Sábado 15 de Agosto de 2020 | 16:20 |

Viviendas ROCA Tandil - ACCEDER A TU PROPIA CASA - CONSULTANOS - Tel 249 - 452 0191 | 249 469 3293



Cómo elegir el sofá perfecto

INTERIORISMO

Una pieza de gran volumen y bastante costo como el sofá, tiene mucha incidencia en el diseño y la funcionalidad del living, por eso, no lo decidas a la ligera.

Por Ana Cernelli

 Antes de ir en su búsqueda es necesario medir el espacio disponible, descontando el lugar necesario para circular sin toparte con él, abrir una ventana o alejarlo de un calefactor, etc.  

A partir de aquí, ya podrás saber si buscar un sillón de 1,60 m, 1,80 m o más. Si queda bien uno en L o uno con chaise longue. Podrías esquematizar la superficie que ocupará, pegando cintas en el suelo o dibujarlo con tiza para ir formándote una idea de su presencia.


Su función primordial es contribuir al relax y brindar asiento en una reunión, pero también vestir el living, por lo tanto, hay que considerar dos aspectos: el funcional, referido a sus características de fabricación y diseño y el decorativo que, dentro de un estilo transmite personalidad al ambiente y sensaciones a los usuarios.

Un sofá diseñado para durar muchos años en buenas condiciones tiene una estructura de madera dura, sin nudos, o de metal (son los más caros y no tan habituales). Cuando las patas forman parte de ese esqueleto, mejor. 

El asiento de espuma, de una densidad D30 es adecuado para un uso normal; una mayor, brinda más firmeza y durabilidad.

Algunos modelos, tienen una capa viscoelástica sobre la gomaespuma (como la de algunos colchones y almohadas) que permiten recuperar la forma y bridan mucho confort.

Si el sostén del asiento es de cinchas o de muelles (o ambos combinados) también hace la diferencia en cuanto a comodidad (y precio).

El respaldo, siempre es más blando y el tipo de relleno varía, según se trate de almohadones o forme parte del cuerpo del sofá. Es muy conveniente que los almohadones puedan desenfundarse para su lavado si el tapizado es muy claro o si hay niños.

Existen telas con procesos antimanchas, pero debo decirte que no son anti-todo, más bien impiden que la suciedad penetre en el tejido y facilitan la limpieza.

Para comprobar su confort presta atención a tu cuerpo: si al sentarte tu cadera queda por debajo del nivel de tus rodillas será incómodo al momento de levantarte. Los pies, deben quedar apoyados en el suelo, al mismo tiempo que tu espalda lo hace en el respaldo sin que incomode la parte posterior de las rodillas. Si esto te pasa, deberás buscar algún asiento de menor profundidad.

El apoyabrazos ideal es el que queda a la altura del codo. Por diseño, hay algunos que los tienen al mismo nivel que el respaldo y otros que no poseen apoyabrazos, lo cual le resta comodidad pero suma superficie para acomodarse mejor en estos últimos.

Posiblemente no encuentres todas tus condiciones en un sofá por lo que deberás resignar lo que creas menos importante.

¿De tela, de cuero o de eco cuero?

Cuero o eco cuero: el primero tiene una presencia y distinción difícil de lograr con otro material, puede formar parte tanto de ambientes elegantes y sofisticados como de rústicos o de estilo industrial, dependiendo del modelo y color. Marcan estilo y nivel de inmediato.

 El de eco cuero, mucho más económico y amigable con el medio ambiente, encaja perfectamente en ambientes más modernos y es de fácil limpieza, aunque menor durabilidad. Ambos transmiten cierta rigidez y frialdad en invierno y resultan calurosos en verano.

Las telas son siempre más agradables al tacto y proporcionan mejor respuesta a la temperatura del cuerpo. Una tela estampada para ambientes más informales y relajados, puede funcionar bien en ambientes retro (estilo años ’60 o ’70), en los muy femeninos, en los campestres. Para otros estilos, mejor decidirse por un solo color y dar vida con almohadones o mantas.

Las telas texturadas tipo lonetas, jacquard, incluso arpilleras resistentes, son acordes a ambientes rústicos. Los colores neutros y más claros son aptos para estilos naturales.

Las telas como chenille y microfibras se adaptan a varios estilos, sobre todo los modernos y contemporáneos.

El terciopelo es muy llamativo, es delicado, suave al tacto y a la vista, es elegante y sofisticado. Si tu estilo no es ese, podrías incluirlo en algún puf o almohadón para dar un toque y darte el gusto.

Si tu deco es sobria o natural, elegí algún tono tierra, visón o beige, para que armonice.

El lino, en crudos y grises, está de plena actualidad. Si no tiene en su composición alguna fibra sintética es muy agradable pero menos duradero.

Las fundas de este material también están de moda y pueden renovar el aspecto de tu sofá.

Es una pieza que no vas a cambiar cada temporada, por lo tanto, conviene que te tomes el tiempo de recorrer varios lugares y probarlo. En el mercado podrás encontrar algún mueble de este tipo que reúna todas las condiciones que buscás, si no, tendrás que ver en tu lista de prioridades, cual va marcando tu elección.

Podés dejarme tu consulta o enviármela a los medios disponibles aquí debajo. Trataré de responderte pronto para ayudarte en el proyecto en el que te encuentres. ¡Hasta la próxima semana!

CONTACTO

 ana.cernelli.deco
 Ana Lía Cernelli
 2494 634131

Viviendas ROCA Tandil - ACCEDER A TU PROPIA CASA - CONSULTANOS - Tel 249 - 452 0191 | 249 469 3293

Comentarios