Temas del día
Viernes 9 de Junio de 2023 | 12:7 |

Viviendas ROCA Tandil - ACCEDER A TU PROPIA CASA - CONSULTANOS - Tel 249 - 452 0191 | 249 469 3293


 

Carta Abierta

La Sra. María Angélica Quintana solicitó la publicación de una Carta Abierta referida a la agresión que sufrió su hijo Mauricio Martínez el pasado 30 de septiembre en la zona rural. Cuestiona que no haya reconocimiento del error por parte de quienes tienen responsabilidades públicas.

Tengo necesidad de expresarme como Ciudadana de Rauch y como MADRE.

Lo hago para referirme al grave episodio vivido por mi hijo Mauricio Martínez, el día 30 de septiembre en el campo de nuestra propiedad.

Allí, y entonces, fue atacado por un vecino quien, sin darle ocasión de defensa, le produjo una grave herida con un arma blanca que a punto estuvo de costarle la vida.


La causa aparente del ataque fue un reiterado reclamo que hemos venido haciéndole, por años, a raíz de los daños que producen sus animales a nuestra propiedad.

Fueron momentos de profunda angustia en los que era casi imposible mantener un equilibrio emocional y sólo restaba Rogar a Dios por un Milagro que, felizmente, se produjo y gracias a Él y a los profesionales que lo atendieron, Mauricio vive.

Después, la vida continúa y hay que seguir adelante, afrontando los compromisos cotidianos y dando a la Familia lo necesario y más, aún, para que ese horrible momento pase a formar parte del Pasado.

Pero, más allá de nuestra voluntad de superar el trance, a raíz de esa cobarde, incomprensible y criminal agresión, a Mauricio le quedan el dolor físico y una incapacidad laboral transitoria que le producen un grave perjuicio material.

Y a él mismo y a todos los suyos nos queda un profundo Daño Moral.

Daño que se acentúa porque, mas allá de la acción de la Justicia, no percibimos ni tan siquiera un gesto que muestre el reconocimiento del grave error que ha cometido un Ciudadano con responsabilidades públicas, por parte de quienes tienen el deber moral de realizarlos.

Como Madre y Ciudadana, me pregunto, entonces

¿Qué nos está pasando como sociedad?

¿Es que la Vida ha perdido el sagrado valor que nos inculcaron nuestros mayores?

¿Será por eso que no hay premio a la virtud ni castigo al delito?

¿Será por eso que lo Malo ya no escandaliza y lo Bueno ya no entusiasma?

Por el Futuro que sueño para mis hijos y nietos, quisiera creer que no es así.

MARIA ANGELICA QUINTANA

D.U. 5. 256.302

Tags

NGH, English Center mas de 30 años enseñando inglés en Tandil

Comentarios

Notas relacionadas