Miércoles 28 de Oct de 2020 | 22:34 |

Viviendas ROCA Tandil - ACCEDER A TU PROPIA CASA - CONSULTANOS - Tel 249 - 452 0191 | 249 469 3293



Una Pascua diferente

$datos[

Por Jorge Macri, Intendente de Vicente López 

Estamos atravesando una situación compleja y de mucha gravedad. El COVID19 nos sorprendió, nos impuso una nueva agenda y cambió nuestra forma de vida. Lo que parecía tan lejano finalmente llegó y sabemos que avanza como un “enemigo invisible” que pone en riesgo la vida de millones de personas.

El aislamiento social, el lavado frecuente de manos, el uso de protección en nariz-boca-mentón son, entre otras, medidas preventivas que nos están mostrando resultados positivos en esta batalla que apenas comenzó. El cuidado de la salud de toda la población, pero especialmente de los grupos de riesgo, ha sido y seguirá siendo la primera prioridad de todos aquellos que, en los distintos niveles de gobierno, tomamos decisiones en medio de la crisis para proteger la vida de cada uno de los argentinos.

Pero es fundamental que no bajemos la guardia, que pese a los logros alcanzados resistamos esa tentación tan nuestra de creer que “ya ganamos el partido” cuando en realidad estamos apenas en el primer tiempo. Se viene un partido muy difícil, que necesita un equipo unido y sólido, un equipo que se saque la propia y se ponga la única camiseta que nos identifica en esta pelea.

Estamos acompañando a todos los sectores convencidos que la ayuda del Estado debe llegar en la urgencia pero que también el compromiso de cada vecino cuenta: el que se queda en casa para cuidarse y cuidar a sus seres queridos; el profesional de la salud que tiene que salir para cuidar a otros; el personal de seguridad y protección civil que tiene que vigilar las calles y la circulación; los que trabajan en las farmacias o en los comercios de cercanía para que no nos falte lo esencial. Y tenemos el desafío de estar cerca de los que hoy están en dificultades y que tal vez antes no necesitaban asistencia.

También cuidar es controlar para evitar excesos y avivadas de los que aún no entendieron que nadie se salva solo. Tenemos que tirar para adelante, todos para el mismo lado. Esa es la clave de una solidaridad bien entendida.

Momentos como este despiertan muchos temores. La incertidumbre de lo que puede venir nos causa angustia. Pero las medidas que tome el Gobierno nacional y que los intendentes apoyamos, aun cuando signifiquen extender la cuarentena o aumentar los controles en la circulación y de precios mínimos, son efectivas si logramos sostener la conciencia social y la responsabilidad de lo que hacemos, sin bajar los brazos. La tranquilidad y la normalidad que todos anhelamos puede parecer lejana, pero tardará mucho más en llegar si nos ganan el cansancio o el desánimo.

Hoy concluye la Semana Santa con el domingo de Pascua, una celebración de raíces judías, pero de profundo sentir cristiano que, como la Navidad, nos trae recuerdos familiares, de días de encuentro y de compartir con aquellos que más amamos. Esta es una Pascua diferente pero una ocasión para que el significado que tiene, es decir, el paso de la muerte a la vida, de la oscuridad a la luz, nos ayude interpretar los “pasos” cotidianos que estamos dando para salir juntos de la crisis y, me atrevo a decir, para “dejar pasar” esa grieta que hoy no puede estar en el ánimo de nadie que quiera realmente aportar soluciones.

Tal vez, y parafraseando con profunda admiración al padre de la democracia argentina en aquel célebre domingo de Pascua de 1987, “la casa no esté en orden” tanto como quisiéramos, pero “la casa” que es este país y esta provincia que amamos, dio un paso muy importante al dejar atrás enfrentamientos y prejuicios. Ojalá que este paso no sea en falso sino un sincero y auténtico esfuerzo por superar lo que nos separa, sin negar las diferencias, pero haciendo juntos lo que hay que hacer para que la casa vuelva a estar en orden. ¡Felices Pascuas!


Tags



Comentarios

Notas relacionadas