Miércoles 22 de Enero de 2020 | 0:15 |

siemprebeneficios.com.ar - Siempre Beneficios – Puntos con beneficios



Condenado por emblemático choque fatal recibió el beneficio de la excarcelación

$datos[

El caso de Hugo Amores, quien en febrero de 2015 atropelló y mató a Emilio Herrería, fue uno de los más resonantes en Tandil, por las circunstancias que rodearon al hecho y la indignación que causó en la comunidad. Amores fue condenado en noviembre de 2016 a ocho años de prisión, que cumplía de forma domiciliaria, pero la semana pasada recibió la libertad condicional.

Hugo Amores conducía su camioneta Toyota, en la noche del 3 de febrero de 2015, acompañado de su hija, a toda velocidad, por Avenida España, cruzando semáforos en rojo y según testigos, aunque no pudo ser probado en el juicio, corriendo una picada con otro automóvil.

Al llegar al cruce con calle Paz, Amores embistió brutalmente al mandadero Emilio Herrería, de 31 años, quien a bordo de su moto, cruzaba la avenida con semáforo en verde.

Los golpes que recibió Herrería resultaron mortales y su deceso se produjo minutos después, sin que los médicos pudieran hacer nada por él.


Desde esa misma noche, Amores quedó aprehendido en la Comisaría Primera y posteriormente, la justicia decretó su detención. Luego de pasar por la Unidad Penal de Gral. Alvear, se le concedió el beneficio de prisión domiciliaria, por razones de salud.

En noviembre de 2016, se desarrolló el juicio contra Amores, en el que el Tribunal Oral Criminal 1 de Tandil, lo condenó a 8 años de prisión, por “Homicidio simple con dolo eventual”, en un fallo sin precedentes para este tipo de casos, aunque le permitieron seguir cumpliendo la pena en su domicilio.

La defensa de Amores apeló el fallo del TOC1 y la Cámara de Casación se expidió en mayo de 2018, ratificando lo dispuesto por la primera instancia.

En aquel histórico fallo, los jueces consideraron probado que “el 3 de febrero de 2015, aproximadamente a la hora 23:20/23:30, Hugo Abel Amores conducía el automotor marca Toyota Hilux SW4, 4x4, por Avenida España desde calle 9 de Julio en dirección a Paz, a una velocidad superior a los 82 km. por hora con invasión de la mano contraria que correspondía a su circulación en la referida avenida, al aproximarse a la calle Paz estando el semáforo en rojo que lo obligaba a detener su marcha, traspuso la intersección e impactó en la línea media divisoria de la avenida, a la motocicleta Honda Invictus, conducida por Emilio Irineo Herrería quien circulaba por calle Paz en dirección a Garibaldi en momentos que el semáforo correspondiente en luz verde- habilitaba a cruzar avenida España”.

La justicia habló de una “conducta temeraria” por parte de Amores, y consideró que aquel debió representarse “no sólo como altamente probable, sino como ciertamente inevitable alcanzar con resultado luctuoso a algún peatón o vehículo que intentara con el paso autorizado cruzar la avenida”.

También se hizo referencia al “desprecio de la vida de quienes pudieran cruzar la avenida, sin minorar la alta velocidad de su vehículo a sabiendas que no podría evitar la colisión”.

Aún así, a fines de la semana pasada, en los primeros días del año y a poco menos de un mes de cumplirse el quinto aniversario de la fatal colisión que le costó la vida a Emilio Herrería, la justicia le concedió a Hugo Amores la libertad, por lo que ya no cumple la prisión domiciliaria y la tobillera electrónica que lo vigilaba, le fue retirada.

Técnicamente, el transportista dejó de ser monitoreado por el Servicio Penitenciario Bonaerense, aunque deberá mantener su buena conducta y cumplir algunas pautas que le fueron notificadas días atrás.

Centro Médico Veterinario Villa Italia

Comentarios