Viernes 23 de Oct de 2020 | 0:28 |



Catalina Landivar

ENTREVISTA $datos[

Es una de las mujeres más importantes del teatro en nuestra ciudad, y trabaja incansablemente también en otras tierras. La cuarentena le jugó a favor y la conectó con el mundo on line amable y gustosamente; por eso ahora abrió un seminario de dramaturgia imperdibe. ¿Querés aprender? Que sea de su mano.

Por Florencia Lauga

NOTA
NOMBRE COMPLETO:
Catalina Landivar
EDAD: 33 años
PROFESIÓN/ VOCACIÓN/ TAREA: Escritora, actriz, coordinadora y directora de teatro.

¿Qué tan amable es tu vínculo con las letras? ¿Siempre te resulta placentero y fluido escribir? ¿De dónde viene ese impulso?
La conexión que tengo con las palabras va mutando con el tiempo y crece mientras vivo. La escritura apareció en mí desde chica, como le debe pasar a la mayoría de las personas que se interesan por las palabras. Escribir puede ser agua que corre o pantano profundo.  A veces, me da goce, lo hago rápido, fluído y otras el camino puede costar más y volverse penoso.

A la escritura la siento cercana al cuerpo y a la naturaleza, así que requiere de gran decisión y compromiso. Hay que trabajar duro para trepar, para correr, para amar, para parir.

Quienes escribimos estamos siempre desdobladas, encontrando recortes, sabiendo que cada cosa que sucede o que se experimenta no es solo una experiencia, tiene una posibilidad de traducirse, distorsionarse y mejorarse mediante la palabra poética.

Escribir es, tal vez, una travesía eterna y el impulso por hacerlo nace de muchos lugares a la vez. Encuentro cosas que merecen ser escritas que salen de las entrañas, otras están en los pensamientos, en el repaso de lo vivido, en lo puramente imaginado, en los deseos, en los dolores, en descifrar cosas, en las personas que caminan,  en los amores, en los recuerdos, en los olores. Cuando escribo despierto mi mundo sensible y sensorial y lo pongo en movimiento.

Gran parte de tu formación tiene que ver con la interpretación. ¿Actuar y escribir van de la mano en tu mundo? Te entusiasma ponerle cuerpo a tu propia creación verbal?

La escena y mi vida cotidiana siempre estuvieron ligadas. En nuestra casa el  arte siempre fue importante, la fe estaba puesta en las posibilidades del teatro, en mi mamá dando clase, apasionada, así que mi primer acercamiento al teatro fue siendo una nena que actuaba y disfrutaba. Al mismo tiempo empecé a escribir cuentos, diarios, y cuando fuí estudiante de universidad llegó la dramaturgia y quise seguir buceando.

La  escritura es cuerpo y también escena para mí.  Y transito ambas formas de expresión. Siento la necesidad de escribir para profundizar y la de actuar para expandir.

Pero si pienso en ponerle el cuerpo hoy a mi escritura creo que tiene que ver con mostrar más lo que escribo. Poder exponerlo, exponerme.  Soy mucho más pudorosa de lo que debería y no comparto casi nada.  Claro que estoy desarrollando proyectos que llevan más tiempo,  pero tal vez podría animarme a mostrar los procesos. Materializar los caminos. Siento que esa es la exposición escénica que debería hacer con mi escritura.

Hoy no estoy cerca solo del teatro, me acerco a la poesía, al cine, me interesa más la música,  la percusión. Estoy aprendiendo, trabajo con personas interesantes que permiten que me anime a integrar mis formas de mirar.

En el momento que le das curso a una producción propia de texto, ¿Hay búsqueda de dejar un mensaje? ¿Y análisis de aspectos de la experiencia de vida humana? ¿Te interesa contarnos algo que vos considerás un aporte?

Me interesa mi vida y lo que pasa en la vida de los demás. Observo recortes y amplío o condenso y trabajo para singularizar. Escribir es encontrar detalles, escuchar músicas, registrar cuerpos particulares. Mi imaginación se mueve viendo lugares, escuchando personas, calmando mis pensamientos. Así que sí: observo la experiencia humana y cuando escribo, la moldeo, la hago materia: agrego un poco más de color, más tierra, más silencio, más deseo entre dos cuerpos. Juego, exploro imágenes, pruebo cosas. 

Mientras voy formando parte de procesos creativos aprendo a crear mundos que no existen, a hacer ficción, a construir lo que, de alguna manera, todavía no es.  Igualmente, a lo que más le dedico tiempo hoy es al registro de mi propia experiencia. Escribo desde mi cuerpo, mis restos, mis flujos, sobre lo que vivo y sobre cómo lo percibo, sobre lo que me emociona, lo que perdí; acerca de mis vínculos, de los espacios que habito y de las cosas que me hacen llorar.

Con respecto a  los mensajes dependen del objetivo del texto. De cuál es su dirección, su trayecto. Hay textos que son punzantes, otros más sensibles, algunos hablan de sangre y otros de árboles mágicos. Cada mundo tiene su palabra. Cada texto tiene una música, una violencia particular. Creo que un escrito con musicalidad propia, con sangre, siempre va a tener un mensaje; aunque no se vea a simple vista.

¿Cómo ves los procesos artísticos en la ciudad? ¿Qué te interesaría que se transforme?

Tandil es una ciudad absolutamente creativa. No puedo hablar de todas las disciplinas, pero sí de  que conozco personas valiosas en el ambiente teatral, musical, de danza, de las artes plásticas. Tandil se está plagando de personas que vienen y se quedan y otras que vuelven después de haberse ido. Hay movimiento, miradas nuevas, renovadas,  aires frescos. 

A mis ojos, la ciudad posee una piedra caliente que me expulsa cada tanto y un imán  en la tierra que me hace querer volver.

Deseo que después de este tiempo, lleguen momentos de integrar saberes, de fusionar lenguajes y generar cruzamientos.  La ciudad está repleta de artistas independientes que crean, que proponen, que arriesgan, que componen, que construyen lazos: comprometidos, luchando, resistiendo este momento cruel  que expone lo desprotegidos que estamos las personas que nos dedicamos al arte.

Sabemos que a través de la pandemia encontraste un lugar de ofrecimiento desde tu propio ser en búsqueda de compartir conocimiento y estimular y formar a otras personas bajo la modalidad on line. Por favor, contanos brevemente lo que hiciste, y los talleres / encuentros que se vienen!

La cuarentena pausó proceso de ensayos con Proyecto Mondo- el grupo que integro junto a Clara Giorgetti, Marita Vallazza, Gastón Dubini y Winny Ferraro-  y se suspendieron clases que iba a coordinar. Aunque al comienzo a las personas nos resultó fuerte adaptarnos  a la virtualidad, algunos espacios pudieron reinventarse. En abril comenzó el primer grupo de TODO ES MUNDO, un laboratorio de escritura que coordino y que tiene como objetivo acompañar procesos creativos, abrir puertas para que los participantes indaguen en la escritura personal y colectiva y activen su mundo sensible. A su vez con Proyecto Mondo seguimos produciendo, improvisando por Zoom, encontrando formas de adaptar las funciones  y creando materiales para lo que viene.

OBRÁ- Zona de creación dramatúrgica

Ahora estamos a punto de comenzar OBRÁ, un seminario de dramaturgia online que creamos  con Pehuén Gutiérrez/ dramaturgo radicado en Buenos Aires/ que consta de ocho encuentros virtuales y será un espacio muy interesante para explorar la escritura para la escena.

OBRÁ está dirigido a todas las personas que deseen indagar, ejercitar la escritura teatral y desplegar sus posibilidades infinitas.

El seminario tiene como objetivo que cada participante desarrolle un texto personal, reconozca herramientas de construcción dramatúrgica y transite un proceso creativo junto a otrxs. Será una zona de exploración que se apoyará en contenido literario y audiovisual para nutrir los materiales en proceso. 

Para recibir más información e inscribirse, pueden enviar un mail a obradramaturgia@gmail.com o a landivarcata@gmail.com

Siento que vehiculizar este tiempo mediante la escritura es necesario. El cuerpo pide crear y es un buen momento para generar grupo,  atravesar el bosque y lanzarse.

CONTACTO

FB:
Catalina Landivar/ Pehuén Gutiérrez

FB: Proyecto Mondo




Comentarios