Sábado 4 de Dic de 2021 | 1:9 |

Viviendas ROCA Tandil - ACCEDER A TU PROPIA CASA - CONSULTANOS - Tel 249 - 452 0191 | 249 469 3293


 

Naturaleza y democracia

Ante las inminentes elecciones reiteramos los reclamos a los funcionarios y candidatos en relación a la preservación de las Sierras y la necesidad de que expliciten sus posiciones, sin ambigüedades.

En algunas ocasiones, algunos funcionarios respondieron, “nosotros fuimos elegidos, hagan un partido y presentensé”. Desde la Asamblea creemos que es una respuesta inadecuada por varias razones. En democracia son imprescindibles los partidos políticos y la participación activa de la comunidad. El cuidado de las Sierras y el ambiente en general, así como tantos temas importantes, trascienden los colores partidarios. Hacer un partido político para defender las Sierras sería tan inadecuado como hacer un partido por la salud, o por el deporte, o la cultura, o la producción, o la educación. Hay valores y cuestiones que hacen al bien común que deben ser representadas por todos los partidos, más allá de las diferencias que existan entre ellos y las legítimas preferencias de la ciudadanía. Justamente, las diferencias entre los partidos sobre sus formas de resolver cada una de las cuestiones fundamentales debieran quedar explicitadas ante quienes votamos y tenemos derecho a conocer con claridad que es lo que va a hacer cada candidato si es elegido. Y por supuesto, debiera estar penalizada la mentira.

Las Sierras que aparecen en la propaganda política se muestran sin construcciones, aunque, como todos sabemos, la invasión con usos urbanos es dramática. El relleno sanitario está agotado, pero siguen eludiendo la implementación de separación de residuos en origen, con la excusa de que la población no está preparada. Se hace un encuentro al año sobre agroecología, pero se incumple siempre la limitación a las fumigaciones y el propio municipio pone un mosquito fumigando entre las imágenes institucionales en su página web. Se festeja una planta desnitrificadora en “pozos que quedaron debajo de la ciudad” como si esa fuera la razón y no la contaminación con componentes orgánicos como efluentes cloacales y residuos de la fertilización que requiere el mismo modelo insustentable que deteriora los suelos. Si se inunda una parte de la ciudad es el clima, no la impermeabilización y la construcción en las laderas serranas. Y así con tantas cosas.

En una ciudad con Universidad y excelentes instituciones científicas, técnicas y educativas, priman las explicaciones simplistas que no explican, y los hechos consumados, como aprobar nuevos loteos en las Sierras, dejar que ocupen parte de Villa del Lago, aprobar un plano fraudulento con 58 baños para 24 personas y dejar hacer un Gran Centro Comercial en el Valle Interserrano Don Bosco.


¿Cuándo es el momento para que la ciudadanía sea escuchada, más que atiborrada de marketing? ¿De qué depende que quienes representan y quieren representar a la ciudadanía de Tandil tomen conciencia y asuman el compromiso verdadero de preservar la naturaleza de la que formamos parte las generaciones presentes y venideras?

Una vez más, decimos las Sierras de Tandil no son piedra para moler ni terrenos a urbanizar. Ignorar su extraordinario valor y cambiarlo por cuatro monedas no es ni será progreso. Si algún candidato cree que sí, que tenga al menos, la honestidad de decirlo abiertamente para que la ciudadanía elija con mayor libertad.

Asamblea en Defensa de las Sierras de Tandil

Tags

Comentarios

Notas relacionadas