Martes 25 de Enero de 2022 | 8:1 |

NGH, English Center mas de 30 años enseñando inglés en Tandil


 

"Tandil, lugar soñado"

$datos[

Tandil, lugar soñado, este fue el lugar que eligieron, Celestina y Amelia, para terminar sus años reuniéndose con sus otras hermanas Angélica y María. En febrero de 2021, después de todo lo que nos dejó el encierro de la pandemia, decidimos en familia, que ellas dejaran nuestro hogar para trasladarse a Tandil junto a sus hermanas y vivir en la Residencia que regentea la Sra. Natalia Ciccimarra. Ellas salieron hace un año atrás, de mi casa; lúcidas, caminando, bien nutridas, llevando sus pertenencias para compartir felices sus últimos años junto a sus otras hermanas, hoy las rescaté de ese lugar, más flacas, golpeadas, habiendo perdido su autonomía para sus capacidades básicas y hasta sus pertenencias personales.

Como responsable de ellas, durante este año transcurrido, me preocupaba observar la alta rotación del personal que las atendía y las quejas de ellas en cuanto a las condiciones de trabajo en ese lugar. Le pedí en innumerables oportunidades a su dueña, que atendiera mis pedidos pero nunca tuvo un momento para atender mis preocupaciones al respecto, hasta que todo detonó cuando el martes pasado recibo una llamada porque mi madre se había caído nuevamente de la cama y como consecuencia había recibido 6 puntos en la cabeza y se encontraba con múltiples golpes en su cara, brazo y piernas.

Inmediatamente le mandé atención médica y decidimos con mi esposo, ir a retirarlas a las dos de ese lugar, nos presentamos en la Residencia De la sierra, el jueves 30 de diciembre, a las 9:30 hs y nos dejaron esperando en la calle hasta que su dueña, Natalia; acompañada de sus hijos y su pareja trasladaban al hall del lugar, varias bolsas de residuos donde se suponía estaban las pertenencias de mis familiares. Después de un rato, en un ambiente muy tenso hostil y despectivo, solo a mí, como hija, me permitieron el ingreso, para que les firme el retiro, lo que suscitó una discusión muy violenta que llevó a la presencia de la policía en el lugar. Gracias a la colaboración de ellos, pudimos sacar de semejante situación a Amelia y Celestina junto a las bolsas de residuos que nos habían preparado. Fui víctima de violencia al solicitarles a ellos las facturas de los pagos realizados durante un año, la habilitación del lugar y el informe médico con los estudios correspondientes a la supuesta caída de mi madre.

La relevancia y magnitud de lo acontecido puso a la luz la existencia de este supuesto hogar en Avellaneda 960 (ex Hostal de la Sierra) e hizo que recibiéramos innumerables mensajes de ex empleados y familiares que dan cuenta de los horrores que ocurren dentro de este lugar, falta de alimentación, falta de higiene, maltrato y por sobre toda las cosas atención a nuestros mayores.


He sido testigo entre otras cosas, de llegar con mis familiares un sábado a las 22.30 hs y encontrar a una sola empleada a cargo de toda la residencia, en su primer día de actividades. Asimismo observar a un abuelo que se encontraba con una herida sangrante en la nuca sin la advertencia por parte del personal, después de varias horas y gracias a sus familiares fue atendido en el Hospital; motivo por el cual lo retiraron de allí.

No puede ser que lugares como éste sigan funcionando con una apariencia de “regularidad” cuando no tienen su personal en regla, cuando no cuentan con personal a cargo para la atención que requieren los ancianos que albergan; donde les fallecen los abuelos por negligencias y no por causa naturales, todo “tapado” por su dueña siempre bajo amenaza y complicidad. Deseo hacer saber a toda la comunidad tandilense lo ocurrido para que observen con atención estos sitios que parecen ser solo empresas comerciales.

Quiero AGRADECER especialmente al Personal policial de Tandil por la contención, asesoramiento ante semejante evento y particularmente por haber rescatado a Amelia y Celestina de este lugar.

Lic. Susana Rodríguez - DNI 16712931

Tags

Comentarios

Notas relacionadas