Jueves 22 de Oct de 2020 | 20:29 |



Rescatan a once abuelos de un geriátrico

$datos[

Sus familiares denuncian que recibían malos tratos y mala alimentación. También aseguran que había falta de higiene y eran víctimas de malos tratos. Este viernes, se organizaron y se presentaron en 11 de Septiembre al 900, para retirar a los ancianos.

Se trata del Hogar “San Gabriel”, ubicado en 11 de Septiembre 906, donde había once abuelos.

Los familiares se presentaron dispuestos a llevarse a los ancianos y se produjeron cruces verbales y haya una familiar aseguró que sufrió una agresión física de parte de la hermana de la dueña, Florencia Leiva.

Si bien hubo una importante presencia policial en el lugar, ningún funcionario municipal del área específica se presentó en el geriátrico.


Los familiares retiraron a los abuelos y además, también colchones y pequeño mobiliario, que ellos mismos debieron proveerles en su momento.

Mailén Tolosa, nieta de uno de los residentes, relató que “nosotros sacamos a mi abuela hace dos días, una de las empleadas renunció por el maltrato de la dueña, que amenazaban e insultaban a las empleadas. Mi abuela me acaba de contar que la amenazaban antes de hablarnos. Cada vez que veníamos a verla por la ventana, la amenazaban y le decían que nos dijera que estaba bien”.

“La sacamos el martes y la llevamos a otro hogar. Le hicieron un control y estaba con presión alta, con diabetes altísima, nunca la controlaron acá, el médico Alfonso Ibáñez, firmaba los certificados de los abuelos con mentiras, nunca los controló”, aseguró la mujer.

También comentó que “el hogar no está habilitado, tiene un pedido de clausura y están esperando desde Fiscalía de La Plata que se apruebe, hace más de un mes y medio”.

Los familiares sacaron a los abuelos y los subieron a autos particulares, para llevárselos a otro geriátrico. “Están a medio vestir, muy asustados, nos gritaban que se sentían mal, que tenían miedo. Una empelada salió a agredirnos, golpeó a mi hermana y la lastimó”, sostuvo Mailén.

Una vez que se produjeron los primeros forcejeos, la policía se apostó en el lugar, para tratar de que la situación no pasara a mayores. “Nosotros solo queremos sacarlos de este infierno, nada más”, dijo la entrevistada.

“Mi abuela estuvo seis meses, hay abuelos que están hace más de un año o dos. Pero cada vez que llegaba el pedido de clausura, Florencia Leiva, la dueña, se cambiaba de lugar. Entonces nunca la encontraban. Ha tenido varios hogares en distintos puntos de la ciudad”, explicó.

“Esta mina tiene que parar y no puede volver a tocar un abuelo en su vida”, pidió.

Tolosa afirmó que “había once abuelos en total. Dos se sacaron ayer y el martes, ahora hay cuatro en autos y están sin medias, no nos quieren dar la ropa, no nos quieren dar los medicamentos, a mi abuela no le daban las pastillas. Tenía que hacer una quimio, para que el cáncer no vuelva y tampoco se la estaban dando”.

“Había cero higiene, los bañaban con detergente, los bañaban con agua fría. Es terrible lo que hicieron. Hace tres meses se le murió un abuelo porque se le pudrió el pie prácticamente. Hay otro abuelo que falleció hace meses, aparentemente por un golpe en la cabeza, el cual nunca se trató”, explicó la mujer, quien también dijo que los familiares empezaron a conocer estos macabros detalles, tras la renuncia de una empleada, que contó los maltratos a los familiares.

“Al otro día, empezamos a tomar cartas en el asunto, hicimos un grupo de whatsapp con todos los familiares, con fotos y videos que prueban lo que decimos”, afirmó.

“Había comida podrida, muchas veces las empleadas les compraban algo porque los abuelos no tenían para comer, cuando pagábamos 20

mil pesos por mes, para que lo

s cuiden y tengan una buena calidad de vida”, expresó luego.

Los ancianos fueron trasladados, mayoritariamente, al Hogar San Andrés.

“Ahora que está más tranquila, mi abuela me cuenta que le pegaban, que la amenazaban, que la insultaban todo el tiempo. Hay otra abuela que contó que también la maltrataban mucho, que no les daban de comer, que las bañaban con agua fría, no tenían higiene en el lugar, hay cucarachas en las alacenas, no tenían calefacción…”, enumeró Tolosa.

Los familiares esperaban una ambulancia para el control de los abuelos, que nunca llegó. Además, hasta el mediodía, ninguna autoridad municipal se aproximó al lugar.

 



Comentarios