Jueves 19 de Mayo de 2022 | 1:33 |


 

El 15º ciclo “Carne Fresca” será en espacios domésticos

$datos[

Este lunes se llevará a cabo la puesta en escena que comprende un circuito de estrenos teatrales en espacios no convencionales. La propuesta es iniciativa de la cátedra Práctica Integrada III de la Facultad de Arte de la UNICEN, a cargo de Dr. Marcelo Jaureguiberry, Dr. Juan Urraco y el profesor Ignacio Díaz Delfino.

Con propuestas diversas y con la participación de jóvenes directores -en la edición 2021 Berenice Lavia, Clarisa Capdevila y Roberto Dolade- se presentarán a un público general, como directores de proyectos escénicos, otorgando miradas frescas y perspectivas novedosas a dispositivos teatrales que se desarrollan en escenarios no convencionales y que, por un momento, se transforman en agentes de la agenda cultural local.

En carne propia

¿Cómo ha sido el tránsito académico hasta la última práctica integrada?


Berenice: el tránsito académico por la Facultad de Arte es muy variado; la carrera te da la posibilidad de poder conocer el teatro en todas sus facetas, las artísticas y teóricas. Nosotres nos recibimos de profesores de Teatro pero aún así, la Facultad nos abre el campo de las posibilidades escénicas. En ese sentido, antes de la última tenemos otras prácticas integradas. En la primera, presentamos un monólogo con una temática específica; a partir de ese punto, realizamos una creación colectiva con un texto de autor que propone la cátedra y cada uno trabaja con su grupo hasta el estreno. En la última, se nos otorgan herramientas para la dirección, preproducción y producción y todo lo que implica generar una obra teatral.

Roberto: en mi caso, el tránsito fue en dos etapas: una primera hace mucho tiempo -en el 95- con el primer título. Ahora, terminé la licenciatura y el profesorado superior. Fue muy bueno, son dos momentos distintos en lo personal y para la institución. Me sentí muy acompañado, con una Facultad a la altura de la situación.

¿De qué va la propuesta?

Berenice: este año la propuesta fue distinta. Las prácticas integradas se realizaban en el teatro La Fábrica pero, a raíz de la pandemia, la cátedra propuso una posibilidad de generar una transformación de la propuesta: montar una obra de autor en un espacio cotidiano, doméstico, por fuera del teatro. En ese espacio, entran en juego muchos factores, por ejemplo, la disposición y la actitud del público que es partícipe de la puesta y se mezcla con todas las sensaciones que ofrece el espacio, a partir de la creación. Jugamos con todas esas posibilidades.

¿Y la construcción escénica en un espacio no convencional?

Roberto: en nuestro caso, vamos a hacer una obra de Andrés Binetti, publicada por el Instituto Nacional del Teatro. El espacio es una veterinaria: la elegimos a partir de la propuesta que hizo la cátedra de pensar en un “teatro doméstico”. Una veterinaria, por las características de la obra, podía funcionar.

Berenice: todas las posibilidades que se generan en un espacio teatral convencional ya no existen. Al tener una relación más directa con el público, los actores generan un trabajo distinto. Manejás un teatro que no es cotidiano para la dimensión teatral; es muy difícil “mentir”  estas cuestiones o generar muchos artilugios y escenas teatrales: se caen por sí solas, es más directo y verdadero lo que se genera. Por parte de los actores, se trata de una indagación con respecto al espacio que, si es dentro de una casa, supone olores, ruidos, una atmósfera distinta. 

El teatro nos da la posibilidad de crear a partir de la escena, las luces, la corporeidad de los actores. Sin embargo, en este contexto, en un espacio más cercano y reducido no se juegan estas cuestiones porque no se pueden fingir. El nivel de verdad coincide casi con la búsqueda de los personajes a partir de estas condiciones, generan acciones junto y en conjunto con el espacio.

Es un texto muy fuerte y potente con una temática muy actual: la eutanasia. Un trabajo  muy grande desde la dirección y de las búsquedas actorales.

¿Cuáles son las expectativas?

Roberto: estamos ansiosos por estrenar, es una situación especial por el contexto post pandemia. Hace mucho tiempo que no contamos con público en sala.

Berenice: como directora, me emocionan las ganas de volver al teatro, pero también las posibilidades que se generaron a partir de este proceso creativo que me dio la posibilidad de jaquear lo aprendido y dejar entrar nuevas posibilidades, capitalizar las crisis y ahondar.

Siento que es una reivindicación frente a lo que acontecía. Siendo teatrista independiente, no tengo espacio físico en el cual se pueda crear y, esta posibilidad de hacerlo, montar una obra que me trasciende en todos sentidos, abre un campo que deja bien claro una cuestión: el teatro no se agota. Se transforma y muta y este contexto social nos permite no bajar los brazos, sino encontrar otras posibilidades: transformar el teatro.

Las propuestas

“Cangrejal”, a las 14, en Veterinaria Fernández

La obra de Andrés Binetti bucea por las entrañas más profundas de dos personajes que transitan por un espacio donde se huele dolor, sufrimiento, tristezas, alegrías y muerte. El deseo de abandonar el cuerpo abre paso al recuerdo. Y es entonces que el tiempo parece detenerse. Cada movimiento hunde más a sus protagonistas en un cangrejal enorme, donde la única salida pareciera ser la última decisión irrevocable. No son más que reflejos en el agua, siluetas oscuras que se quiebran cuando se agitan las corrientes. Haroldo ha tomado una decisión y ella se dispone a asistir a la misma.

Actúan Emanuel Carassou y Soledad Tizón, bajo la dirección de Roberto Doladé

“Camellos”, a las 20:30, en 990 Estudio Sala

“Dicen que cuando te morís es como si te durmieras. Como estar sentado en pelotas sin ver nada, sin cuerpo, sin nada. Como un camello perdido en el desierto.” Sed, hambre, compañía. Las necesidades básicas del ser humano. Perdidos en el abismo desierto de una habitación de pensión cargan en sus jorobas la anestesia a la vida. Un boxeador, un recién llegado y Dorita Almada “El Ruiseñor de París”, disputan su lugar de poder dentro cuatro paredes que se caen a pedazos ¿Quién la tiene más grande? ¿Están dispuestos a morir de sed? 

Actúan Matías Pérez, Juan Pablo Rojas y Simón Herrera, con dirección de Berenice Lavia.

“La prudencia”, a las 21:30, en La Casa de la Palmera

Se trata de una pieza de Claudio Gotbeter. Fin de año. Margarita y Trinidad celebran a desgano. Es tradición. Desean terminar un mal año. Sueñan con que el nuevo sea mucho mejor. Suena el timbre. Es Nina ¿Es Nina? Comienza la locura. ¿Abrir o no abrir la puerta? ¿Será o no será Nina? Una desenfrenada carrera hacia la paranoia absoluta. Comenzó la guerra ¿Amigas o enemigas? Una invitación al festejo, a la risa y a la reflexión.

Actúan Silvia Campi, Marcela Miguel y Emiliano Alderete, con dirección de Clarisa Capdevila.
 
Las entradas son gratuitas con reserva previa y aforo limitado.

Tags teatro

Viviendas ROCA Tandil - ACCEDER A TU PROPIA CASA - CONSULTANOS - Tel 249 - 452 0191 | 249 469 3293

Comentarios