Miércoles 22 de Sept de 2021 | 8:55 |

Viviendas ROCA Tandil - ACCEDER A TU PROPIA CASA - CONSULTANOS - Tel 249 - 452 0191 | 249 469 3293


 

Entre Palermo y las villas, oportunismo a tres bandas

Llegó una nota a nuestra redacción, firmada por el Licenciado Ángel Orbea, en la que hace referencia a “Es que sobre el tema consumo de sustancias siempre se juega la oportunidad”.

“Sobre este contenido no me creo ni más ni menos que nadie, pero obre el tema drogas solo digo que con un ojo he visto a muchos salir como entraron, dejar las drogas después de tremendas caídas, y hasta cambiar de vida y dejar el consumo después de purgar una condena. Recíprocamente con el otro ojo también   he visto perder el rumbo y desbarrancarse a cientos de pibitos, y asistir en la impotencia a quien llega a perder todo para terminar como cachivaches en un algún penal, por último, también he visto a unos cuantos morir por las drogas. Son muchos años de trabajar en este terreno, que desde la perspectiva de la asistencia es el más frustrante que hay”. 

“Pero debo decir que a nivel de la política siempre se encuentra la misma piedra, me refiero al oportunismo político, que como una suerte de koiné griega encontró y al parecer continúa encontrando, a funcionarios, candidatos, y gente del espectáculo   de distintas   coloraturas opinando sobre el tema narcotráfico y consumo con las mismas y viejas caracterizaciones de hace 40 años atrás, solo que ahora revestidos de un progresismo absurdo. No me gusta ni me interesa la ex gobernadora Vidal, su gestión la padecimos desde la Salud Publica y punto. Pero media vez que dice algo acertado le saltan con una sumatoria de sarcasmos prejuiciosos, centrados en acusaciones en nombre de los derechos y no sé cuánto principios más”. 

“Que Vidal se defienda.  Yo digo que sobre el tema uso de cannabis, y el debate sobre el mismo, hoy   la sociedad argentina está frente a algo mucho más exhaustivo que lo que puede dar la política y el derecho a la ciudadanía, por cuanto se trata del    verdadero paradigma que desde hace varias décadas conduce con más intensidad a las personas, me refiero a lo que Giorgio Agamben llamo “toxicomanía de masas”.  Esta denominación capta el movimiento que va de la felicidad al goce y su satisfacción. Con esto digo que no es como dice el secretario Berni sobre que la droga mata y hay que homenajear a estos muertos. La droga mata porque está entre las elecciones de la persona, por eso está   muy lejos de ser una inocente enfermedad”. 


“El sujeto contemporáneo inflado de narcisismo democrático llega rápidamente al goce antes que a la felicidad. En esto los mercados no fallan, y saben ofrecerlo para una demanda cada más que pulsional, que detiene ni la razón ni la educación.  Las drogas y sus distintas formas de consumo realizan el ideal del consumidor consumido, pero también su reverso, el ideal marxista del comunismo. En ellas no hay pobres ni ricos. Todos iguales frente al goce toxicómano que ofrece el mercado, legal o ilegal.  Pero hay que saber, y en esto Vidal tiene razón, que puede que no termine igual alguien que consume drogas y tiene recursos y estabilidad económica, que alguien que está en la pobreza y el desarraigo. Esto es una verdad incuestionable, y Vidal de alguna manera lo dijo. Claro que cuando gobernó la provincia tendría que haber actuado de otra manera porque lo que hizo fue debilitar la poca asistencia y desanimar a los equipos que se ocupan del tema en la provincia”. 

“Decir cierta verdad que capta una realidad y ser   tomado como “discriminatorio” es un verdadero prejuicio, hundido en una océano de ignorancia, pues se trata de un facilismo que obtura cualquier debate democrático serio, impidiendo pensar y tratar el verdadero problema que estamos debatiendo, ya que discriminar es también ordenar. Sobre uso del cannabis   lo que se expone en los medios, la justicia, y los gobernantes es una actitud completamente cínica y sesgada. No hay inocencia en esto, solo se esperan votos jóvenes. Podrán llegar votos, pero también si se toma el consumo de cannabis como recreativo y se lo permite, puede que se le dé un golpe de gracia a cierto narcotráfico, pero también los pibes tendrán más marihuana a su disposición, para arrancar un camino de estrago”. 

“Esto último es lo que falta en los debates, lo formulo así: ¿qué harán los pibes de entre 12 y 18 años con el cannabis “recreativo”. Por eso digo cinismo, ya que los grandes, y los funcionarios    en el debate se expresan mirándose el ombligo. Eso sí, en nombre del “derecho al consumidor””

Ángel Orbea

Tags

Comentarios

Notas relacionadas