Martes 22 de Sept de 2020 | 20:25 |

Viviendas ROCA Tandil - ACCEDER A TU PROPIA CASA - CONSULTANOS - Tel 249 - 452 0191 | 249 469 3293



Minimalismo: del ser y no del parecer

INTERIORISMO $datos[

Los estilos decorativos se desarrollan y establecen con la cultura de cada época. Con el tiempo van mutando, incorporando tendencias, nuevos materiales y se despegan un poco de su aspecto original.

Por Ana Cernelli

El minimalismo, que esboza sus primeras formas en los años sesenta, en principio en referencia a la expresión artística, toma gran protagonismo en los ’80 y se ha mantenido desde entonces con variaciones propias de cada década.

Las representaciones originales y más puras de este estilo poseen ciertos rasgos fundamentales: volúmenes geométricos puros, líneas rectas, poco mobiliario, nada a la vista, superficies lisas, pulidas y con brillo, materiales naturales.


Color blanco predominante en combinación con beige, negro, algún gris. Un aspecto limpio, impecable, tanto que parece que nadie habita en ese lugar.

Para lograr esta estética se requieren materiales como el vidrio, el metal pulido, los muebles laqueados, los porcelanatos alto brillo o el microcemento, el acero, grandes ventanales que permitan el libre acceso de la luz, una iluminación artificial importante, empotrada y bien distribuida. 

Si bien algunas personas siguen eligiendo esas premisas, el diseño y la decoración minimalista de hoy se ha convertido en algo más cercano.

Mantiene los fundamentos que le dieron vida: el protagonismo de lo simple, la importancia del espacio (vacío), el uso de los materiales claramente reconocibles o desnudos, lo que permite que tus sentidos se conecten directamente con su verdad y sean percibidos de manera única.

La ausencia de cosas innecesarias y un sitio fijo de guardado fuera de la vista, te da el beneficio de la rapidez a la hora de acomodar o limpiar el lugar y no distrae tu atención.

¿Te inclinás por este estilo? Quizás puedas reconocer algunos rasgos con los que te sientas identificado/a.

Hay dos tendencias principales a las cuales ha evolucionado: una más sobria, que mantiene la tersura de las superficies, pero disminuye la intensidad del brillo. Las maderas laqueadas son satinadas o mate, en muebles menos rígidos en cuanto aceptan curvas en su forma.

Los colores continúan neutros, sobre todo en la paleta de blancos, grises y negro, aunque el espacio podría sorprender, por ejemplo, con una butaca de algún color pleno y que destaque.

Las maderas claras y lisas también encuentran su lugar, aplicada en revestimientos o mobiliario.

Cuando se trata de mesas de comedor, suelen estar acompañadas de sillas del mismo material o, en su defecto, del mismo color o acabado, siempre de líneas simples.

La monocromía, es decir la utilización de un color en distintas intensidades de la misma gama, es un recurso si querés mantener el ambiente nítido. Contrastar tipos de textura, como alguna alfombra de pelo corto, o una manta, con otro material liso aporta interés.

Los objetos de uso cotidiano, con color, son cuidadosamente guardados para que no interrumpan esa calma visual propia del estilo.

El lugar destinado a almacenaje es elegante, discreto, aunque puede ocupar una pared entera, en general sin tiradores. Cuando se trata de estanterías: pocos objetos, cuanto más de diseño, más apreciados.

La otra tendencia incorpora algunas características y crea un minimalismo más cálido. Veamos.

Las formas curvas tienen más presencia, suavizando un entorno rectilíneo.

Las texturas se incorporan en más variedad, siempre dentro de un mismo color. Los laqueados, más bien mate o satinados.

Las cortinas que antes podían ser inexistentes, de bandas verticales o roller, pueden ser de tela sin trama, con caída recta, sin descansar en el suelo.

La madera, puede ser protagonista. Un mueble simple pero llamativo por su volumen, por sus vetas, por su diseño puede integrarse en armonía.

La naturaleza aparece en colores tierra, verdes, ocres, como así también alguna forma más orgánica, siempre con moderación. Son como esas joyas que dan el toque final o de buen gusto.

Algún objeto decorativo es bienvenido, pero siempre con algún significado, sin resultar discordante en cuanto a líneas o color con el resto del escenario.

Ambas variantes, son una expresión de lujo en cierta medida: el espacio vacío es un lujo; los materiales nobles y bien tratados, también. Los objetos únicos o de diseño, pueden ser menos accesibles. Pero tienen la ventaja de ser perdurables en el tiempo y en la moda.

Tu casa en este estilo se volverá más práctica y menos distrayente a la hora de hacer foco en tus actividades de interés. Cada mueble y cada objeto resultarán útiles a tu propósito.

Quizás te sientas más liviano/a descubriendo en tu espacio, un bienestar que ignorabas. Ser minimalista, nace de una necesidad de ser más espontáneo/a aunque sofisticado/a, directo/a, y de vivir en mayor equilibrio entre consumo y bienestar.

¿Vos, estás listo/a?

Hacer realidad tu estilo es posible. Acompañarte a conseguirlo es mi trabajo. Consultame sin compromiso por alguno de los medios detallados debajo.

CONTACTO

 ana.cernelli.deco
 Ana Lía Cernelli
 2494 634131

Viviendas ROCA Tandil - ACCEDER A TU PROPIA CASA - CONSULTANOS - Tel 249 - 452 0191 | 249 469 3293

Comentarios