Lunes 25 de Enero de 2021 | 21:23 |



"Llegar hasta diciembre ha tenido el tinte de una epopeya cívica que aún no ha terminado"

$datos[

El intendente Miguel Lunghi dio un mensaje a la ciudadanía por fin de año en el que expuso que en los últimos días de este 2020 "no hay lugar para festejos ni para celebraciones, como no sea tal vez la más importante: estamos vivos y hemos podido contar esta historia. Pero también debemos recordar que hemos perdido a vecinos y vecinas a manos del Covid, y que todavía la lucha continúa".

El mensaje completo

Queridas vecinas y vecinos:

Como todos ustedes saben cerramos un año muy complejo, inesperadamente grave, que nos demandó un gran esfuerzo en todos los órdenes. Llegar hasta diciembre ha tenido el tinte de una epopeya cívica que aún no ha terminado.


Suele ocurrir para estas fechas que uno, tanto en su vida personal como en su función dentro de la comunidad, traza balances, sopesa los resultados, apunta los aciertos y los errores. Sin duda cada uno lo hará, pero seguramente que ese balanza se impondrá dentro del contexto de la pandemia que alteró y cambio la vida de todos.

Este año, sinceramente, no hay lugar para festejos ni para celebraciones, como no sea tal vez la más importante: estamos vivos y hemos podido contar esta historia. Pero también debemos recordar que hemos perdido a vecinos y vecinas a manos del Covid, y que todavía la lucha continúa.

También me gustaría dedicar estas palabras a todas las trabajadoras y los trabajadores de la salud, sin distinción, a todos ellos que han estado en la primera línea de la batalla, sosteniendo nuestro sistema de salud público y también privado. También a todos los integrantes de Protección Ciudadana, de las fuerzas de seguridad, que durante meses estuvieron en las rutas y caminos, poniendo un inmenso esfuerzo para cuidarnos. Y al mencionar tanto lo público como lo privado, quiero decir que la pandemia, con todo el daño que hizo, finalmente terminó fortaleciendo esa alianza virtuosa entre los emprendedores y el Estado, entre los que crean trabajo y entre los que gestionan los recursos que aporta la ciudad, porque a pesar de las tremendas dificultades para todos los sectores de la economía, estamos  saliendo adelante. Lo hicimos juntos, con todas las voces, con consensos y disensos, pero juntos, y ese es sin duda el camino para lo que viene, que no será fácil, pero donde tenemos a favor el diamante de la experiencia.

Mi fe es el optimismo; mi credo es la acción, el trabajar día a día; mi política como intendente sigue siendo la del primer día: estar al lado de todos los vecinos.

A pocas horas de que este año terrible por fin concluya, les agradezco la compañía, el apoyo, el aliento y si caben también mis disculpas por lo que nos faltó. Todos hemos aprendido algo nuevo este año tan particular que entre tantas cosas nos negó el abrazo.

Vaya entonces el abrazo del alma para todos ustedes. Les pido por favor que nos expongamos lo menos posible al contagio y que celebremos en la intimidad de la familia el tesoro de estar vivos y juntos. Para decirlo concretamente: seamos respetuosos de las medidas de prevención. Hemos hecho un terrible esfuerzo durante todo este año. No lo dilapidemos en una noche, con reuniones masivas, con la violación de los imprescindibles protocolos para una batalla que todavía estamos dando. Seamos responsables, solidarios, tengamos conciencia de que la vida de otras personas también depende de nuestros actos.

Nunca en cada uno de todos estos días de 2020 perdí la esperanza, ni siquiera en las horas más críticas, a tono con una hermosa cita: “La esperanza es el sueño del hombre despierto”.

Sigamos adelante. Feliz año nuevo para todas y todos los tandilenses.

Tags

Comentarios

Notas relacionadas