Miércoles 8 de Dic de 2021 | 12:55 |

Viviendas ROCA Tandil - ACCEDER A TU PROPIA CASA - CONSULTANOS - Tel 249 - 452 0191 | 249 469 3293


 

Murió María

$datos[

Murió María. La abuela del barrio de calle Urquiza al 400. La costurera a pura máquina a pedal. La modista de las novias más elegantes. La maestra rural de costura. La mujer luchadora y empedernida.

La madre madraza de todos. La esposa callada y obediente. La vecina de mano tendida. Murió a los 95 años de una vida de lucha y sacrificios, cómo la de casi todos.

Se fue en éste día 19 de abril del año del Covid 2021 y tengo la satisfacción y alegría de haberla conocido, amado, querido.

La mujer que recordó mi nombre aún en su desmemoria.


Suele ocurrir que cuándo alguien que habitó nuestras vidas con tanta presencia, sintamos congoja y desazón, además de tristeza.

Este tipo de seres no tienen edad, o mejor dicho no envejecen nunca, porque en su mirada brilla hasta el último instante la vida plena, aún en su sufrimiento.

Y nosotros quedamos con el sabor de otro que ya no estará. Es decir, se nos van yendo. Nos vamos acercando y ese es el miedo.

Hemos vivido con miedo a la pérdida desde que nacimos, en ésta cultura nuestra, y su manifestación directa es permanente, aunque la dibujemos con alternativas superadoras.

Hace años, siendo estudiante, mi amiga Maria José, la negra, tenia cincuenta australes, no le alcanzaba para llegar a fin de mes, fue al almac3n de la Avda. Cordoba y se compró un queso, el más rico, se lo comió todo y tenía su fundamentación, no le alcanzaba para pagar nada mas que un queso, o estirar ese dinero y comprar todos los días un pan, prefirió el queso, porque la vida es hoy, decía.

La vida es hoy. Aunque lo leemos, analizamos, charlamos, nos cuenta ponerlo en práctica.

La vida es ahora. En éste preciso momento que despido a María y recibo con una sonrisa a mis alumnos de teatro.

La vida es esto. Y si ha quedado un recuerdo y un poema, ya es bastante.

Alberto Guillén.

Tags

Comentarios

Notas relacionadas