Sábado 4 de Julio de 2020 | 14:41 |



Hacia aquello que necesitas

REFLEXIONES $datos[

Caminamos en un mundo distinto al de hace unos meses, nos tocan nuevos desafíos que exigen lo mejor de cada uno sin dejar a nadie de lado.

Por Jesuán Balmaceda

Hace unos días estuve pensando qué escribir que no se haya escrito. La cuarentena nos regaló muchas publicaciones, imágenes y palabras que nos daban un panorama de lo que todos y cada uno estábamos viviendo. El inicio fue difícil para una gran mayoría, ya sea por el tiempo de encierro, por el lugar donde le toco estar o por las condiciones en las que tuvo que transitar ese primer mes. Hoy, después de más de 60 días, el aislamiento o la cuarentena, es otra cosa. ¿Podemos decirle así? Sí, pero también es cierto que estamos más cerca a aquello que algunos han llamado “nueva normalidad”.

¿Qué hacemos en esta nueva normalidad? Posiblemente ya aparecieron las responsabilidades laborales, ya te cansaste de tu lista de pendientes, y estas más acostumbrado/a a pasar tiempo en tu casa, o peor estas transitando una situación económica más difícil que hace unos meses. En estos días hay una palabra que ha sonado en varias conversaciones virtuales que he tenido… adaptarse. Este tiempo nos exige adaptarnos. Este tiempo te invita a adaptarte para sacar mayor beneficio a la nueva realidad.

Adaptarme, ir hacia aquello que necesito. Ir hacia aquello que necesito en esta nueva realidad. Cuando digo adaptar pienso en la actitud de una persona, la actitud para aceptar las reglas del juego y jugar con lo mejor de vos. Esto lo estoy pensando para lo afectivo o laboral, una actitud de vida.

Para lograr adaptarme, hay dos capacidades esenciales a mi gusto, la flexibilidad y la misericordia.

La flexibilidad que permita hacer los cambios que sean necesarios para lograr el mejor resultado posible cuando estés interactuando con otra persona o grupo. Aquí es clave no endurecerse, al contrario más liviano/a para lograr buenos intercambios con las personas que interactúas. Las cosas no son siempre iguales, y menos cuando el mundo está dado vuelta. En caso que estés trabajando alguna cuestión solo/a, no te aferres a un mismo punto de vista… cambia de perspectiva, intenta mirar con los ojos de otro, preguntale a un amigo/a que haría en tu lugar. No para que se meta en tu vida, pero si para que te muestre otra forma de ver.

La misericordia, una palabra que puede sonar rara, pero mirar con el corazón. Mirar con humildad. Aceptar que aquello que he logrado es lo mejor que puedo hacer en esta circunstancia. No por conformismo, sino porque realmente he “dejado todo en la cancha”, después de hacer un esfuerzo logré esto, y está muy bien. He escuchado personas mortificándose porque no lograron hacer las cosas “como se las habían imaginado”, hay tiempo para mejorar… pero primero mirar con el corazón.

Que la nueva normalidad sea una oportunidad para más y mejores encuentros con el otro, de esos que dejan buenos recuerdos y llenan el alma.

CONTACTO
e-mail: jesuanbalmaceda@gmail.com
: @jesuanbalmaceda

Viviendas ROCA Tandil - ACCEDER A TU PROPIA CASA - CONSULTANOS - Tel 249 - 452 0191 | 249 469 3293

Comentarios