Miércoles 23 de Sept de 2020 | 0:12 |



Lunghi: “La charla con Carlos Bianco no fue buena y no terminó bien”

$datos[

El Intendente ofreció este lunes una conferencia de prensa, tras anunciar que Tandil tendrá un criterio propio para evaluar la situación epidemiológica y reconoció que la novedad no fue bien recibida por la provincia. Esta semana, Tandil está en “Amarillo”, según el nuevo esquema.

Vía Zoom, Lunghi sostuvo que “no estamos abriendo nada nuevo y no vamos a dejar de controlar ni cuidar a ningún tandilense” y advirtió que “estamos en un momento duro y difícil, por el aumento de casos”.

Aseguró que el objetivo de esta modificación, es “planificar y regular” el sistema de fases dispuesto por la provincia de Buenos Aires, que este lunes ratificó que Tandil permanece en fase 4.

“Esto lo hemos hecho entre todos”, enfatizó el Intendente, quien recordó que del acuerdo del esquema de verde, amarillo y rojo, participaron los directores de los hospitales, el comité de epidemiología y más de 100 instituciones de la ciudad.


“Es algo consensuado, debatido, dialogado, para que funcione mejor nuestra ciudad, porque no vamos a salir de la pandemia si no salimos la sociedad con el Estado en su conjunto y si no trabajamos y consensuamos entre todos. Por eso establecimos algo así como un semáforo, con los colores verde, amarillo y rojo”, expresó.

En ese sentido, reiteró la situación epidemiológica que imperará en cada color.

“En el verde, se analizará la cantidad de camas de Terapia disponibles, cómo se encuentra la parte tecnológica de las camas, cómo se encuentran los médicos y las enfermeras, cuántas son las camas disponibles en los pisos o habitaciones de los tres establecimientos que tenemos y qué cantidad de Covid activo se encuentran en forma aislada. Con todo esto, decidimos el color verde”, detalló el Intendente.

Cuando el “semáforo” tenga este color, “trabajan todos los protocolos aprobados hasta el 21 de agosto, con la capacidad del 50 %”.

Y en ese punto, remarcó que la decisión queda en manos del Comité de Infectólogos, que evaluarán la totalidad de la situación y son los que dictaminarán si se baja a amarillo o rojo.

 

“En Amarillo, trabajan solo con la capacidad del 25 %, todos los rubros. Esto incluye a los bares, los restaurantes, las cervecerías, los gimnasios, las piletas, los clubes y los talleres culturales”, dijo Lunghi.

Y ante la posibilidad de volver a un color rojo, “al tener las camas de Terapia ocupadas, menos camas libres en los pisos, de verse cansancio en las enfermeras o los médicos, el comité podría disponer pasar a rojo. Ahí se cierra todo y se disminuyen los horarios de atención de las actividades esenciales”, que son las únicas que quedarían habilitadas.

Lunghi destacó que para esta decisión, cuenta con “el compromiso de todas las instituciones de cumplir esto, porque lo han firmado. Y si alguna se excede, vamos a ir a clausurar”.

Para el Intendente, “estábamos entrando en una anarquía, donde abrían sin permiso”, las actividades que se veían impedidas de hacerlo según la fase en que se encontraba la ciudad y aseguró que “esta es una forma de cuidarnos, de protegernos” y aseguró que “no queríamos hacer la vista gorda, como se está haciendo en otras ciudades, que muchas actividades abren si estar habilitadas”.

 

CRUCE CON EL GOBIERNO PROVINCIAL

 

“No estamos en contra de nada, ni por supuesto, de la provincia. Queremos tener reguladas las fases para tener paz social en Tandil, para que todos puedan tener un movimiento económico, pero también cuidando la salud”, señaló Lunghi, quien contó que este domingo, tras el zoom con representantes de instituciones, iba a hablar a la tarde con el Jefe de Gabinete, Carlos Bianco, pero esa charla se precipitó luego de las fuertes declaraciones de la Ministra de Gobierno, Teresa García.

“Podría haber esperado un poco”, dijo el Intendente sobre la postura de la funcionaria bonaerense, “aunque sea a leer el decreto oficial. Pero la ministra ya había contestado de manera muy enérgica y no tuve más remedio que llamarlo a (Carlos) Bianco. No fue una conversación muy afectuosa, hay cosas que se guardan cada uno, pero la charla no fue buena, no terminó bien. No hay problema, yo tengo paciencia y tengo tolerancia”, afirmó.

También comentó que hasta ahora ningún intendente de la región se comunicó con él para conocer más detalles del nuevo sistema implementado en Tandil.

“ESTAMOS EN COLOR AMARILLO”

A su turno, el Dr. Matías Tringler, Vicepresidente del SISP, ratificó que “en el comité hubo consenso y estamos de acuerdo en tener una mirada local de la situación y no ser  solo evaluados desde provincia”.

Allí, confirmó que desde esta semana, “el Municipio está en color amarillo”.

“Esto implica una baja en las actividades, en cuanto a la proporción de gente. Se irá haciendo una evaluación semanal y si se requiere algún cambio, el comité puede reunirse y dar el dictamen día a día”.

Tags

Comentarios

Notas relacionadas