Sábado 19 de Sept de 2020 | 14:35 |



Dale Cacheta, decime que es otra joda

$datos[

Estas letras son las que prometí garabatear en memoria de Cacheta Paz. Cumplir, cumplí. Pero no como quise, quedé corto y encima, de mi sesera, nada nuevo fluyó. Esta vez no hubo musas ni hadas que vinieran a rescatarme.

Los que me conocen saben cuánto me cuesta salir del shock que provoca la partida de un ser querido o con el que tuve trato. Por ende, también entienden todas las cargas que me aprietan el cuore y me agarrotan los dedos.

Así que, a los amigos leyentes les pido perdón. Salió lo que tenía dentro. Nada más y nada menos que eso.

Cuando el viernes 4 de septiembre de este nefasto dos mil veinte, a las 23 horas, leí en el muro de Facebook de Gustavo Leanes (presidente de Unión y Progreso) que habías partido a respirar aire a otro sitio puse la carita virtual de triste, pero en realidad Cacheta, esperaba que fuera otro de tus chistes.


Pero pasaron los minutos, las horas y los días, y como no asomas el hocico te vuelvo a retar Cacheta. Dale che, decime que es una joda. Ya está, ya conté hasta mil ¿Cúando vas a salir y decir piedra libre para todos mis compas?

Dale Cache, no te escondas más, si encima se escucha tu carcajada, lo lamento amigo, eso te va a deschavar siempre.

En definitiva, con eso me voy a quedar for ever, con tu risa, pero así, ahora, en presente.

Como también tengo en mí ese abrazo demoledor y rompe huesos que les dabas a tus amigos. Y como no soy el único que ha expresado que eras leal a los tuyos y a tus elegidas amistades es que me quedo tranquilo, porque me ahorra de ahondar en esos detalles.

Pero dale Cacheta, salí che, dejate de jorobar, mirá que cuento ¡Ehhh...! 

Ah. Ok. Listo. ¿Te acordás cuando en Chávez, mientras yo relataba a Ferro para Radio Tandil, vos y el Paisano Ferreras me afanaron los sandwichs de miga y la gaseosa que nos daban a los trabajadores de Prensa? Si, claro, reite nomas, hacete el otario. Ambos me los deben che. 

Vamos Cacheta, vení, dale che. Ayudame en esta. ¿Te acordás?  cuando los directivos "Pinochos" que fraguaron las elecciones del 2005/6 no quisieron poner un mango para la merienda de los jugadores en la vuelta de ese partido de torneo Argentino, y entre los players y nosotros juntamos algo de guita y vos, que sos más cara dura, conseguiste que la vieja nos hiciera un descuento sideral, creyendo pobre señora, que nos habían afanado...jajajaja, dale, dejate de joder y vení, contala vos, yo pago la cerveza.

Ahora parlotearles del día que tuvimos que empujar tu Taunus desde el Damaso Latasa hasta la estación de servicio de Rodríguez y del Valle porque te quedaste sin nafta, pero no omitas detalles, decí que fue con el baúl lleno de bolsones de la utilería (de la que estabas a cargo). Dale guacho contá que me hacías chistes y yo no tenía fuerzas para seguir, dale, contales a todos que ese día casi me sacás una hernia de tantos alborozos, nunca reí tanto, a tal punto de acalambrarse mi estómago.

Encima, el que te tenía que garpar se fue en remis y nos pasó como de parados y se nos cagó de risa en la cara, yo lo quería matar y vos me dijiste: ¡Tranquilo, que a este, el curro se le termina pronto! y fue así, esos tipos van a quedar en la historia por haber sido quienes la Justicia sacó del club con una Intervención.

Che Cacheta, no seas así, dale que ya llegaron los pibes y las pibas para las clases de boxeo. Dale que la muchachada de primera división entró al vestuario y están esperando tus masajes con aceite verde.

Dale Cacheta, contales a todos de ese día que te agarraste a las piñas con el "Caballo" Iñarra (árbitro) en el debut del Senior de Ferro que dirigía el "Muela" en 2006, encima cuando terminó el partido se fueron los dos abrazados a tomar un vino a la sede de Colón y Arana. Yo estaba atónito, creí que terminado el pleito se iban a matar en el vestuario (entonces me adelanté para parar la masacre) y vos a las carcajadas me miraste como diciendo ¿Qué te pasa?.

Vamos Cacheta, asomate gordo, dale que tenemos que grabar para las voces históricas de Ferro, para la entrevista radial y para que me hables como siempre de tus hijos, nietos y familia y yo tenga que darte pañuelitos descartables para que te seques la baba.

Dale Cacheta, no te rías que tengo algo más para agradecer. ¿Te acordás de ese 12 de abril de 2009? yo ya estaba instalado en mi exilio marplatense por la lesión en la espalda. Igual venía todos los meses por cuestiones personales y ese día, que fue mi primer viaje solo, todavía usaba muletas y te ofreciste a llevarme a todos lados, fue la única vez que tuve chofer y cuando lo dije en voz alta te pusiste una gorrita y a cada rato espetabas: ¿Dónde va el señorito ahora? y la comicidad estruendosa hacía eco en el auto. Encima, como siempre, tirabas bobadas tras bobadas y yo me retorcía de risa y dolor, y vos aprovechabas con más chistes...encima, cuando me iba, me diste un sobre y me prohibiste abrirlo. Cuando llegué a la "Feliz" me encontré con un monto de dinero equivalente a un sueldo, sé que te lo agradecí mil veces y nunca quisiste aceptar la devolución y encima me pegabas una palmada a mano abierta, vos te sonreías como siempre, en esa yo no.

Bueno vieja (que es uno de tus dichos) te dejo por ahora, ando medio complicado ¿sabes? pero no importa, otro día lo charlamos. Y ya que no queres salir, aunque estoy escuchando tu delatora hilaridad, te abrazo en estas pocas letras y te digo, gracias por todo.

Posdata Braceliana: Perdón, pero necesito usar este espacio para abrazar a mi amigo Fernando Cortés que hace unos días también vio partir a uno de los mejores compinches que la vida le dio, el “Vasco” Miguel Ángel. Pero acá también hablemos en presente, porque todos sabemos que las almas generosas nunca mueren, siempre están en la mollera de quien los recuerda y este es uno de esos casos. Ojalá nadie se ofenda, es mi manera de devolver un poco de todo el afecto que estas personas me ofrendan a diario.   

Posdata Braceliana: Vaya en esta esquela mi abrazo a tu familia y seres queridos querido Cacheta. Es la única manera que tengo de hacerlo.  Renuevo Mi estrechamiento de miembros superiores en las cantidades necesarias. Y le pido a Dios por todos ustedes.   

Posdata Braceliana final: No me siento bien, es muy raro esto de despedir a alguien con la memoria llena de risotadas. Hasta luego Cacheta.  

Hugo Rodríguez.
Periodista.
hugorodriguezprensa@gmail.com

Tags

Comentarios

Notas relacionadas