Sábado 23 de Enero de 2021 | 10:11 |

Viviendas ROCA Tandil - ACCEDER A TU PROPIA CASA - CONSULTANOS - Tel 249 - 452 0191 | 249 469 3293



D’Alessandro insistió en la necesidad del retorno de las clases presenciales

$datos[

Tras la sesión de Concejo Deliberante de este jueves, donde se produjo un debate sobre la posibilidad de que en Tandil, la educación vuelva a funcionar de manera presencial, el concejal Mauricio D’Alessandro se mostró favorable a esa postura y apuntó que “es muy fácil encontrar excusas cuando no querés volver a la actividad”.

D’Alessandro volvió a estar presente en el recinto luego de 8 meses de participar de manera virtual y afirmó que “la verdad que extrañaba, porque estar es mejor y más interesante que participar por Zoom”.

En la sesión de este jueves, el cuerpo se pronunció, con los votos de Juntos por el Cambio e Integrar, mayoritariamente a favor de que en el distrito se retome la presencialidad en las escuelas, en tanto que el bloque del Frente de Todos votó en contra y en ese marco, hubo un intenso debate entre ambas posturas.

AUDIO COMPLETO


D’Alessandro recordó que la concejal Garriz, “hizo una larga exposición, creo que sensata, ella es profesional de la salud mental, pero volvió a levantar la mentira de la salud o de la vida como valor absoluto. Entonces yo hice ese planteo, que la vida como valor absoluto solo existe en el imaginario del gobierno nacional, cuando empezó la pandemia. En la práctica, cada vez que uno decide firmar, comer de más o no hacer gimnasia, ir a más de 20 km por hora, que pone en riesgo su vida y la de los demás, cada vez que toma una copa de vino, la limitación a la vida como valor absoluto es algo cotidiano; por eso, cuando uno trata de legislar sobre la base que es un valor absoluto y que cada uno individualmente no lo considera ese valor absoluto, termina chocando con las libertades individuales”.

En ese sentido, cuestionó que el bloque del FdT “apoyan el proyecto de despenalización del aborto, que justamente afecta la vida. Todas esas contradicciones hacen que cuando llegue el momento de discutir cuestiones como la presencia de los chicos en el colegio, se aborden equivocadamente”.

“Fue tan correcto era nuestro planteo, que a la tarde, el Ministerio de Educación habilitó las ceremonias de finalización de cursos. Lo que pedimos a la mañana, a la tarde se hizo realidad parcialmente. Sin embargo, el Frente de Todos se rasgaba las vestiduras diciendo que era una locura, que lo único que íbamos a conseguir era una explosión de casos y muertes por coronavirus. Después su propio gobierno dijo que se podía hacer. Y si se pueden hacer esas ceremonias, con los protocolos, ¿Por qué no se pueden tener clases también? Al menos aquellos que están sufriendo la falta de clases o que lo necesitan para poder encarar el año que viene en condiciones equitativas respecto de sus compañeros”, remarcó.

El concejal del bloque Integrar, consideró que “los gremios encarnan, en muchos casos, esta idea de poder esperar a que todo este completamente normalizado para volver a la actividad”. El mismo abogado hizo referencia a su propio caso y reconoció “la comodidad del zoom para sesionar o para trabajar, mientras me tomo un café, pero se afecta la calidad”.

“El discurso de quienes se oponían era justamente el temor que se expandiera la peste, que con las clases nuevamente, los docentes y alumnos se contagiaran. Mientras el mismo bloque pedía un minuto de silencio por Maradona, destacando que había un millón de personas que estaban despidiéndolo. Por eso plantee un llamado a la reflexión, que no creo que lo haya logrado, pero por lo menos lo intenté”, expresó.

D’Alessandro contó que “yo, como abogado de los trabajadores de casinos, molesté para que abrieran los casinos. Abrieron los casinos y no las escuelas. Muchos de los afiliados al Sindicato de Trabajadores de los Juegos de Azar no quieren volver a la actividad. Cobran el 75 % del sueldo, están en su casa y no tienen ganas de ir a repartir fichas. Argumentan sobre los riesgos y que los protocolos no son los suficientemente buenos. Prefieren no trabajar”.

Y acto seguido cuestionó que “en muchas reparticiones del Estado no han trabajado nunca, pero ahora tienen una excusa”, en relación a la falta de atención al público en varios organismos.

“Tuve problemas serios con muchos delegados. Se enojaban. Para mí, que la gente pudiera volver a trabajar después de 8 o 9 meses, era un triunfo. Esa era mi idea. Y me decían: ‘bueno, pero pones en juego la vida de la gente’. El planteo es que eso puede ser muy perjudicial para la salud”, relató.

El concejal aclaró que “esto no invalida que los docentes son esforzados, trabajadores, gente imprescindible, pero lo que ocurre es que muchas veces los dirigentes no están a la altura. Sobreactuaron la pandemia y entró la política”.

“La educación es la única herramienta que equipara y permite la igualdad de oportunidades. Cuando vos permitís que los colegios privados tengan mejor equipamiento, mejores computadoras, maestros más preparados para lo digital, esos chicos pierden menos educación. Conozco lugares en Capital y el primer cordón del conurbano, donde hay maestros itinerantes. Es decir, se juntan 20 o 30 padres, contratan a maestros de escuelas bilingües y hacen un día en la casa de uno, otro día en la casa de otro, van 20 chicos con la maestra. Esos chicos no han perdido lo mismo que perdió un pibe que no tuvo esa posibilidad. Esto lo único que va a ocasionar es el deterioro de la educación de un montón de gente. Pero es muy fácil encontrar excusas cuando vos no querés volver a la actividad”, analizó.

En ese punto, también se refirió al transporte de media y larga distancia, “que sigue cobrando los subsidios al transporte y eso hace que la actividad, si no tiene gasto, funcione mejor. Si tenés que poner un colectivo de 56 pasajeros, que en realidad van a poder viajar 15, e igual vas a cobrar el subsidio, te conviene que nadie viaje. Este país es al revés. Los subsidios se cobran siempre porque se sostienen con un criterio razonable, que es que se paga a cuenta y después se hace una liquidación. Habitualmente, en estos casos se paga con la misma cifra que se pagaba prepandemia, con la excusa de que en la postpandemia se va a actualizar y se va a descontar lo que se pagó de más”.

Tags

Comentarios

Notas relacionadas