Titulos
Lunes 21 de Septiembre de 2020 | 6:28 |

Gigantes que cambian

Hay medidas electorales que unas veces suenan más verosímiles que otras. Si nos hablan de pensiones o impuestos, casi dan ganas de dejar de escuchar

pero ¿y si lo hacen de semillas de marihuana? El partido liberal de Canadá, que ha logrado una aplastante mayoría en las elecciones de este país, así lo hizo. Prometió la legalización en campaña (de hecho, fue uno de los temas centrales) y esto convertirá a Canadá en uno de los pocos países que ha legalizado esta sustancia a nivel nacional. Como afirma un portavoz del partido liberal: “Vamos a legalizar, regular y restringir el acceso a la marihuana. La prohibición de la marihuana no impide su consumo entre los jóvenes, provoca arrestos costosos y problemáticos para la sociedad, y alienta el crimen organizado”.

Estos argumentos deberían sernos familiares, porque cada vez más la legalización de la marihuana tiene que ver con el ahorro económico (o la explotación comercial) y cuestiones de raza (en el caso de los EEUU) o lucha contra el narcotráfico que con permitir que unos adolescentes se fumen unos porros. Y eso por no hablar de su uso medicinal, que despierta cada vez más intereses de investigación médica y moviliza asociaciones de padres y prestigiosas universidades.

Las implicaciones de una medida de este tipo en un país tan grande, miembro esencial de la ONU (que en seis meses convocará una cumbre especial sobre drogas) son enormes. Si el experimento (y lo es en la medida en que es una novedad con numerosas ramificaciones) funciona, muchos países podrían animarse a traer una luz a una sustancia que ha demostrado ser menos dañina que el tabaco o el alcohol, tan presentes en nuestra vida cotidiana.

Claramente exige un enorme esfuerzo por parte de las instituciones, pero por lo que se ha visto en los estados pioneros, merece la pena. Alternativas terapéuticas menos invasivas, cárceles menos saturadas por presos que cumplen condenas por posesión de sustancias semi-legales, y en algunos casos las arcas de los ayuntamientos beneficiadas. Merece la pena estar atentos a estas pequeñas grandes conquistas. 

Tags

Notas relacionadas

Comentarios