Temas del día
Domingo 14 de Agosto de 2022 | 3:29 |

NGH, English Center mas de 30 años enseñando inglés en Tandil


 

Abogada de Rosso cargó contra el fiscal y la jueza de Garantías: “Actuaron desde el prejuicio y la ignorancia”

$datos[

La abogada defensora del docente acusado de “abuso sexual gravemente ultrajante", Dra. Patricia Perelló, brindó una conferencia de prensa luego de que se leyeran los alegatos en la tercera jornada del juicio. Allí, cargó contra los peritos por cómo se realizaron las Cámaras Gesell y contra el fiscal Ignacio Calonje y la jueza de Garantías Stella Maris Aracil por haber actuado desde "el prejuicio y la ignorancia".

"Lo que yo expresé es la verdad de lo que sucede. No porque yo sea la defensora y confíe en Juan Martín Rosso, sino porque es lo que dicen las pruebas", comenzó diciendo la letrada.

Calificó de "lamentable" que la justicia "no haya evaluado la posibilidad de que esto no pasara y que tuviera en consideración todas las circunstancias personales de la familia. No para descalificar, sino para hacer un análisis de todos los elementos. ¿Qué padre le dice a un chico cuando le dice que le pica o le duele la cola, 'te tocaron la cola en el jardín'? Ya ahí hay un direccionamiento que la justicia no tuvo en cuenta. Y esto está desde el primer momento".

Es por ello que advirtió que "de acuerdo a la actitud que tengan los jueces", el juicio que se lleva adelante contra el docente de teatro "puede ser un hito en cuanto a cambiar prácticas que están causando mucho daño, sobre todo en el ámbito docente".


Indicó que afirmaba ello dedico al tema "de interrogar mal a los menores, de dar por ciertos los dichos de los menores. Hay que analizar en qué contexto vive el menor, qué le dicen sus padres, cómo se toman estos interrogatorios. Acá se tomaron muy mal. De hecho, tenemos a la Asociación Pensamiento Penal, a Innocence Project y a la Secretaría de Derechos Humanos con la Dirección de Violencia institucional interesado en este tema debido a esas malas prácticas". Si no somos necios y soberbios creyendo que lo sabemos todo, si somos humildes y tenemos la buena voluntad de mejorar el sistema de justicia, estas prácticas se tienehn que cambiar", enfatizó.

Además, explicó que UNICEF "ha hecho un manual o protocolo de buenas prácticas. La Corte de la provincia de Buenos Aires ha recogido de esta guía elementos como para que se tomen las declaraciones de los menores según esa guía. Acá el fiscal pretendió decir que hay varias doctrinas y que se puede tomar cualquiera. Y no. Acá para las buenas prácticas hay una sola doctrina. El resto, si se hace de una manera 'como yo quiero' o 'como yo perito digo', es una mala práctica".

A continuación, detalló que "el psicoanálisis es un aspecto de la psicología que puede ser válida para el consultorio, para el paciente. Porque trabaja solo con la realidad psíquica y no tiene en cuenta en ningún momento la verdad material. Entonces, acá se trabajó desde el psicoanálisis con niños de 4 años y la hora de juego diagnóstica no es para tribunales sino para un nene en un ámbito terapéutico. Los nenes iban a jugar, tenían juguetes. Ahí vale todo en ese juego. Entonces, me parece que hay una gran confusión".

Perelló dijo que uno de los peritos administró a los niños "un test que no está validado científicamente. Entonces, ¿yo puedo mañana decir 'leí la borra del café y ahí me dice tal cosa'?. Yo hoy hablé de preservar la 'cadena de custodia'. Y la realidad es que si uno lo hace con una muestra de sangre, con una pericia de ADN, ¿cómo no lo va a ser con el testimonio infantil que es justamente la prueba?".

Remarcó también que no debe olvidarse que "con lo único que Juan Rosso estuvo detenido en la cárcel y está sometido a proceso es con esos dichos. Porque todos los docentes dicen que eso no pasó. Entonces ¿cómo se tomaron esos dichos? ¿Qué validez tienen?", se preguntó.

Asimismo, la defensora de Rosso subrayó que "hay que preservar que el niño no esté inducido. Las Cámaras Gesell que nosotros vimos son tremendas. Con intervenciones de la madre, del fiscal, con fotos que se le ponen encima del escritorio al chico. He visto muchas Cámaras Gesell, y muchas malas también. Pero creo que como estas, ninguna".

En otro tramo, la abogada aseguró que los familiares del menor supuestamente abusado "tuvieron una visión sesgada desde el primer momento. Cuando un niño dice que le duele la cola cuando va al baño, yo -que tengo dos hijos-, lo primero que pienso es que puede estar estreñido, que puede tener parásitos. No se me ocurriría preguntarle si le tocaron la cola en el jardín. Porque eso quiere decir que uno ya tiene esa suspicacia".

En ese sentido, señaló que hoy los padres del menor en cuestión "tendrían que haberse puesto contentos de pensar efectivamente que a su hijo no le pasó nada. Porque no le pasó nada. También es cierto que ellos en un momento pudieron haberse dejado guiar por este sesgo, pero acá al juicio vinieron a mentir. Fue muy difícil interrogarlos porque todo lo que yo les preguntaba, lo trataban de esquivar. Pero ¿por qué vinieron a mentir?", interrogó.

La profesional puso de relieve que desde la defensa "no dimos pareceres sino que nos afirmamos en prueba. Durante todo el alegato hicimos un análisis de la prueba. Eso que vimos nosotras también lo vio el tribunal. Si el tribunal desconoce toda esta prueba, realmente sería muy preocupante. Tengo la esperanza de que el tribunal haya visto todo lo que vimos. Ahí se presenció todo lo que dije y nada es inventado. Vimos lo mismo".

Luego, indicó que se vive una especie de 'pandemia de denuncias de abuso' al informar que ha hablado “con gente de sindicatos docentes que me dicen que en el Gran Buenos Aires hay cuatro o cinco denuncias por semana contra docentes en el ámbito escolar en el jardín de infantes. Y todas son cortadas por la misma tijera. Un padre que interpreta, un padre que arma la campaña llamando a otros padres".

"¿A dónde queremos llegar con este vínculo destruido, en donde el docente no puede atarle los cordones del zapato al chico? Es una locura y una histeria colectiva. El padre manda al chico al jardín con la sospecha de que el docente va a abusar, el chico lo mira como que es un posible abusador y el docente mira al chico como una fuente de peligro. Esto no puede dar más que un resultado siniestro", enfatizó.

Perelló arremetió después contra el fiscal de la causa, Ignacio Calonje, del que dijo que no le sorprendía la postura que había adoptado "porque uno de los que tuvo sesgo confirmatorio desde el primer momento fue el fiscal. Este fiscal particularmente y la Jueza de Garantías, que no quisieron ver y que tendrán que trabajar sus propios prejuicios. La verdad es que hubo muchos prejuicios e ignorancia. Son dos factores muy graves".

La letrada se explayó en la explicación y dijo que hablaba sobre "prejuicios sobre la sexualidad" ya que "con referencia al tema niños, hay juicios previos. Es decir, pre-juicios", ya que "se le despierta a la gente todos los demonios, en lugar de pensar de una manera equilibrada, criteriosa, de mirar todo. Qué le pasa a estos padres, por qué lo toman así, que pasa en el colegio, cómo funciona, etc.".

"El otro día, el fiscal fue por primera vez al colegio. Nosotros se lo pedimos desde el principio pero nunca fue. ¿Cómo puedo decir yo que algo pasó si estoy viendo un ámbito físico en donde no podrían pasar y toda la gente que estaba en ese ámbito físico me dice que no pasó? Esos son prejuicios", afirmó con solvencia.

En cuanto a la "ignorancia" del fiscal, la jueza y los peritos, que luego suavizó llamándolo "desconocimiento", explicó que la nombraba respecto a "todo lo que es la psicología del testimonio". "Desde Freud a Lacan, la psicología evolucionó. Hay que enterarse simplemente. Hay todo un desarrollo de la psicología del testimonio en el cual se basan los protocolos y eso es lo que hay que aplicar".

Nota relacionada:

Pidieron 9 años de prisión para Juan Rosso

Tags rosso

Comentarios