Miércoles 11 de Dic de 2019 | 20:5 |

New Green Hills, English Center



Conceden la prisión domiciliaria al comerciante que simuló un secuestro extorsivo

$datos[

Mariano Vizcay estaba preso en Sierra Chica, por haber pergeñado un autosecuestro en el que incluso involucró a un menor de edad, en enero pasado. La justicia le concedió la prisión domiciliaria y además, lo autorizó a asistir a su trabajo, en días y horarios específicos.

Como se recordará, Vizcay era el propietario de la empresa El Yunque, fabricante de casillas rurales y el 18 de enero pasado, salió del cine junto a su sobrino y fue abordado por dos sujetos, en una maniobra que simuló ser un secuestro extorsivo, aunque luego se comprobó que se trató de una idea del propio Vizcay, para obtener dinero de su propio hermano.

Aquella noche, Vizcay dejó a su sobrino encerrado en una de las casillas de la fábrica de su familia, ubicada en Colectora Pugliese y se fue con sus dos cómplices (supuestamente sus secuestradores), luego de sustraer dinero de la caja fuerte y llamar a su hermano para reclamar más dinero, a cambio de la “liberación”.

El supuesto secuestro terminó en la madrugada del día siguiente, con Mariano Vizcay liberado, siendo recogido por su hermano, aunque ante la intervención policial, la versión ofrecida por la víctima mostró grandes inconsistencias, que lo acorralaron, hasta que confesó el “autosecuestro”.


Por eso Vizcay quedó imputado por el delito de “Extorsión, Hurto y Privación Ilegal de la Libertad”, por el que se le dictó la prisión preventiva y estaba detenido desde julio en el Penal de Sierra Chica.

Los abogados defensores de Vizcay, el Dr. Diego Etchegoyen y el Dr. Gustavo Ballent, solicitó la morigeración de la prisión preventiva, concediéndole al imputado la prisión domiciliaria, con la posibilidad de asistir a trabajar.

Esto finalmente fue concedido por el Juez de Garantías José Alberto Moragas, quien consideró que Vizcay no obstruyó el accionar de la justicia y “reflejó su arrepentimiento desde su primera declaración”.

Además, no mostraron reparos en que se le otorgue el benficio solicitado por su defensa, ni el fiscal Piotti, ni los damnificados por el accionar de Vizcay.

Así, Mariano Vizcay cumplirá prisión domiciliaria en su casa familiar, con vigilancia dos veces a la semana, en diferentes horarios, a cargo de personal de la Seccional Segunda, a fin de monitorear el cumplimiento de la domiciliaria.

Pero por otro lado, se le concedió al imputado la posibilidad de concurrir a un trabajo, en una empresa ubicada en la zona céntrica de la ciudad, de lunes a viernes, de 9 a 13 y de 16 a 20 horas. Y finalmente, el juez le impuso a Vizcay, la obligación de realizar un tratamiento psicológico y/o psiquiátrico, debiendo acreditar su cumplimiento.

Centro Médico Veterinario Villa Italia

Comentarios