Lunes 9 de Dic de 2019 | 13:28 |

New Green Hills, English Center



Semilla de Amapola

EMPRENDEDORAS $datos[

Agustina Ardiles es mujer, mamá, cocinera, emprendedora y consciente. Dió luz a Semilla de Amapola, emprendimiento a través del que ofrece alimentos saludables. Los probamos y ¡Los recomendamos cien por ciento! Acá te contamos un poco más

Por Florencia Lauga

Asegura que para hablar de Semilla de Amapola le es imposible no referirse a sí  misma y a su familia: no solomente la que formó en Tandil, sino también la primera, responsable de criarla. En ella siempre se concibió a la cocina como profesión (hay varios chefs)  y como una de las formas de reunirse y disfrutarse.

“Mi madre -la eterna cocinera- siempre repite lo mismo y hoy esas palabras son un eco para mí. “El ingrediente mas importante es el amor”. Sinceramente doy fe de que es así.  Semilla de Amapola se gesta desde esa impronta, cuando con mi segundo embarazo decidí que lo mejor para mis hijas en esta etapa tan importante de sus vidas era que yo estuviera con ellas el mayor tiempo posible.”

Haciendo base en el amor profundo a la decisión de convertirse en una mamá, postergó sus estudios en el conservatorio y se entregó a la cocina de panificados dulces que -aunque se negaba a reconocer- es uno de sus fuertes heredados. Como amerita a los amigos, ellos colaboraron comprando y además le dieron una mano acercándola a espacios súper lindos de Tandil para compartir ese inicio. Sin embargo, hay uno que se destaca y es – es sus palabras- el más especial y transformador: hablamos de Colectivo Natural, una feria autogestiva creada por productores locales que se realiza en una huerta, cada quince días, sosteniendo los valores de ser agroecológica, local y artesanal.

“Aquí comenzó una gran transformación, mis productos fueron mutando tanto como la alimentación en casa, tomando consciencia de opciones nuevas para nosotros. Nos dimos cuenta de que podíamos ser más saludables y amigables con el medioambiente; mis alimentos se volvieron naturales, integrales y agroecológicos y un apareció un mundo increíble en el cual aprendo día a día y me sorprendo por el crecimiento que se da.”

Por otro lado, a sus ojos cada emprendimiento es un universo que representa a la persona que lo crea y que trae como resultado el hecho de que el camino sea sumamente personal, teniendo en cuenta que depende de los recursos físicos, mentales, emocionales y espirituales del emprendedor. En su caso, reconoce, surgió de la expresión de una habilidad, un talento propio con el propósito de nutrir a su familia, de estar en su hogar y obviamente de generar también una nueva fuente de ingresos. Sin embargo, Semi de Amapola –como le llamamos amorosamente- hasta el momento representa sobre todas las cosas un redescubrimiento de fuerzas, capacidades que nunca había desarrollado, aprendizaje administrativo ( “Con el que mi compañero me ayuda mucho”, aclara) la organización de todo, el día a día, las actividades personales, familiares; en definitiva, lo que forma su cotidiano.

 “Muchas veces me encuentro con agotamientos propios de cualquier madre de dos nenas. Matilda tiene nueve meses, Lola casi tres años y también comparto la crianza de Santi, de ocho, que es hijo de mi compañero Martín. La organización entonces para mí es fundamental, también el discernimiento a la hora de distribuir mis energías, el estar conectada con la comunidad para poder percibir la demanda y formar lazos y vínculos, no solo comerciales sino también humanos, que son los que más nos nutren.”

Cuando le preguntamos qué siente sobre el emprender, expresa que es una experiencia súper desafiante. “Digo desafiante en el sentido de que hay una clara “exigencia” de volverte responsable, ese dicho de “ser tu propio jefe” quizás no es lo más divertido como puede sonar: habla de saber encontrarte con tus límites, tus debilidades y tus fuerzas. Realizar las tareas sin posibilidad de proyectar en nadie más que en vos los resultados implica definitivamente un trabajo interno. Mi consejo para los que están pensando en emprender o llevan adelante un emprendimiento es que sientan lo que hacen, que estén en coherencia con sus pensamientos, que se abran a su creatividad y transformen su producto volviéndolo auténtico. Algo fundamental, también, es que creen redes,  porque hoy una de las cosas que veo más necesaria es el hecho de poder volver a reunirnos como comunidad, reconociendo el valor propio y el del otro que esta a la par.”

Quienes no conozcan sus productos, bienvenidos al mundo de la variedad, tanto en sabores como en texturas. Todos son, además, integrales, y sin conservantes ni sustancias artificiales.

¿Qué podemos encontrar entonces? Budines, galletas, muffins, panes, pre pizzas, empanadas, sorrentinos, trufas, barritas de cereal. Cada pedido es personalizado y se retiran por su casa, ubicada en el centro de la cuidad. También, para las fiestas, ofrecerá recetas de roscas y pan dulce integrales. ¡Para llevarse absolutamente todo!

CONTACTO
: Semilla de Amapola
semideamapola
2494606622

PRÓXIMA FERIA: Sábado 23 de noviembre, de 10 a 14, en Santamarina 261.


New Green Hills, English Center

Comentarios