Miércoles 3 de Marzo de 2021 | 11:30 |



Loitegui: "Si el reclamo pasa por las indemnizaciones, lo vamos a solucionar"

$datos[

Juan Francisco Loitegui, gerente financiero de Loimar, habló este lunes con ABCHoy y afirmó que la empresa está dispuesta a sentarse a dialogar con los operarios acerca del número final de las liquidaciones. Insistió en que el bloqueo de entrada a la planta "está haciendo daño a todos: a los que van a quedar afuera y a los que quedan adentro".

El Intendente había citado esta mañana tanto a los operarios que mantienen el bloqueo de la planta como a los que trabajarán para el fideicomiso Tandilceram, que ven imposibilitados el ingreso. El primer grupo se presentó pero el segundo no lo hizo.

Para saber más acerca de la postura en la que se encuentra la empresa, este Portal de noticias pudo contactarse con Juan Francisco Loitegui, gerente financiero de Loimar, quien subrayó que dejaron en claro su visión sobre el conflicto en la solicitada que salió la semana pasada.

"Loimar quiere arreglar este problema y pagar las indemnizaciones. Tiene una deuda laboral que quiere saldar con los operarios y que, por distintas razones, no encontró la manera de hacerlo. Sentarnos a una mesa en la que nos hablemos cara a cara y digamos cuál es la situación", expuso.

Resaltó que al inicio del conflicto, en octubre de 2019, "el reclamo era diferente". "Hoy escuchamos que el reclamo pasa por las indemnizaciones y eso es una cosa por la que se puede conversar. Y, de hecho, la empresa ya está indemnizando.

Hoy mismo cerró más desvinculaciones laborales y tenemos 15 personas que ya decidieron cerrar el capítulo y dar vuelta la página", reveló.

Además, en esos acuerdos "estamos pagando más de lo que correspondería según el despido que se efectuó en noviembre 2019".

También recordó que en 2019, la empresa despidió a 10 personas a las que se les dijo que estaba a disposición para ser cobrado el 100 por ciento de su indemnización pero "entendemos que los delegados les dijeron que no vayan a cobrar porque ellos estaban en la puerta pidiendo por su reincorporación. Y finalmente no fueron a cobrar".

Desde entonces, "el piquete siempre pidió la reincorporación" y lo siguió haciendo luego de que en noviembre de ese mismo año la empresa despidiera a los 71 operarios restantes. Algunos de estos despidos fueron "con causa".

Loitegui destacó que "cuando se despide a una persona por falta o disminución de trabajo, corresponde el 50 por ciento de las indemnizaciones y al que se lo despide con causa, no le corresponde indemnización", a la vez que señaló que "Loimar está pagando por encima de esas dos situaciones (a quienes corresponde la indemnización total y a quienes deben percibir la mitad de la misma). Pero los fondos tienen un límite. Si el fideicomiso de Tandilceram no empieza a trabajar, la plata se va a acabar".

Dijo desconocer si los números que la empresa ofrece y los que los operarios reclaman están cerca o lejos debido a que "el sindicato nunca nos acercó un número. Jamás.

Informalmente, dijo tener una liquidación pero nunca nos la presentó. Si nos las presentan, nos sentamos a hablar. Si las cosas son razonables, todo se puede conversar".

"El piquete tiene que levantarse, no tiene sentido y además es ilegal. Está haciendo daño a todos: a los que van a quedar afuera y a los que quedan adentro", analizó.

Por otro lado, puso de relieve que el nuevo fideicomiso necesita "tomar unas 20 personas más de las que ya tomó. Y las necesita de los 40 que hoy estan quedando afuera".

"Lo que queremos es que el fideicomiso empiece a trabajar. Y, de hecho, Loimar recibe y recibirá fondos del fideicomiso para poder saldar sus deudas laborales. De parte de la empresa estamos más que dispuestos a sentarnos a arreglar un número y a hacerlo rápido. El bloqueo es ilegal, Tandilceram tiene que poder empezar a trabajar. Me encantaría ver por parte del sindicato una predisposición de ese tipo", observó.


UN MEDIADOR

Según relató, "siempre que hemos intentado dialogar, hemos rebotado. Tenemos la sensación de que si somos nosotros los que buscamos el contacto (con el sindicato) nos va a pasar lo mismo. Un mediador sería una cosa positiva pero, a fin de cuentas, la conversación final es con el sindicato. La figura del mediador podría permitir ese acercamiento, con el compromiso de que vamos a hablar de números".

El empresario manifestó que al inicio de esta historia había "intenciones diferentes" de las partes en conflicto durante las mesas de diálogo que hubo en el Ministerio. "La idea de 'todos adentro' era y es ilusoria. Hoy el país está en una situación muy grave y no podemos vivir en una fantasía, en que las cosas se arreglan mágicamente. Eso no existen. Loimar estaba muy complicada, y necesitaba tomar determinaciones difíciles. En algún momento, hay que tomar decisiones desagradables pero más de fondo, como fueron las que se tomaron. Porque después, pasado el tiempo, las cosas se pueden volver a revertir".

Recordó que la empresa, durante la crisis de 2001, se redujo y "un año y medio después volvió a tomar a la misma cantidad de gente. Son muy dolorosas las decisiones pero a veces no queda otro remedio".


Tags Loimar

Comentarios