Viernes 14 de Agosto de 2020 | 10:22 |



"Se tiene que volver intolerable el concebir a las mujeres como una cosa que sirve para el placer del otro"

$datos[

Yanina Venier, una de las coordinadoras de la Mesa intersectorial contra la Violencia Familiar y de Género de Tandil dialogó con ABCHoy Radio (89.1 FM) acerca de las diferentes violencias que sufren mujeres y disidencias y el cambio cultural que aún falta para llevar adelante una sociedad más igualitaria. En cuanto a los femicidios, destacó que "todavía nos cuesta ver cómo llegamos antes de que sucedan estas situaciones. En la crianza, en la formación de estos estereotipos tan marcados de lo femenino y lo masculino, de la masculinidad referida al control, a la fuerza, al llevar adelante las relaciones amorosas, al decidir por sobre el cuerpo y la vida de las mujeres”.

El caso de femicidio del que fue víctima Julieta Del Pino, una joven santafesina en un pueblo de su provincia fue el disparador para realizar la entrevista con una de las caras visibles del movimiento feminista en nuestra ciudad.

Consultada sobre las estadísticas de femicidio que se van dando en los últimos tiempos, Venier afirmó que “siempre es importante ver que los números dan cuenta de estas situaciones extremas que son la pérdida de la vida, muchas veces en situaciones terribles”.

Opinó que es preocupante que esas cifras "no han sufrido un incremento pero se mantienen en una constante, a pesar de que desde el 2015 hay un movimiento que intenta visibilizar las distintas violencias marcadas por el género".


Esas violencias, "tienen distintas características hacia las mujeres y hacia las disidencias y que no sólo se dan en los vínculos de pareja o amorosos. Muchas de la situaciones vinculadas a femicidios están vinculadas a ex parejas en donde hubo un vínculo que se cortó -muchas veces por la propia situación de violencia- y que el varón, no aceptándolo o ante la pérdida del poder de definir sobre la pareja, toma estas decisiones extremas”.

De todos modos, resaltó que "hay múltiples situaciones de violencia que tienen un carácter más cotidiano, que tenemos que poder ver, aunque nos alarmen estas situaciones puntales tan graves”.

Dijo que siempre se encuentra un repudio generalizado ante los femicidios pero "lo que cuesta un poco todavía es ver cómo se llega a eso. Qué cosas hay que trabajar para evitar estas situaciones”.

"Todavía nos cuesta ver cómo llegamos antes de que sucedan estas situaciones. En la crianza, en la formación de estos estereotipos tan marcados de lo femenino y lo masculino, de la masculinidad referida al control, a la fuerza, al llevar adelante las relaciones amorosas, al decidir por sobre el cuerpo y la vida de las mujeres”, resaltó.

Agregó que también aún falta fortalecer las respuestas ante las situaciones de violencia, "como son los dispositivos para trabajar con esas masculinidades. Esos dispositivos todavía no están fortalecidos casi en ningún lugar del país”.

"Los números de los travestisidios también tienen que dar cuenta de la violencia de género, de cómo los cuerpos feminizados sufren violencia por el sólo hecho de ser quienes somos”, puntualizó.

Además de la cantidad de femicidios y travesticidios, en lo que hay que poner atención es en la violencia normalizada "en nuestros propios vínculos cotidianos, que muchas veces no se ve, y que no sólo nos lleva al femicidio sino a vivir vidas marcadas por la violencia y que también dejan huellas muy graves en quienes la sufren. Y en quienes la sufren de manera colateral, que muchas veces son hijas, hijos, familiares, amigos, amigas, que no saben cómo ayudar a evitarla”.

Venier sostuvo que “es necesario dejar de cargar las tintas y las responsabilidades sobre los individuos, sobre las individualidades. Todo este movimiento de cambio, es un movimiento de cambio cultural que está problematizando mucho más allá que los vínculos de pareja. En términos más generales o ideológicos, lo que intentan visibilizar la perspectiva de derechos humanos y de género son los sistemas de opresión que tiene que ver con muchos aspectos: la clase, la cuestión del migrante, el ser travesti, trans. Hay una serie de relaciones sociales que se cruzan y muchas veces empeoran la situación de quien está sufriendo violencia. Pero ver esto, notarlo, no naturalizarlo, lleva a un procesos social que no está dado”.

“Es, si se quiere, un movimiento contracultural que viene a decir que hay sujetos históricamente invisibilizados y puestos en un lugar de desigualdad que es, en cierto modo, funcional a esta sociedad en la que vivimos”, expresó.

Por ello, hizo hincapié en que "se tiene que volver intolerable el concebir a las mujeres como un producto, una cosa, que sirve para el placer del otro. Cuando eso se vuelva intolerable, va a ser posible empezar a generar un cambio cultural que disminuya estos números que se mantienen constantes a pesar de tantos años de lucha".

Por otro lado, hizo notar que "hace falta fortalecer los dispositivos institucionales, y eso demanda recursos" y al respecto recordó que "desde 2015 en adelante no hubo presupuesto para políticas vinculadas a violencia de género. El presupuesto nacional y particularmente en la provincia de Buenos Aires, fue casi nulo”.

 

Escuchá la nota completa

 

Tags

Viviendas ROCA Tandil - ACCEDER A TU PROPIA CASA - CONSULTANOS - Tel 249 - 452 0191 | 249 469 3293

Comentarios

Notas relacionadas