Sábado 28 de Mayo de 2022 | 12:52 |


 

1 de mayo: Día del Trabajador

ABCHoy Portal de noticias y ABCHoy Radio (FM 89.1) desean, en este 1° de mayo, una feliz jornada a todos los trabajadores. Detrás de cada uno de ellos siempre hay una buena historia para contar.

El Día Internacional de los Trabajadores o también conocido como el Día del Trabajo se celebra el primero de mayo, para conmemorar a nivel mundial al movimiento obrero y la fuerza laboral, como movimiento reivindicativo de diferentes causas relacionadas con el trabajo.

Hace poco más de cien años, las fábricas eran centros de trabajo en los cuales trabajaban por igual hombres, mujeres, ancianos y niños, con jornadas de más de 12 horas diarias. Esta extenuante jornada laboral no daba opción a las personas de recuperarse, descansar ni disfrutar de tiempo de ocio.



Mucho tuvieron que luchar los trabajadores durante años para conseguir establecer la jornada laboral de ocho horas, incluso a costa de sus propias vidas. Actualmente, el Día de los Trabajadores se ha convertido en una efeméride festiva, pero no hay que olvidar que esta fecha rinde homenaje a aquellos que lucharon por una vida digna para todos los trabajadores.

Por qué se celebra el Día del Trabajador

El 1° de mayo 1886 en Chicago, 80 mil trabajadores comenzaban una huelga para tener una jornada laboral de 8 horas. Tras la muerte de un policía producto de una bomba, comenzó una persecución contra los líderes de la protesta. Cuatro fueron condenados a la horca luego de un proceso judicial plagado de irregularidades.



El 1° de mayo se conmemora en todo el mundo el Día del Trabajador. El origen de la fecha se remonta al 1° de mayo de 1886 a Chicago, Estados Unidos. Ese año, las calles se habían tapado de trabajadores fabriles, quienes reclamaban mejores condiciones laborales. Para esa época, los obreros tenían que dedicar entre 12 y 16 horas de su día al trabajo.



Fue así como 80 mil trabajadores comenzaron una huelga contra los atropellos de los empleadores. El Gobierno norteamericano ya había promulgado una ley para reducir las jornadas laborales a 8 horas, pero los empresarios se negaban a respetarla. Comenzaba a gestarse una jornada histórica: el Día del Trabajador.

Chicago no era lo que es hoy. Una ciudad moderna y repleta de rascacielos. Tampoco era la ciudad peligrosa de los años treinta, donde el crimen organizado se encargaba de la eludir la Ley Seca y Al Capone se paseaba por sus calles como un campeón. A fines del siglo XIX las chimeneas de fábricas se esparcían por toda la costa del lago Michigan al mismo ritmo que las ideas anarquistas y socialistas llegadas por la inmigración.



Entre la efervescencia y los reclamos, la protesta de los trabajadores se expandió como reguero de pólvora sobre una nación que aceleraba su proceso industrializador. En menos de 24 horas y con las comunicaciones apenas en desarrollo, más de 5.000 fábricas pararon en todo el país y 500 mil trabajadores se plegaron a la huelga.



Enfrentamientos

Durante ese día hubo reiterados enfrentamientos entre los trabajadores y la Policía. Pero los sucesos en la fábrica McCormick en Chicago tiñeron de sangre la jornada. La Policía disparó contra los trabajadores que fueron a protestar a las puertas de la única fábrica  que se resistía a la huelga. Finalmente, seis trabajadores murieron.



Tres días después llegó la respuesta. En Haymarket, 20 mil trabajadores se concentraron para repudiar las seis muertes y mantener la huelga por la jornada laboral de 8 horas. La Policía intentó disuadirlos. Durante una escaramuza, estalló una bomba que dejó como saldo a un policía muerto y a varias personas heridas. Los oficiales dispararon a quemarropa y hubo más muertos y heridos.



Las autoridades reaccionaron rápidamente y salieron a la caza de los líderes de los trabajadores.

El 21 de junio de 1886, se inició un juicio contra los supuestos autores del hecho. Al final de un proceso repleto de irregularidades y cuestionado por varios países, ocho dirigentes anarquistas y socialistas fueron condenados: tres a prisión perpetua y cinco a muerte.

 George Engel, Adolf Fischer, Albert Parsons, August Vincent, Theodore Spies y Louis Lingg fueron condenados a la horca. Lingg se suicidó en su celda la noche anterior. Los otros cuatro fueron ejecutados el 11 de noviembre de 1887.



Era mediodía y los cuatro penados caminaron hacia el patíbulo cantando el himno sinónimo de la libertad y la lucha obrera por aquellos tiempos: La Marsellesa.

Los hechos de Estados Unidos conmovieron al mundo entero y fueron evocados de diferentes maneras. En Argentina, el 14 de agosto de 1904 surgió el club Los Mártires de Chicago con camiseta roja y blanca por los colores del socialismo. Ese equipo años más tarde se llamaría Argentinos Juniors.
 


Tags

Viviendas ROCA Tandil - ACCEDER A TU PROPIA CASA - CONSULTANOS - Tel 249 - 452 0191 | 249 469 3293

Comentarios

Notas relacionadas