Martes 27 de Oct de 2020 | 12:17 |



Pensamientos al margen: Entre la cuarentena y la caja, algunos principios médicos

En una nota que firma el psicoanalista Ángel Orbea, marca su opinión sobre la cuarentena, en el mundo, en Argentina y en Tandil.

Por Angel Orbea, psicoanalista

“Con más de 60 días de cuarentena se puede afirmar  que hoy ésta es el  dispositivo sobre el que se asienta eso que se llama gobernabilidad de las personas.  

Al respeto,  un imaginario lápiz  de opiniones, pedidos  y demandas, hace números, muestra estadísticas, y en nombre de la economía pide aflojar las medidas, liberar ciertas regiones y perimir  otra vez la circulación, tal como pasa en los Estados Unidos, y  Brasil. 


Estos reclamos se fundan en un claro principio liberal de mercado, que  justamente es uno de los  agravantes de la actual  situación que por  el COVID19  atraviesa gran parte del mundo.

Desatendiendo las previsiones de un aquilatado Premio Novel de medicina  como Francois Jacob, que en su Lógica de lo viviente (1970)   advertía en términos de difusión masiva  que la doble hélice  de ADN tiene un grado de contingencia que podría disparar algún bicho y arrasar media humanidad.    A pesar de varias  epidemias, el lápiz se afino  en función del mercado, por eso  hace tiempo que se dejó de investigar y de producir  sobre virus y otros  microorganismos. Al respecto, frente al COVID19  hoy se está casi en un punto cero.

Pero esta lógica econométrica presentada como la más realista, en plena cuarentena insiste  a partir del  número de muertos, con correlaciones de días en cuarentena, perjuicios, endeudamiento,  desocupación, emisión, etc.,   ignorando, o en verdad negando,  que la verdadera cuenta se hace a partir del número de vidas no infectadas devenidas de la aplicación del dispositivo cuarentena.

Por lo tanto, allí donde como en Tandil hay  menos infectados y ninguna muerte, se verifica el éxito a pleno del dispositivo cuarentena. Y como una de las reglas básicas de Hipócrates  indica que cuando se aplicas una medicina  y esta es exitosa,  no conviene relevarla, ni modificarla, anda sola a cuenta del médico y el enfermo. 

Por lo tanto los lugares y regiones donde los números  dan por la negativa;  menos contagio, sin muertos, etc., son justamente los que deben seguir sosteniendo  el dispositivo,  ya que gracias a él la gente puede estar más tranquila pero  no con la guardia baja. Conviene saberlo, eso trae también alivio, en un presente aun no realizado”.



Comentarios