Titulos
Domingo 20 de Septiembre de 2020 | 4:39 |

Tandil: Arte picapedrero

PROPUESTAS CULTURALES ALTERNATIVAS

Si bien no suele formar parte del itinerario turístico de quienes visitan Tandil, vale la pena acercarse al Taller de Picapedreros y Escultores y conocer un poco de la historia de aquellos trabajadores de la piedra que tanta huella dejaron en la identidad local.

Si bien no suele formar parte del itinerario turístico de quienes visitan Tandil, vale la pena acercarse al Taller de Picapedreros y Escultores. Además de tener la oportunidad de charlar con ellos y verlos en plena actividad creativa, estos artistas reciben a los visitantes contándoles un poco de la historia de aquellos trabajadores de la piedra que tanta huella dejaron en la identidad local.

Charlamos con Mariana Debaz, quien está a cargo de este espacio que funciona en los galpones de la Estación de trenes, y Marcelo Bondi, herrero y escultor. Mariana es profesora de artes visuales y empezó a concurrir al taller como alumna para completar su formación. Participó en varias obras que hoy se exponen en espacios públicos de la ciudad como el Fundidor y el Puñón Mapuche, y luego tuvo la oportunidad de ser ella misma quien enseñara a otros el arte de la escultura en piedra.

¿Cómo nace el Taller? 

MD: El taller nace como una ONG hace aproximadamente 15 años, a partir de la iniciativa del escultor Eduardo Rodríguez del Pino, con la idea de rescatar las técnicas y conocimientos del oficio de picapedrero que fue muy identitario de la zona a principios del siglo XX, pero que se fue perdiendo a medida que la explotación de la piedra se fue industrializando. Luego pasó a la órbita de la Subsecretaría de Cultura y Educación y comenzó  a funcionar en este espacio.

En un principio los ex picapedreros Alfredo Fadón y Jesús Duarte acompañaron la formación del taller, brindando su experiencia y conocimientos a los aprendices, pero este espacio no se agota en ese rescate de viejas técnicas, sino que actualmente su propósito es básicamente la enseñanza de escultura en piedra. El taller recibe alumnos permanentemente, algunos que quieren incursionar en la escultura y otros que vienen a trabajar en su obra en forma regular. En total somos alrededor de 15-20 personas.

Para quienes no conocen la historia de Tandil, contanos cuál es la diferencia entre picapedreros y escultores.

MD: Si bien el taller lleva el nombre de picapedreros y escultores, es importante hacer la diferenciación. El oficio de picapedrero básicamente se centraba en el corte de bloques de piedra de distintos tamaños y formas, según su destino; algunos de ellos que se dedicaban a realizar terminaciones más finas o elaboradas, como las que pueden observarse en el exterior del Palacio Municipal. Sin embargo su oficio no tenía una finalidad artística.

Lo que hacemos acá sí está orientado a la producción artística, incluso incorporamos herramientas más modernas que no se utilizaban entonces, pero facilitan la tarea. Conserva el nombre en honor de aquellos trabajadores y por supuesto porque está ligado al trabajo de la piedra, principalmente el granito que es lo que abunda en la región, aunque también los alumnos exploran otros materiales, como mármol por ejemplo. También fuimos incorporando otras técnicas que hacen al proceso creativo de la obra, como dibujo y modelado. Además contamos con un herrero, Marcelo Bondi, que se encarga de afilar las herramientas en la fragua con el método que usaban los picapedreros.

Marcelo: había mucha división de trabajo en las canteras. Cada grupo tenía a cargo una tarea específica, los que bajaban los bochones de piedra, los que cortaban, los que hacían el acabado, los herreros, etc. Nosotros tomamos esas técnicas y las volcamos al arte. Yo particularmente aprendí mucho de Jesús Duarte que era herrero.

¿El taller está abierto al público que quiera ver o comprar alguna de sus obras?

MD: Si, una de las propuestas del taller, además de ser educativo, es sumarse a la oferta turística. Así que invitamos a los turistas y tandilenses a que se acerquen los días de clase; pueden ver como trabajamos y además ver las obras terminadas que están en exposición en un vagón. Podrán conocer los distintos tipos de piedra, de dónde provienen, así como las herramientas utilizadas o charlar con los artesanos y observarlos en plena faena.

Estamos muy abocados también a las visitas educativas, recibimos muchos grupos de estudiantes, sobre todo de buenos aires, que dentro de los circuitos históricos y culturales, vienen a visitarnos y les explicamos qué hacemos, cómo trabajamos y cuál la finalidad de este taller, así como una referencia a la actividad de los picapedreros. Quiero aprovechar para hacer extensiva la invitación a todas las escuelas de Tandil; el taller está abierto para que vengan a conocer nuestra actividad.

Por otro lado, todos los años se hace una muestra de fin de ciclo y además participamos en diferentes exposiciones en Tandil y la zona. Es una oportunidad para mostrar a la comunidad lo que hacemos en el taller durante todo el año.

Info: El taller funciona los martes, jueves y sábados por la tarde en el último galpón de la Estación de trenes. Av. Colón y Machado.

Tags TANDIL

Comentarios