Temas del día
Viernes 30 de Sept de 2022 | 10:22 |


 

Marcos Casanova: "Si no hubiese sido actor, hubiese sido un infeliz"

$datos[

El actor, dramaturgo, director, productor y docente de teatro encontró su vocación recién cerca de sus 30 años. Integrante del recordado grupo Correveydile y protagonista de grandes éxitos teatrales en la ciudad, se define como un 'teatrista'. En diálogo con ABCHoy Radio (89.1 FM) repasó su trayectoria y su encuentro con el mundo de las escenarios: "Yo siempre quise esto. No lo sabía, nadie me había avisado ni que existía siquiera", aseveró.

Marcos Casanova , ahora de 57 años, recién supo que quería dedicarse enteramente al mundo del teatro cerca de sus 30 años. Desde ese momento hasta el presente supo ejercer diferentes roles en ese mundo: actor, dramaturgo, director, productor y docente de teatro.

Por eso, a la hora de definirse dice, "en resumen, soy teatrista. Esa es mi profesión y eso es lo que pongo en la planilla de los hoteles cuando entro".

A su vez, es jubilado de la Usina de Tandil, donde trabajó cerca de 36 años mientras de forma paralela transitaba por los senderos del teatro. Esa labor fue lo que le permitió tener la base necesaria para desarrollar su carrera en el mundo de la actuación.

"Yo siempre quise esto (el teatro). No lo sabía, nadie me había avisado ni que existía siquiera. No cuadraba en ningún lado, pero siempre era el que armaba los grupos, era el hazme reír de todo el mundo y yo feliz de serlo. Pero no sabía que existía una profesión ni estaba consciente porque cuando eras pibe, ibas a ser contador, médico o cosas así", reflexionó el actor.
"Mis padres nunca me prohibieron nada pero era yo el que no me daba cuenta de qué era eso. Yo tuve los dos mejores padres del mundo. Los recuerdo y me emociona. Mejores personas no pudieron ser", subrayó sentidamente.

Pero cuando ya estaba cerca de los 30 años, y su hija mayor estaba en el jardín de infantes, se presentó la situación de que los padres de los niños representarían una obra de teatro. "Hicimos una obra con los padres y te podrás imaginar el carácter. Me subí a ese escenario en el Aula Magna -recuerdo que hicimos una obra de (Julio) Varela, "¡Qué cruz la de sauce tumbado!"- y a partir de ahí no me bajé nunca más del escenario".

Antes de esa experiencia ya había hecho "mucha radio junto a 'Tuto' Luján y otros personajes entrañables".

Por esa misma época su hermana, la recordada Alejandra Casanova, fundaba junto a Marcela Juárez el Club del Teatro. Marcos recordó que sus inicios en la actuación ya de una manera más consciente comenzaron allí. "Hice uno o dos años ahí y después armamos un grupo de teatro independiente", dijo acerca del comienzo de Correveydile, el grupo de teatro, música y humor que integró con Sergio Saltapé, Nacho Claret y Daniel Mutti.

"Ahí fue cuando empezamos a tener funciones de jueves a martes y nos cambió la vida por completo. De ser un hobbie tuve que empezar a gestionarlo como laburo. Y de ser laburo, pasó a ser pasión", definió el dramaturgo.

En la mayor parte de sus labores abordó el humor, pero en algunas ocasiones también navegó por otras aguas. "He hecho algunas otras cosas y hay algunos proyectos para hacer. Pero generalmente me ha tocado la comedia y la comedia dramática. Con la posibilidad de escribir, uno va cambiando también a medida que pasa el tiempo. Cuando yo empezaba a escribir, obras como "Calzonudo" eran esencialmente comedias de humor. Pero después me he ido cambiando hacia otros sitios. No me preocupa mucho para donde va. Me siento muy cómodo en el humor pero también puedo interpretar otras cuestiones", señaló Casanova.

La luz de Alejandra



En marzo de 2021 falleció Alejandra, hermana de Marcos y una de las referentes más importantes de la escena local.

Como se mencionó en párrafos anteriores, la actriz y realizadora fue una de las fundadoras del Club de Teatro, lugar en el cual se cobijó y dio fuerte impulso a las realizaciones independientes.

En esos tristes días, Marcos la despidió a través de las redes sociales con un sentido mensaje: “Se fue mi querida hermana Alejandra... Tuvo una excepcional vida llena de amor. Ahora con los viejos y en el corazón. Cuánto te voy a extrañar. Los escenarios te lloran”.

Hoy, a casi un año y medio de su partida, el actor habla de ella y lo embarga la emoción: "Alejandra fue... aparte del amor de hermanos que los bien nacidos tenemos con nuestros hermanos, fue un faro, una guía, una luz encendida. Ella me manejó la vida actoral con un sentido común, una profesionalidad y un amor nunca visto. Me cuidó muchísimo y esa luz es la que me mantiene todavía el camino alumbrado".

En ese sentido, recordó las circunstancias que hicieron que Alejandra sea la directora de sus proyectos, una vez que la agrupación de teatro, humor y música que integraba se disolvió. "Una vez me habían dado un monólogo para hacer, 'El monólogo del cornudo'. Recién salíamos de la separación de Correveydile, y en esa época nosotros creíamos que se habían separado Los Beatles y que se terminaba la carrera. Me dieron ese monólogo, que era un libro entero. Y yo me decía '¿Cómo hago?'. Y me agarró Marito Valiente para dirigirme -un amigo, un hermano- y empezamos a leerlo y le salió otro compromiso familiar y me dijo que no. La llamé automáticamente a Alejandra y ella me dijo 'te dirijo yo'".

Desde ese inicio un tanto casual, la dupla de hermanos también se convertiría en dupla artística. "La elegí siempre para que me dirija. No elegimos siempre. Por eso es tan importante que nos dirija Marcela ahora. En mi corazón, es como estar con mi hermana. De hecho, Marcela es otra hermana del corazón", afirmó.

El actor hacía referencia al estreno de la tercera obra en la saga que comparte con Pepo Sanzano: "Norma y Teté: las bodas de Plomo", que se puede disfrutar todos los sábados y domingos de agosto a las 20 en el Club de Teatro y cuyas entradas anticipadas y con descuento se pueden adquirir en la boletería del teatro (Chacabuco 517) de lunes a jueves de 18 a 20.

La saga cuanta la vida de un particular matrimonio integrado de Norma (Marcos) y Ángel Teté Molina (Pepo Sanzano).

Las primeras dos obras (“Los trapitos en casa” y “Que casi no cuenta el cuento”) fuewron dirigidas por Alejandra mientras en esta oportunidad la dirección está a cargo de Marcela Juárez.
"Cuando el otro día estrenamos, me bajé del escenario y no una sino varias personas que conocieron muy bien a Alejandra estaban medio shockeadas porque yo era Alejandra: la gestualidad, las maneras. Norma está ahí, y ahí está Alejandra, pero yo no lo hice a propósito. En ningún momento busqué ningún gesto de mi hermana ni nada. Entonces, me shockeó a mí también", admitió Marcos durante la entrevista.

En esta oportunidad, la obra relata los 50 años de casados de Norma y Teté y la fiesta de las Bodas de Oro en el Club Defensa.

"¡Yo la quiero tanto a Norma! Tengo adoración por ella, porque la entiendo. Será por eso que salen las cosas que salen. Norma es una mezcla de muchas madres, esposas y mujeres. Es muy intensa. Tiene 'un problema para cada solución' y por cada cosa te hace una historia", expresó el actor. Asimismo, tuvo palabras de elogio para su compañero de escenario. "Trabajar con Pepo es como jugar al lado del Diego. De memoria. Me miro, me mira y ya nos conocemos. Tenemos códigos y, aparte de ser un tipo que admiro por su hombría y por su honestidad como persona, es un tipo que no te va a dejar 'a gamba' nunca. Es leal como un perro. Y, como actor, yo aprendí muchísimo y sigo aprendiendo todo el tiempo al lado de él".

Pasado, presente y futuro

Marcos Casanova no se siente un referente dentro del ambiente tandilense de teatro. Simplemente señaló que al ver hacia atrás tiene "un camino recorrido" en el que le ha ido bien. pero recalcó que "no me convocó nadie, yo siempre me autogestioné".

No obstante, a pesar de no sentirse referente, subrayó que "si hay alguien que sienta que uno puede ayudar o preguntarme cosas", no tiene problemas en sentarse con quien sea.
Consultado sobre que hubiese sido de no haber sido actor, enfatizó que "hubiese sido un pelotudo, un infeliz. Hubiera estado en otras cuestione sin querer estar".
Insistió en que tiene "un camino recorrido, muchísima dignidad y muchísima gente querida. No veo ninguna persona que no quiera ver más o que me haya hecho daño o le hacha hecho daño".

En tanto, hacia el futuro vislumbra "un camino para recorrer". "Cuando me preguntan '¿cuál es tu mayor sueño?', contesto 'que la próxima función sea la mejor de todas'. Y vamos renovando y firmando contrato todo el tiempo. Mi sueño es que el sábado sea la mejor función de la historia... y después soñaré para el domingo", cerró.

Tags

Comentarios

Notas relacionadas