Viernes 18 de Sept de 2020 | 5:44 |



Marini dijo preferir “un millón de enemigos y no haber sido tonto dejado liberado todo”

$datos[

El intendente de Benito Juárez, Julio Marini, expuso ante los micrófonos de ABCHoy Radio (89.1 FM) cómo se encuentra la situación epidemiológica del distrito que encabeza. Sobre los controles de ingreso a la ciudad sostuvo que "hay gente que desestima esta situación, se enojan con los que están en los controles, con los intendentes. Y nosotros estamos cuidando toda un población. No es un capricho”.

Tras unos primeros meses de cuarentena en los que comenzó a tener movimiento debido a la inexistencia de casos y fue reflejado en las pantallas de medios nacionales, Benito Juárez atravesó por casos positivos aislados como por ejemplo la de un vecino que se realizó una cirugía en Buenos Aires y volvió infectado y contagió a su entorno familiar.

"Después pasamos a estar más tranquilos , pero este virus es muy agresivo y hoy tenemos 6 casos positivos, 112 descartados y más de 200 personas en aislamiento", indicó el Intendente.

Destacó el trabajo que están haciendo los profesionales y la Secretaría de Salud, que están "permanentemente buscando a los contactos estrechos y mandándolos a aislamiento. Se dividieron en grupos para llamar todos los días a los vecinos para ver si tienen síntomas".


"Estamos muy preocupados pero organizados", afirmó a la vez que informó que la preocupación radica en que una de las contagiadas es una trabajadora de salud de Barker y que tienen a un médico y algunas enfermeras y mucamas en aislamiento preventivo tanto en la pequeña localidad como el Juárez mismo.

Luego señaló que "nuestro Hospital es chiquito pero está muy bien equipado. Hemos tenido mucha colaboración de la Cooperadora del Hospital que trabaja incansablemente y parte hemos invertido nosotros".

Antes de la pandemia, el distrito poseía 4 respiradores y ahora cuenta con 12, "pero tampoco podemos decir que estamos preparados para cualquier cosa. Llegan a infectarse más vecinos y alcanza solo para 12. Y eso es lo que estoy diciendo por los medios de Juárez: cuidémonos, porque cuando se ocupen los 12 respiradores -que Dios ha de querer que no pase eso- ¿qué vamos a hacer con el resto de los pacientes?”, se preguntó.

Cuando se le comunicó que durante una entrevista con la misma radio, su par de Olavarría dijo que “las reuniones sociales siguen estando y es el principal problema”, Marini expresó: "A mí me pasa exactamente lo mismo. Dos por tres tenemos que salir a decir que por favor suspendan fiestas o asados. Y se los hacemos suspender. La policía ya no sabe qué hacer. Está para controlar las dos entradas que tenemos en Juárez, está para controlar si alguien roba y tiene que estar mirándolos para que no vayan a infectarse un grupo de personas".

En cuanto a cómo se manejan con el ingreso a la ciudad, el Jefe comunal expuso que "los proveedores pueden ingresar, si vienen en cadena de frío entran a descargar, pero lo que no es cadena de frío tiene que descargar en el control de entrada. Y toda persona que quiere ingresar, tiene que tener permiso de circulación y tiene que justificara a qué viene".

En tanto, ejemplificando con casos como los de alguien que tuvo una pérdida de un ser querido o un trámite en escribanía o registro automotor, describió que "un móvil policial lo acompaña hasta el lugar, hace el trámite y tener que volver a salir de la ciudad”.

“Es impresionante lo que uno descubre con esta pandemia. La verdad es que no me imaginaba que había tanta gente que ingresaba desde afuera a Benito Juárez ni que había, por ejemplo, tanta gente viviendo en Tandil y que trabajaban en Juárez. Hemos hablado con los bancos y las empresas. Tiene un protocolo y confío que lo están cumpliendo tanto el vecino como las empresas. No podemos cerrar definitivamente todo”, resaltó.

Además, agregó que “por supuesto, como todo en la vida, algunos mentirosos hay. Te viajan de Juárez a Tandil y te dicen que viene de Barker, por ejemplo. Es una cosa de locos. La gente tiene que colaborar. No se imagina la gente la potencia que tiene este virus. Hay gente que desestima esta situación, se enojan con los que están en los controles, con los intendentes. Y nosotros estamos cuidando toda un población. No es un capricho”.

A continuación, alterando la frase más conocida que hizo popular el cantante brasileño Roberto Carlos, afirmó que el día de mañana tendrán “un millón de enemigos o de gente enojada, pero yo prefiero que se enojen por esta situación en la que los estamos cuidando y no por haber sido tonto y haber dejado liberado todo”.

Por último, pidió a la audiencia "que se cuiden, que no desestimen el tema. Estamos pasando un momento muy difícil pero, como todo en la vida, va a pasar".

 

Escuchá la nota completa

 

Tags

Comentarios

Notas relacionadas