Martes 28 de Junio de 2022 | 19:41 |


 

La cooperativa de miel “La Serrana” apunta a la marca Tandil y al vivero forestal apícola

$datos[

Hoy cuenta con 15 socios activos, de los cuales 7 brindan servicios directos que van desde la extracción de miel a la carpintería para recuperación y manufactura de cuadros y cajones. A la hora de la comercialización, interactúa con más de 190 productores mieleros de Tandil y alrededores.

La Cooperativa Apícola La Serrana de Tandil LTDA, es el resultado de casi 40 años de asociatividad entre los productores de miel de Tandil y la zona.

Los objetivos de la Cooperativa a mediano y corto plazo son, apuntar a la Marca Tandil como herramienta de consolidación, mejoramiento del consumo en el mercado interno y la exportación, y la implementación del Vivero forestal apícola, una manera de incentivar y favorecer la producción de miel en estas épocas de cultivos intensivos que no siempre condicen con la floración y sus tiempos naturales.

El secretario de la Cooperativa Apícola La Serrana de Tandil, Gustavo Morteo, recordó “la primera cooperativa se fundó en 1984 y se consolidó con la matrícula en 1986. A partir de  ahí, comenzó la vida de una cooperativa conformada por un número importante de productores de Tandil. Se reunieron con la intención de poder mejorar sus costos mediante la asociatividad, la colocación de producto y poder proveerse de insumos en forma conjunta, que en ese momento era muy complejo y costoso dada la poca cantidad de proveedores”.


“Desde los ´80 hasta hoy pasaron vicisitudes, distintas autoridades, gobiernos y escenarios de la apicultura. Por eso, en 2018, reestructuramos la cooperativa y la refundamos. Ahí nace La Serrana, actual cooperativa que mantiene el mismo espíritu, conformada por los sobrevivientes de la actividad sumados a los más nuevos. Estamos en pleno proceso de continuidad, posicionándonos de manera organizada para hacer frente a las problemáticas actuales que son muy distintas a las de la época fundacional” expresó Morteo.

Los problemas de hoy

Como es sabido, la abeja para hacer su trabajo, tiene tiempos propios de la naturaleza. Las abejas sirven para mucho más que hacer miel: tienen un rol fundamental en la producción y la economía. De los cultivos que sirven para la alimentación mundial, más del 70% se polinizan gracias a las abejas.

Es por ello, que el modo en que trabajan los cultivos en estos días, es decir de manera intensiva, atenta contra el desarrollo natural de la actividad.

Tandil tiene entre 60 a 65 mil colmenas declaradas, aunque puede haber un 20% más fuera del sistema.

“Los problemas de hoy son otros. Ha cambiado mucho el agro, la siembra, los rindes, los precios, las competencias, las exportaciones y el consumo interno, a donde se apunta en estos tiempos” detalló el secretario de La Serrana.

Ante estos obstáculos, la actividad debe adaptarse. “Desde la Cooperativa tenemos el compromiso en brindar la información necesaria y la tecnología disponible para enfrentar el desafío de sustentar y fomentar la actividad. El sustento, que viene en baja por la tecnificación y el laboreo del agro, que atenta un poco contra la apicultura ya que el cultivo intensivo no permite los tiempos de floración y como consecuencia no le da tiempo a producir a las colmenas. Y cuando hablamos de fomentarla, debe ser formando apicultores por medio de talleres, capacitaciones y cursos que damos en la Cooperativa. Somos sinceros: debemos ir “reponiendo” productores, casi por tiempos naturales y biológicos” explicó Morteo.

La Marca Tandil y el Vivero forestal apícola

Pensando a futuro, la Cooperativa Apícola La Serrana apunta a dos proyectos: la Marca Tandil y extender el alcance del Vivero forestal apícola.

“Con la Marca Tandil pretendemos afianzar y crecer en el consumo interno. La idea es que se logre identificar a los fraccionadores de miel de Tandil, siempre que cumplan los protocolos, las normativas y buenas prácticas. Si el salame y el queso tienen una identidad, nosotros también trataremos que la miel de Tandil sea identificable desde sus envases como un estandarte que diga “es miel de Tandil producida en Tandil””, enfatizó el secretario de La Serrana.

Por su parte, con el proyecto del Vivero forestal apícola, la Cooperativa proyecta la producción de ejemplares de plantas de eucaliptus. Desde ese vivero generar un stock de varias especies con distintos ciclos y etapas de floración. Ya con las especies desarrolladas y listas para trasplantar, ofrecerlas a los productores agropecuarios para que puedan ser colocadas en sus campos y estén dispuestas para cortinas de viento, sombra para animales, entre otros beneficios.

“Desde la Cooperativa le entregaremos las plantas sin costo al dueño del campo. El único requisito es que haya un apicultor dentro del campo. Ese es el espíritu del proyecto: sembrar eucaliptus a costo cero y pedir la colaboración de los dueños de los campos para que permitan desarrollar la actividad a un apicultor, si es que no hay uno dentro del predio. Aportando las plantas intentamos compensar las falencias que produce la siembra intensiva” detalló Morteo y agregó “con esta idea se potenciaría la apicultura, se volvería sustentable permitiendo la floración, mejorando el medio ambiente y generando recursos también, ya que el eucaliptus es un bien renovable que produce leña, sombra y otros beneficios. Este proyecto lo venimos haciendo de a poquito, muy a pulmón y esperamos que el Estado se acerque a colaborar en ideas, aportes y recursos”.

La Cooperativa Apícola La Serrana de Tandil LTDA, se encuentra en Vigil 2051. Para contactos y consultas, el teléfono es 0249 4587434. También se encuentra en Facebook como Cooperativa Apícola La Serrana de Tandil Ltda.

Tags La Serrana

Comentarios