Temas del día
Jueves 11 de Agosto de 2022 | 14:3 |

NGH, English Center mas de 30 años enseñando inglés en Tandil


 

Avanza el estudio del impacto ambiental sobre el arbolado urbano de la ciudad

$datos[

María Elena Fernández es Licenciada y Doctora en Biología e Investigadora del Conicet y encabeza el grupo que desarrolla un estudio del impacto climático en los árboles de Tandil y auguró que, para el año próximo, “podamos tener los primeros resultados”.

“Esta es una línea de trabajo nueva, hace tiempo formamos un grupo de trabajo en fisiología de árboles, para analizar cómo funcionan en ambientes rurales, y ahora nos estamos empezando a meter en los árboles en la ciudad, que es algo de mucha preocupación a nivel mundial”, sostuvo Fernández, en ABCHoy Radio (89.1 FM).

El objetivo es “ver cómo funcionan las distintas especies que conforman el arbolado urbano, y bajo qué circunstancias se optimiza su capacidad de crecer y proveernos servicios ambientales”.

El muestreo consiste en tomar tarugos de los árboles con un barreno, para obtener una muestra de madera, que se lleva al Laboratorio, donde las mismas son analizadas con una lupa especial.


Allí, los científicos estudiamos los anillos de crecimiento, “porque los árboles dejan una marca en su madera de cuánto van creciendo en cada año, es una suerte de huella digital. Eso nos permite reconstruir hacia atrás cómo creció el árbol en respuesta a distintas condiciones, por ejemplo, climáticas. Es lo que estamos intentando hacer utilizando las especies más abundantes del arbolado urbano de Tandil”, detalló la experta.

Fernández agregó que “hay especies que crecen mucho más que otras, y nosotros pretendemos ponerles un número a esas tasas de crecimiento, para poder saber cuánto crecen cada una de ellas, en promedio, en nuestra ciudad. Eso nos permitiría tener también una medida del secuestro de dióxido de carbono que tienen estas especies y qué contribución pueden hacer, por ejemplo, con el cambio climático”.

AUDIO ENTREVISTA

Los muestreos se tomaron en árboles ubicados en la zona céntrica, así como también en sectores más periféricos como el Campus Universitario y Sans Soucí.

“En la zona céntrica, se tomaron árboles en calles angostas y en avenidas. Y en las angostas, en árboles con cazuelas más pequeñas y más grandes, y también árboles que están creciendo en vereda jardín o vereda verde, que creemos que es una mejor condición para el árbol para crecer y enfermarse menos”, indicó.

Finalmente, la investigadora esperó “para el año que viene, tener todo analizado y los primeros resultados, aunque este estudio es más amplio y va a llevar más años, porque queremos seguir estudiando otras variables fisiológicas, combinándolas con imágenes satelitales”.

Tags

Comentarios

Notas relacionadas