Temas del día
Viernes 27 de Nov de 2020 | 1:55 |

Viviendas ROCA Tandil - ACCEDER A TU PROPIA CASA - CONSULTANOS - Tel 249 - 452 0191 | 249 469 3293



El Club Unión y Progreso el escenario de un record mundial de Patín

HISTORIAS

Era un verano caluroso en la ciudad de Tandil, el 23 de enero de 1967 Carlos Ibarguengoitia batió el record mundial de permanencia en patín. Con 100 horas de permanencia patinando.

Un gran marco de público acompaño al intento de Carlos de convertirse en el nuevo recordman del mundo de permanencia en patín. Respetuoso de tan gran esfuerzo, respondería a las expectativas, con buen comportamiento cada vez que se le solicitaba retirarse para renovar el aire que necesitaba el patinador para continuar con su proeza.

El esfuerzo fue recompensado, además de lograr el record del mundo para Tandil, se le daría como premio, seis copas donadas por distintas intuiciones y negocios de la ciudad, ellas fueron el Club Unión y Progreso, la Pizzería Villa Italia, la Casa La Gruta, Metalúrgica Tandil por intermedio de García y Erausky, la familia Spat y Federico. Finalizada la prueba, le fueron colocados una corona de laureles y Carlos recorrería la pista con la bandera del Club Unión y Progreso, el escenario del record del mundo.

En las últimas 24 horas, acompañaron a Ibargüengoitia el medico Nicola, el kinesiólogo Oscar Prado y el pedicuro Francisco Ledesma, ante la posibilidad que sufriera algún percance que haría peligrar la realización del record.


En una entrevista realizada por el Diario Nueva Era Carlos comentó que tenía desde hacía dos años la idea de batir el record del mundo, se había probado en una práctica, donde estuvo 60 horas patinando sin ninguna asistencia. Al ingresar al Club Unión y Progreso, plantearía un año antes a la Comisión Directiva su propósito, recibiendo el apoyo y la ayuda de cuanto necesitara para lograr esa meta.

Contando con su experiencia a nivel físico, comentaría que solamente lo perjudicó la falta de oxígeno antes de terminar, entre las 19.30 y las 20.15, fue donde sintió deseos de abandonar, pese a que ya había hecho 87 horas, suspendió momentáneamente la prueba, a fin de que le suministrarán oxígeno y gracias a las palabras de aliento que oportunamente le diera sus amigos, la señora Rivero y su amigo Orlando Bustos, pudo cumplir su objetivo. Como prueba de la fe que su amigo Orlando tenia de Carlos, hizo pública la promesa de subir el Calvario de rodillas, la que cumpliría el día miércoles.

En cuanto a la alimentación, Carlos decía que había tomado vitaminas y tuvo una dieta de leche con gucolin, banana con leche, durazno y peras con dulce de leche, sémola y quaker con leche y bebidas sin gas. Refiriéndose al público comentaba que habían desfilado por el gimnasio 16000 personas, la mayoría de Villa Italia. Gracias a ese apoyo, logro recaudar la suma de 68.998 pesos, a nivel personal obtuvo 8 copas y además recibió una interesante oferta para promocionar de una firma muy conocida de artículos de tocador y otros elementos, aunque no tenía decido nada aún.

Agradeció la colaboración espontánea y desinteresada de dos orquestas la The Bats y Los Bogotanos, que en la última noche efectuaron distintas interpretaciones que lo ayudaron mucho.

Carlos patino desde los 7 años, se inclinó por las pruebas de resistencia. Intervino en carreras en Rosario, compitió en varias oportunidades en Mar del Plata. Su próximo desafío, el año próximo batir su propio record. Objetivo que va a quedar en suspenso, debió a que se incorpora al Servicio militar en Mar del Plata.

Nacido en Juan N. Fernández, el 8 de julio de 1946, a los 7 años se trasladó a Mar del Plata, hasta los 18 que decidió venir a Tandil, lugar donde eligió vivir y realizar uno de sus sueños más preciados, batir el record del mundo y dejar grabado su nombre Carlos Ibarguengoitia en la historia de la permanencia en patín.

Lic. Amelia Cabral
e-mail: ame.cabral70@gmail.com
 /Historia del deporte Tandil

Tags

Comentarios

Notas relacionadas