Titulos
Domingo 20 de Septiembre de 2020 | 10:25 |

Mercado de Pulgas en Tandil

PARA ANTICUARIOS Y CURIOSOS

Cientos de objetos que cuentan historias. Es una caja de Pandora: hay objetos tan variados como fotos, juguetes, fuentones de chapa, carteles, mucha escritura, sifones, cuchillos, lámparas, tarros lecheros y mucho mas.

Marcelo Murrone es el presidente de la Asociación Mercado de Pulgas San Juan Bosco que funciona desde principios de 2013 cada domingo en la Plaza San Martín de Tandil, con el auspicio de la Dirección de Cultura.

Alrededor de 16 feriantes permanentes más otros ocasionales se reúnen todos los fines de semana en el ya clásico paseo para tandilenses y turistas.

Ser anticuario es sin duda un oficio de apasionados. Durante la semana recorren todos los lugares donde puedan rescatar algo interesante: galpones, chatarrerías, pueblos, campos, para sorprender cada domingo con sus hallazgos tanto al público como a los colegas. “Somos adictos a los otros puestos. Los domingos venimos temprano y recorremos los otros puestos para ver que tienen”, explica Marcelo.

Qué podemos encontrar en este mercado?

Este mercado se creó para vender “cosas viejas y antiguas”, en palabras de Marcelo, consideradas aquellas que superan los 60 años. Es una caja de Pandora: hay objetos tan variados como fotos, juguetes, fuentones de chapa, carteles, mucha escritura, numismática, sifones, cuchillos, lámparas, tarros lecheros, hasta repuestos de automotores y máquinas antiguas. Los objetos de campo y cuchillos son muy buscados y también has cosas intervenidas.

Cuando encuentran algún documento histórico, como escritos o fotos lo donan al Mueso Histórico del Fuerte, porque consideran que es importante que se resguarde para la ciudad.

También los objetos importados tienen mucha demanda, como vajilla inglesa, holandesa o relojes alemanes, por ejemplo. Entre las cosas más antiguas que recuerda haber visto Marcelo en el Mercado, se cuentan un reloj antiguo, tinteros, pies de máquina de coser, y herramientas, de más de 100 años.

Mucha gente busca adornos pero también hay quienes adquieren objetos para ser utilizados. Hay gente de oficio, como carpinteros y mecánicos que buscan piezas y herramientas o repuestos que no se consiguen o se dejaron de fabricar y las necesitan para su actividad.

 

Un paseo para recorrer sin prisas.

Cientos de objetos que cuentan historias no tan lejanas, de nuestros abuelos, nuestros padres o incluso de nuestra propia niñez. Objetos cotidianos de esos que había en casi todos los hogares o piezas insólitas, casi desconocidas u olvidadas que despiertan curiosidad.

Además de un mercado de compra y venta, hay un intercambio de conocimientos, ya que los feriantes también se enriquecen con el aporte de los clientes. “Hay un ping pong”, dice Marcelo. “La gente pregunta mucho pero nosotros a veces compramos cosas que no sabemos bien de qué se tratan. Entonces las ponemos sobre la mesa y siempre aparece alguien que conoce y nos da esa información que necesitamos.”

Además destaca que tienen precios muy competitivos, comparados con otros mercados de ciudades más grandes y en Tandil se encuentran cosas muy antiguas y muy buenas.

Es un espacio abierto a la participación de instituciones y artistas locales. Es así que en diferentes ocasiones pueden encontrarse pintores, escultores así como bandas de jazz o rock que amenizan la tarde. 

 

Mercado de Pulgas

Plaza San Martín: Av. Rivadavia y Mñor. de Andrea. Tandil

Domingos de 10.00 a 19.00. Los fines de semana largos están también los sábados.

Comentarios