando vienen las escuelas los chicos no quieren salir de aquí. Se fascinan.”, cuenta nuestra guía. Teresa Wendorff confiesa que “el turismo rural es una actividad maravillosa pero debe complementar otras actividades agropecuarias para ser redituable”.

Gonzalo Iparraguirre, del INTA Tornquist-asesor de este grupo de la comarca, afirma que con esta experiencia “se recorren raíces históricas, sociales y culturales. Cada recorrido es un conocimiento ancestral a transmitir a los visitantes. En definitiva buscamos revalorizar la identidad local y el respeto por el pasado y los valores del presente”.

En tanto, en la vuelta al asfalto, al día le queda tiempo para tomar mates con Horacio Delgado y su familia quienes llevan adelante Campo Equino. “Nosotros ofrecemos cabalgatas que van desde los 45 minutos hasta varios días según el gusto del turista. Llegamos a hacer travesías de hasta siete días visitando estancias. Incluso podemos ofrecer servicio de comida en el salón que tenemos (NdeR: un quincho de paja con todos sus detalles). Esto lo hacemos desde 1996, y con el apoyo de la Asociación de turismo del Municipio y el INTA vamos creciendo sobre firme”. El también insiste en que es una tarea complementaria que acompaña, en su caso, su trabajo ganadero.

Horacio cuenta que con su hermano Gerardo reciben a los turistas y conversan con ellos antes de empezar la cabalgata. En el galpón donde tiene sus recados, encimeras y alista a los caballos, señala que “quien conoce este oficio se enamora”. Esa frase parece que es la última que se dice con el sol alto ya que se escondiendo y las sombras se hacen largas. Ahí fue cuando los caballos en tropilla llegaron al corral traídos por los perros como fieles arrieros. Maravilloso espectáculo.

Bar Kupisnki es un resto bar y usina de arte que en el centro de Tornquist ofrece delicatesen como pizzas napolitanas a la italiana con buen toque de ajo, albondiguitas fritas de carne o de papa rellenas de queso. Ideal para terminar una jornada agotadora y de frio. No falta, por supuesto, el postre de mousse de chocolate, tiramisú con auténtico mascarpone, café y un trago final on the rocks que suele entremezclarse con música y espectáculos en vivo.

Fuente: INTA – Boletín Institucional 268.

Foto: www.sierradelaventana.org

Comentarios