Lunes 16 de Mayo de 2022 | 18:34 |

NGH, English Center mas de 30 años enseñando inglés en Tandil


 

Novillo consiguió el celular de Dios

$datos[

Ayudado por la entrada del pace car cuando se había quedado sin frenos, Cristian Novillo logró la victoria que se le negó durante todo el 2008. De esta manera, tuvo un debut inmejorable con el auto nº 2 en la Promocional del Sudeste.

por Javier Torres - Gentileza "El Popular" de Olavarría

Se terminó la sequía para Cristian Novillo. El piloto de Rauch ganó por primera vez en la Promocional 850 del Sudeste en la apertura de la temporada 2009 en el Autódromo "Hermanos Emiliozzi" que concluyó con Auto de Seguridad en pista debido al incidente que tuvo como protagonista a Hugo Collini.[img]

"Siempre quise que mi primera carrera sea en el Autódromo por eso las lágrimas de la emoción. Además esta competencia está dedicada a Alicia, la esposa de José Jara -su chasista-, quien nos dejó hace dos semanas. Es increíble, pedí que apareciera el Pace Car y Dios me lo mandó porque no tenía más freno", declaró el vencedor.

Al cierre del primer capítulo le quitaron la emoción de la definición al ingresar por tercera vez el Auto de Seguridad porque el cartel apareció en la 14ª vuelta y ya no hubo tiempo para la reanudación; entonces Cristian Novillo debió esperar hasta recibir la bandera de cuadros para saborear la miel de la victoria.

En fila india lo siguieron Diego Tartúferi, el campeón Gustavo Gelso y los hermanos Martín y Claudio Rodríguez, en los cinco primeros lugares. Sexto quedó Mario Morey, seguido por Walter Gutiérrez, Alejandro Weimann, Nicolás Saavedra y Matías Stalldecker entre los mejores 10 de la Promocional 850 del Sudeste.

Tampoco resultó casualidad ver ganador a Novillo porque en clasificación quedó 3º a 0.684 del más rápido Martín Rodríguez, luego se adjudicó el tercer parcial de la serie y en una emotiva definición llegó 2º en la última prefinal; circunstancia que lo favoreció para largar en primera fila junto con Carlos Román después de haber obtenido los 8 puntos por lograr el primer lugar.

La competencia definitoria arrancó complicada con la aparición del Auto de Seguridad en dos ocasiones: en la primera como en la segunda vuelta; así que recién en el 4to. giro se pudo ver en acción a los candidatos.

Carlos Román mostró el camino en la primera parte pero desertó de manera prematura por una falla mecánica. La posta la tomó Cristian Novillo pero totalmente incómodo por la presencia inquietante de los hermanos Rodríguez.

Claudio perdió contacto con los líderes al tiempo que avanzaban el monarca Gustavo Gelso, el experimentado Diego Tartúferi y el sorprendente Hugo Collini como Horacio Serra. El segundo pelotón lo componían Mario Morey, Roberto Gisler, Walter Gutiérrez y Alejandro Weimann que poco a poco ya empieza a ser protagonista.

En el 11º giro hubo devolución de gentilezas en la vanguardia: Martín Rodríguez superó a Novillo pero el de Rauch se recuperó en la curva "Castellano"; pero luego el de Tandil hizo un trompo a la salida de la Horquilla y perdió toda la posibilidad de estar en el podio.

Entonces Diego Tartúferi se empezó a refregar las manos porque se convirtió en el escolta de Novillo, separado del campeón Gelso que ya no tenía el mismo rendimiento en el Renault. Collini estaba expectante pero a poco del cierre protagonizó un incidente que lo privó de continuar.

Ahí se terminó la emoción: Auto de Seguridad y todos en fila a recibir la cuadriculada. Ganó Cristian Novillo, el piloto que rezó para que se neutralizara la competencia y apareció la mano de Dios. O tal vez de Alicia que lo siguió desde el cielo.

Tags

Comentarios

Notas relacionadas