Viernes 23 de Oct de 2020 | 2:28 |



Grave denuncia por el acoso callejero a una menor de edad

$datos[

Silvina Villaverde es la madre de una adolescente de 13 años, que la días atrás vivió una situación terrorífica, al ser abordada por un sujeto que la acosó desde un automóvil. Al radicar la denuncia, la policía le dijo que en esa zona (11 de Septiembre y Maipú), “no hay cámaras de seguridad”.

Villaverde relató lo vivido por su hija, el miércoles pasado, cuando su hija caminaba por la zona de 11 de septiembre y Maipú, alrededor de las 17 horas. La menor se dirigía su casa, ubicada en las inmediaciones cuando junto a ella paró un automóvil color gris oscuro, abordado por un individuo de entre 50 y 60 años, canoso, peinado hacia atrás, que le dijo: “vení, vení”.

“Mi hija no se detuvo, no le respondió y siguió caminando. Dobló por 25 de Mayo y vio venir el mismo auto con velocidad. Se tira contra la vereda, frena de golpe y apaga el motor. Desde adentro, con el barbijo abajo, y la dice de manera violenta: ‘Venís o venís’”, contó Silvina, quien agregó que cuando su hija interpretó que este sujeto estaba por bajarse del vehículo, “salió corriendo hacia mi casa. Cuando llegó, le cuenta a mi marido que estaba en la puerta, lo que había pasado y cuando salió, este sujeto arrancó y se fue. No alcanzó a ver la patente, solo el auto”.

La mujer, junto a su la menor, se presentaron en la Comisaría Primera, para radicar la correspondiente denuncia y también publicó lo ocurrido en su cuenta de Facebook. “me empezaron a llegar un montón de mensajes. Una chica me preguntó si tenía los ojos achinados y mi hija, la verdad, no recuerda. Otra chica me contó que una vez la arrastraron 50 metros con un auto y cuando lo individualizó, le pusieron restricción a ella para que no se acerque a él. Me empezaron a contar muchas cosas que yo pensé que ya no pasaban. Yo a este tipo lo voy a buscar y lo voy a encontrar. Lamentablemente la policía me dijo que en esa zona no hay cámaras del Municipio”.


Silvina comentó que ella y sus hijas son oriundas de Capital Federal y vinieron a radicarse en Tandil “hace seis años, buscando tranquilidad” y este episodio le removió los mismos miedos que la llevaron a dejar Buenos Aires y en relación a este tipo de hechos, “tenemos que solidarizarnos, prestar atención, para que esto no se naturalice”.

 

Tags



ESTA NOTA NO PERMITE COMENTARIOS

Notas relacionadas