Miércoles 25 de Mayo de 2022 | 7:9 |


 

Se realizaron los actos por el 40° Aniversario del Bautismo de Fuego de la Fuerza Aérea Argentina

La VI Brigada Aérea fue el centro de la ceremonia conmemorativa del 40° Aniversario del Bautismo de Fuego de la Fuerza Aérea Argentina. Estuvo presente el intendente Miguel Lunghi, hubo palabras alusivas del jefe de la unidad y de los veteranos y un desfile terrestre.

Este domingo 1ro de Mayo de 2022, se concretó el acto en Tandil en el que se recuerda a los héroes de Malvinas, y fundamentalmente a quienes fueron protagonistas del Bautismo de Fuego de la Fuerza Aérea Argentina, al conmemorarse hoy el cuadragésimo aniversario de esa gesta.

Presidieron la ceremonia, el jefe de la VI Brigada Aérea, Comodoro Aníbal Hernán Leiva y el intendente de la ciudad Miguel Lunghi. También se encontraba presente el comandante de la Primera Brigada Blindada, coronel Miguel Salguero.

Entre los presentes hubo autoridades de las fuerzas de seguridad, personal militar en situación de retiro e invitados especiales.


En el inicio, hubo una presentación y saludo a las autoridades presentes, y la entonación de las estrofas del Himno Nacional Argentino, a cargo de la Banda de Música y Guerra de la I Brigada Blindada de Ejercito y “Cuna de héroes” de la VI Brigada Aérea.

Luego se procedió a una invocación religiosa a cargo del Padre Horacio Gómez y la lectura de la nómina de los 55 caídos en cumplimiento del deber de la Fuerza Aérea Argentina. 

En la continuidad del acto se escucharon las palabras del Jefe de la VI Brigada Aérea, Comodoro D. Aníbal Hernán Leiva y unos minutos más tarde del Presidente de la Asociación de Veteranos de Guerra Aeronáuticos “Ala delta”, Comodoro (R) VGM Raúl Ángel DIAZ.


Palabras del Jefe de la Unidad Comodoro Aníbal Hernán Leiva:

“El 01 de mayo de 1982, los escuadrones operativos de esta unidad desplegados en las bases de San Julián y Rio Grande, “la marinete” y “las avutardas salvajes” respectivamente, junto a los escuadrones del grupo 8 de caza desde Comodoro Rivadavia y Rio Gallegos, empezarían a escribir las páginas más gloriosas de la fuerza aérea argentina hasta el presente. 

Recordemos que es una escuadrilla nuestra, la “torno”, compuesta por el capitán Dimeglio, primer teniente Roman y teniente Aguirre Faget la primera en localizar, atacar y dañar de consideración a buques enemigos. Y así como ellos, cada uno de nuestros hombres y mujeres demostraron su valía a lo largo del conflicto que nos enfrentó en el Atlántico sur con la mayor fuerza de tareas inglesa movilizada desde el fin de la ii guerra mundial.

115 salidas de combate de nuestros Dagger y 56 de nuestros Mirage III, fueron la punta de lanza de nuestro accionar. Los cruceros “glamorgan”, “antrim”; las fragatas “arrow”, “alacrity”, “broadsword”, “argonaut”, “ardent”, “brilliant” y “plymouth”, además del buque de desembarco “sir bedivere” fueron testigos de nuestro desempeño.

No se gana el reconocimiento de haber sido un contrincante digno y temible sin haber hecho los méritos suficientes y haber demostrado con nuestro accionar que se enfrentaban con una fuerza adiestrada, preparada, con personal dispuesto a honrar con sangre su juramento. Fuimos puestos a prueba, y vaya que aprobamos el examen.

Después de 40 años seguimos descubriendo historias de valentía, entrega, sacrificio y camaradería que explican las páginas de gloria que nuestros camaradas han escrito en los libros de la historia militar contemporánea.

Señores veteranos de la guerra de Malvinas. Ustedes han sido el faro que ha alumbrado el camino de nuestra generación. He tenido el orgullo de compartir destinos y escuadrones con muchos de ustedes y hoy, tengo el honor de dirigirles estas palabras desde este lugar.

Como unidad, tenemos el privilegio de tenerlos entre nosotros y les pido que no claudiquen en sus esfuerzos para hacer conocer su historia y compartir con los más jóvenes, cuales fueron los valores y convicciones que los llevaron a ustedes y a nuestros héroes a combatir de la manera que lo hicieron.

Su desempeño no fue producto de la casualidad, de hechos fortuitos o azarosos. Fue el fruto de quienes atesoraban profundas convicciones morales, espirituales y doctrinarias. 

De muy poco servirá adquirir cazas de 4ta generación o cualquier otro sistema avanzado si permitimos que se degrade nuestra vocación militar, la voluntad de servicio, el bien entendido espíritu de cuerpo, la lealtad, la disciplina y el pleno convencimiento de nuestro rol como integrantes del brazo armado de la nación.

Actuales integrantes de la gloriosa vi brigada. No les quepa ninguna duda que éste es el camino que debemos transitar. ¡nuestra historia reciente lo demuestra! 

Por supuesto que hay dificultades y sinsabores, y siempre los habrá. No es fácil y nunca lo fue. Debemos entender que por ello se llama vocación de servicio, porque servimos a un propósito que nos supera a nosotros mismos, y allí encontrar el sentido de trascendencia en nuestra lucha diaria.

 vaya nuestro agradecimiento y reconocimiento a nuestros camaradas del ejército argentino, armada argentina, fuerzas de seguridad e integrantes civiles de diferentes escuadrones junto a quienes operamos y enfrentamos al poderío imperialista británico.

Nuestro más sentido homenaje a los familiares, quienes perdieron padres, esposos, hermanos, hijos, o amigos en esta gesta. Su perdida no fue en vano, ellos no murieron porque siguen entre nosotros y porque somos sus herederos. Somos custodios y guardianes de su herencia y tenemos la obligación histórica de preservar su memoria. 

Somos una fuerza que demostró en el campo del honor que realmente no hay quien pueda, porque no pudieron y no nos rendimos, ¡solamente dejamos de combatir! 

Ruego a dios y nuestra patrona, la virgen de loreto para que permanezca siempre en los corazones de todos los argentinos de bien, el recuerdo de aquellos que partieron a la gloria defendiendo a su patria”.

Tags

Comentarios

Notas relacionadas