Martes 4 de Agosto de 2020 | 11:41 |



Los niños y la tecnología: infancias virtualizadas

$datos[

Nuestros hijos están naciendo en una épocacompletamente dominada por la tecnología y, salvo pocas excepciones, todos tenemos algún dispositivo en casa.

Por Mamá pulpo

Ya sea para trabajar, para pagar cuentas, ver el estado del clima o leer libros, hoy por hoy, utilizamos pantallas: celulares, tablets, computadoras, smarttvs, entre otras; estamos rodeados, no podemos negarlo.

Muchas familiasven este avance tecnológico como una ayuda para que sus hijos e hijas crezcan y se desarrollen. Se sorprenden, alegran y hasta emocionan cuando observan que sus hijos manipulan elcelular mejor que ellos mismos, sacan fotos o reconocen el ícono de YouTube.Pero la realidad es que mientras uno mira absorto esa "capacidad innata", en otra parte de su cerebro hay otro aprendizaje que no está sucediendo: la inmediatez y variedad que la tecnología ofrecea los niños que la consumenlos convierte en pequeños que nopueden esperar, no saben qué hacer con el aburrimiento (que es necesario también), sienten que pierden el control, se frustran rápidamente y adquieren dependencia hacia dichos dispositivos.


Muchas familias incluyen a estos aparatos dentro de los primeros juguetes, pero en verdadni los niños ni las niñas (menos aún los bebés) necesitan ningún dispositivo electrónico;frente a estos, los pequeños dejan de moverse y dejan de hablar: corren riesgo de padecer obesidad infantil y problemas posturales, déficit de atención, alteraciones en el habla, depresión infantil, problemas de conducta, etc.

Si bien no pueden mantenerse aislados de esta vorágine tecnológica a la que los adultos nos sumergimos diariamente, sí podemos tomar decisiones para cuidarlos.

Es importante que, si decidimos hacer uso de ella, podamos utilizarla como herramienta positiva, entender quesirve“para” pero que no debería llenar vacíos, ni ocupar otros espacios. Reflexionar y enseñar a consumirla de mejor manera hará que podamos aprovecharla beneficiosamente.

El adulto debe acompañar activamente el uso de cualquier dispositivo. Los niños nunca deben estar solos.La persona a cargo debe organizar y supervisar el uso, limitar el tiempo fijando el momento de inicio y de final, y escogiendo el contenido (a medida que vayan creciendo se puede trabajar la regulación y el autocontrol). Pueden leer cuentos, ver videos interactivos, escuchar música, armar rompecabezas, aprender otro idioma, por poner algunos ejemplos.

A pesar de hacer uso de la tecnología, se debe motivar a los pequeños a disfrutar del aire libre (sé que no es el mejor momento para hacerlo porque en muchas ciudades no se puede salir ni siquiera a dar una vuelta manzana y no todas las familias pueden acceder a un jardín o patio, pero dentro de cada realidad, ofrecer la posibilidad).

Seamos conscientes de que somos modelos para ellos y que de ese ejemplo aprenden: si nos ven haciendo un uso normal y, además, disfrutando tiempo de calidad, será más sencillo que nos copien.

Ahora, respecto a qué usar y cuánto tiempo, dependerá de la edad, el desarrollo y los intereses que demuestren los pequeños. Lo que tiene que quedar claro es que la tecnología no es una niñera y no sustituye la interacción con otros.

No podemos obviar o negar los avances que surgen constantemente, tampoco es cuestión de desconectar a los niños del mundo al que se van a enfrentar en un par de años, pero sí−como padres y madres− tenemos la responsabilidad de reflexionar al respecto. Y cito al gran pediatra español Carlos González (donde dice tele, reemplacemos por el aparato que queramos): "Los padres ya pasamos muchas horas separados de nuestros hijos por el trabajo y por la escuela. Hemos de intentar que la tele no devore la mayor parte del tiempo que nos queda para estar con ellos".

Viviendas ROCA Tandil - ACCEDER A TU PROPIA CASA - CONSULTANOS - Tel 249 - 452 0191 | 249 469 3293

Comentarios