Martes 27 de Oct de 2020 | 12:3 |



El reverso de la cuarentena es la Casa de Papel

Llegó a nuestra redacción una nota firmada por el Psicoanalista Angel Orbea, coordinador del Centro de Día Tita Brivio. Su mirada sobre la cuarentena.

La nota dice textualmente lo siguiente:

EL REVERSO DE LA CUARENTENA ES LA CASA DE PAPEL

Usuario alcohólico  en cuarentena: Lic. Tengo hambre
Lic.: Me parece muy bien,  Ud. Siempre tuvo sed, y por eso le fue muy mal. 


Por Angel Orbea. Psicoanalista, coordinador del Centro de Día Tita Brivio

“A pesar de los desvelos, tener  el virus a  raya también me ha dado algunas satisfacciones. Si algo ha promovido la cuarentena es un cierto silencio en la ciudad. Para un psicoanalista este hecho no puede dejar de resonar en el oído,  ya que por la cuarentena han  cambiado las formas de tratamiento, y  mientras que  en los  consultorios  los divanes  recuperan su estatuto de vulgar mueble, en la distancia  una relación virtual con los pacientes  gana espacio, mientras la presencia de los cuerpos  se vuelve añoranza”.

“Es que la cuarentena es un dispositivo que acciona sobre los  cuerpos en función de evitar el contagio, teniendo en cuenta que este se puede producir por el lado menos pensado, y que el resultado de la infección puede llevar a la muerte. Por el momento hay que aceptar que las medidas de distanciamiento y encierro son los únicos paliativos, y que estas medidas son decididas desde el gobierno en acuerdo  pleno con los más calificados especialistas en la materia”.

“La relación ciencia-gobierno es la primera vez  en la historia nacional que se mantiene tanto tiempo articulada, y esto es inédito. Pero más inédito y traumático   es el reveros económico de la cuarentena, ya que nunca antes en la historia del capitalismo y la globalización se ha visto un detenimiento global de la circulación de  bienes, mercancías y cuerpos”.

“Todo esto a nivel individual y  de masas esta generado una serie de disposiciones y reacomodamientos también inéditos,  que modifican más que nada la cotidianidad inmanente a la vida diaria. Se podría decir que estamos en una Casa de papel, pero  que no contiene personajes sino personas, personas que se encuentran y también se desencuentran”.

“Es bien cierto que todas las predicciones sobre el estado de la salud mental en cuarentena vienen cayendo como castillos de naipes, por cuanto en circunstancias traumáticas las poblaciones saben muy bien encontrar recursos vinculares y libidinales para sostenerse  sin disolverse. Así constato  menos consumo y prescripción de psicofármacos, reducción  de daños  en drogas pesadas, acotamiento de fenómenos psicóticos, remisión de melancolías y depresiones, todos fenómenos que muestran que fuera de la cuarentena no se está mejor”.

“Él un único emergente altamente preocupante es la proliferación de casos de  femicidios. Quien llega al femicidio muestra también un estado de absoluta soledad y encierro  paranoide-celotipico de larga data”.

“Cualquiera que haya seguido la laureada serie “La casa de papel” habrá tenido en su casa un antecedente del encierro,  y de la más absoluta dependencia  de las formas  de comunicación  que en todos los planos ofrece la tecno ciencia hoy. Sin embargo esos personajes muy bien caracterizados, atrás del oro,  y bajo la auto imposición de un dispositivo de encierro similar a la cuarentena,   cuentan sus historias que abren y cierran temporadas, mientras que nosotros con el cuerpo vivo  soportamos la cuarentena,  y aguantamos los riesgos de  pandemia, con todo lo que eso significa”.

“Pero en esta dispar situación de final abierto conviene también saber aquello que los dispositivos no tienen en cuenta, que es lo ingobernable; las mujeres, los locos, y en esta serie, algo de la economía  también. 
Mientras tanto, hoy conviene respetar las medidas, que  es también la manera de sostener la vida”. 

Angelorbea54@yahoo.com.ar



Comentarios