Martes 27 de Oct de 2020 | 11:38 |



Con Manes y Sigmund Freud, junto al coronavirus, verdaderamente entramos al Siglo XXI

En una nota de opinión dirigida a nuestra redacción el psicólogo Ángel Orbea hace referencia a la situación generada a partir de una afirmación realizada por el neurocientífico Facundo Manes relacionada con la depresión de los niños en tiempos de cuarentena.

Por Angel Orbea

“El neurocientifico Facundo Manes después de aclamar por todos los medios una proliferación de casos de depresión en niños producto de la cuarentena recibió un durísimo revés. Fue refutado con sólidos argumentos por conocidos especialistas e instituciones de la infancia. Aun así, debo decir que entre los niños que atiendo constato ya desde hace tiempo, y antes de la pandemia, lo que el psicoanalista francés Eric Laurent llamo “cansancio de si””.

“Con este término los psicoanalistas damos cuenta de una matriz de afectos como el aburrimiento, la expectación, el hastío, y las angustias, que se desregulan como producto de múltiples presiones, llevando a las personas a no querer saber nada del presente y del futuro, y a sumirse en un estado insomnio o hipersomnia sin días y noches, con una falta absoluta de expectativas, y una reconcentración de sensaciones corporales producto de la continencia sexual”.


“Si bien lo anterior se da con adultos, en la mayoría de los casos, el cansancio de si de los niños es producto de una interacción con sus padres y educadores que les exigen “actividades y tareas” desde que se despiertan hasta que se duermen. La manifestación más sintomática de esta situación es la del llamado “niño amo”, que se da cuando el niño, frente a la impotencia de sus padres, toma sobre si prácticamente la mayoría de las decisiones de su casa, expresándose en forma tiránica e injuriante con sus progenitores”.

“Nada de lo anteriormente descripto aproxima al niño a la depresión prescripta por Manes. Así vemos que este conocido doctor una vez más con ciencia produce ignorancia, por cuanto sus investigaciones sobre el tema Salud Mental en cuarentena las hace como si fueran investigaciones de marketing, ya que se basa en la aplicación de cuestionarios de puntuación, donde la persona es reducida a la posición de cosa, y en la que las pocas palabras requeridas se dirimen en tres rubros: leve, moderado y severo. Luego los resultados de esta metodología cuantitativa son presentados a la opinión pública como un diagnostico conclusivo, sumándole una serie de apreciaciones y opiniones personales del doctor, donde todo queda reducido a una única causalidad, el cerebro y sus circuitos”.

“Pero ahora con la cuarentena parece que el cerebro le está quedando algo ajustado a Manes, y se lanza a hacer disquisiciones frente a las cámaras de Nelson Castro sobre “investigaciones psicológicas”, y “estudios sobre la cuarentena como tragedia”. Desde estos espacios supuestamente científicos, después del denostado diagnóstico de depresión en niños, Manes redobla la apuesta por un futuro mejor, y cuestionario en mano va por los adultos, a los que una vez más considera como cosas, prediciendo para con los mayores un refritado de términos de los manuales DSM, muchos de los cuales ya están siendo descartados por los más calificados especialistas del mundo”.

“Partiendo de un término absolutamente basado en la intuición como el de “bienestar mental”, al Doctor Manes la cuarentena lo está llevando a la más pura charlatanería. Quizás su nueva y desprolija barda sea el mejor testimonio de sus preocupaciones, y de la vía casi perversa que está tomando para con la comunidad, por cuanto una vez más, respetando la cuarentena, se propone un trato de las personas como si fueran cosas”.

“Como psicoanalista en la orientación lacaniana, estoy inmerso en la cuarentena sabiendo que la aparición del corona es del orden de la más absoluta contingencia, y que nadie, ningún gobierno, ni ningún saber está preparado para tal evento de característica globalizadas, que además introduce en la política y el gobierno e las personas una variable que está más allá de todo lo que se puede decir, la muerte”.

“A 100 años de uno de los trabajos más impactantes de Sigmund Freud “Más allá del principio de placer”, como un relevo de aquel texto, el mundo hoy también tendrá su oportunidad de arreglárselas de otra forma de como todo ha sido hasta hoy. Lejos de cualquier diagnóstico, considero que desde la aparición de COVID19, comenzamos a entrar verdaderamente en el siglo XXI”.

Tags



Comentarios

Notas relacionadas