Temas del día
Miércoles 4 de Oct de 2023 | 4:10 |

NGH, English Center mas de 30 años enseñando inglés en Tandil


 

Tato*

$datos[

Este domingo es el Día del Padre en Argentina. En Polonia es el 23 de junio. Más allá del regalo o la celebración, creo que es un buen momento para pensar y repensar qué significa ser padre. Esta es mi reflexión. 

Por Verónica “Wera” Taft

Papá es el que cuida.

El que acompaña al baño.

El que acuna cuando mamá no da más de cansancio.

El que estuvo en el destete, sin importar la hora.

El que da de comer.

El que cambia pañales.

El que baña.

El que calma el berrinche.

El que sostiene a mamá.

El que trabaja.

El que toma café.

El que quiere un rato para no escuchar a nadie y está cansado.

El que reta, el que aplaude, el que canta, el que acaricia, el que consuela, el que enseña, el que cuando sale de trabajar, por más agotado que esté, se queda con los chicos para que mamá se pueda tomar un mate caliente (o hacer lo que ella quiera), el que ”se hace cargo”.

“Ay, ¡qué suerte!”, me dirán algunas. “¡Sos una privilegiada!”, me dirán otras. “¡Qué bueno que te ayuda!” me dirá alguna sin mala intención.

Esas frases me hacen ruido.

No es hacerse cargo, ni yo soy una privilegiada, debería ser algo normal, no habría que aclararlo. La crianza se comparte. Se construye todo el tiempo, todos los días.

Un hombre (sí, hablo desde la pareja heterosexual porque es lo conozco), que cumple el rol de padre debería tener en claro lo que debe ser y hacer. No solo es el rol de la mujer. Obviamente, estamos en un mundo patriarcal, que nos dice desde hace siglos que el hombre es el proveedor de la casa y la mujer la que cría.

También es cierto que hay muchos hombres que se deconstruyen un poquito más cada día, que ellos a su vez están atravesados por esta cultura patriarcal y que muchas veces no saben cómo hacer las cosas y dicen “¿En qué te ayudo?”. Aprendí a no enojarme con esa pregunta. Me ponía de mal humor. Así como yo aprendí a no enojarme, mi compañero entendió que las cosas de la casa (y de la vida en general) se hacen de a dos.

Que los dos dormimos mal y poco, que comemos la comida fría, que estamos cansados, agotados, estresados y de mal humor. Que los dos queremos un rato de paz, sin ruidos, ni gritos, ni peleas, ni llantos, ni berrinches. Que los dos queremos tomarnos una cerveza o vino fresquitos, sin tener que andar atajando manitos que quieren explorar.

Obviamente mi visión está sesgada por mi experiencia. Quizás hay mujeres del otro lado que son separadas, que el marido/novio/pareja es super machista, que son mamás solteras, que su pareja es otra mujer o un papá que comparte la crianza con otro papá. Cada casa, cada familia es un mundo.

No vivo en un mundo perfecto, donde todo gira sobre ruedas. Todos los días construimos. Avanzamos y retrocedemos. Hablamos. Hablamos y hablamos. Creo que no hay otra forma de construir una familia y una mapaternidad.

Así que feliz día a esos papás que están, que acompañan, que comparten la crianza.

A los que no, hoy es un buen día para corregir eso que saben que está mal con sus hijas e hijos. Aprendamos de los errores para ser mejores personas y enseñémosles a nuestros peques que siempre podemos ser mejores.

Hasta la próxima.

*Tato es papá en polaco

Me pueden encontrar en Instagram: @vero.taft

NGH, English Center mas de 30 años enseñando inglés en Tandil

Comentarios