Lunes 18 de Nov de 2019 | 11:39 |

siemprebeneficios.com.ar - Siempre Beneficios – Puntos con beneficios



Sol - edad Simond

ENTREVISTA $datos[

Solo quién conoce la edad del sol, ilumina

Por Florencia Lauga

La edad no cuenta más que la posibilidad de vivir. Soledad Simond lleva, con sus cuarenta años, el registro de haberse convertido en una constructora de sus propias experiencias de felicidad, y viene a Tandil exclusivamente por eso; porque en lo más profundo de su corazón sabe que -además de una mujer aguerrida e ilusionada que ha hecho todo lo que hay que hacer para convocarla- algo del tejido universal pretende colocarla el próximo 9 de noviembre en nuestra ciudad aunque, claro, aquel día aún no exista más que en nuestras imágenes mentales. Ella mira lo que ocurre, y no se resiste.

Converso con Sole por teléfono y siento que hablara con una antigua amiga, que atenta a los imprevistos del tráfico en su vuelta de tigre a la capital me explica que no puede mirarme por videollamada pero que –auriculares de por medio- podemos conversar un rato mientras una parte de su pensamiento estará también atento al camino. Me gusta pensar que algo de la dinámica que la vida me ofrece para este tiempo juntas resuena exactamente con las personas conscientes a las que, independientemente de lo que estemos haciendo, nos resulta imposible no estar atentas al camino, lo que a su vez podría simplificarse en no estar. Sonrío, y aunque no puedo “verla”, sé que ella lo hace también.

Cumplió cuarenta hace menos de una semana y festejó durante muchos días. “Nunca tengo demasiado tiempo libre”, arroja decidida, y yo recuerdo unas imágenes que nos regaló a través de su activa y hermosa cuenta de instagram (@solesimond) del festejo sorpresa que le organizó su familia. Muy probablemente, los individuos que han hecho posible la felicidad de sole durante aquel día tienen total conocimiento de la cuestión y, por ese motivo, organizaron sin consultarle una reunión para brindar y celebrar. Porque puede pasar lo que sea, pero para festejar la vida siempre debe haber lugar,

“En mi cumpleaños se juntó mucha gente, y una de las frases que resonó fue: ¡Qué hermosa familia tenés!”; me cuenta alegremente. Entonces conversamos sobre la importancia de la comunicación en los vínculos y me aclara que, según su visión, tener una familia hermosa es posible para cualquiera de nosotros; que la voluntad de transformar relaciones, el compromiso con ellas y con el hecho de poder decir ( ¡Sacá tu voz! ), y el valor de acercarse a un otro/a es una construcción del día a día y que tiene que ver únicamente con el deseo de estar rodeada de vínculos nutritivos, disfrutables, amables en todas sus formas (amable: fácil de amar).

“No estoy diciendo con esto que tenga la mamá perfecta, el papá perfecto, las hermanas perfectas o que yo sea perfecta”, aclara. “Lo que quiero decir es que tanto a mí como a todos los integrantes de mi familia nos importa y nos damos el lugar de comunicarnos: nos preguntamos cómo estamos, qué sentimos, cuándo algo nos duele, cuándo nos estusiasma”; “Pedimos perdón cuando hay que hacerlo, nos acercamos cuando algún movimiento de ego herido nos ha alejado sin sentido, trabajamos para que el amor sea lo primero y para sanar cualquier incomodidad”.

Por otro lado, está convencida de que la transformación actual en los seres humanos tiene que ver con la capacidad de mirar adentro (otra premisa en la que comulgamos) & atender cada sensación que se tiene porque ahí radica la llave para la felicidad. “La mente siempre quiere más”, me dice, “Y estamos perdiendo demasiado tiempo en el afuera cuando toda la información que necesitamos está dentro nuestro”. Sus palabras me llegan por teléfono, y en simultáneo, las veo bailar por el universo;

Sole viene a Tandil el próximo fin de semana a dar un taller que, por primera vez, se da el lujo de tener lugar fuera de Buenos Aires ciudad. La propuesta se llama Sacá tu voz, será en la Hostería de la Cascada y posible en las sierras a través de Lic. Valeria Stadler Coaching y Comunicación, una consultora que conoce su trabajo y ha puesto mucho énfasis en acercarlo a nosotros. El grupo estará compuesto por pocas mujeres (diez aproximadamente), y el foco de la actividad se pondrá en técnicas de storytelling, expresión oral, desinhibición  y empoderamiento.  Clari, una de las hermanas de Sole, la acompañará en la experiencia. Cuando me entero, me entusiasmo automáticamente de conocerla, de tomar unos mates rosas con la chica que se animó a casarse, a irse a vivir al campo, a seguir su corazón y también a asistir a su hermana en un viaje. Será un honor decirle hola a las dos –pienso- y ya les estoy deseando desde adentro una buena travesía para el viernes que viene.

La pregunto, además, por su nuevo libro, que verá la luz el mes próximo y que orgullosamente es el tercero que escribe. “Se llama Empezar de nuevo”, me cuenta, y reconoce que hacerlo realidad le tomó instancias de “acovacharse”, algún registro humorístico del crecimiento veloz de su consumo de harinas, y especiamente una disposición enorme (gracias!) de volver a pasar por muchísimas imágenes que cuentan una relación de pareja que terminó después de doce años. “Tenía mi vida armada”, me dice, y a mí me dan ganas de abrazarla porque en el fondo sabe y supo siempre que la vida, por mucho que nos empecinemos en controlarla, jamás representa un plan. Incluso –me arriesgo a decir- algo en ella sabía también que allí no habitaba el para siempre: porque una siempre sabe.



“Es interesante cómo la mente no distingue cuando estamos viviendo un momento de cuando lo estamos recordando”. “Despedirme de aquella persona (pero especialmente de aquella Sole, pienso) me costó muchísimo, y recordarlo de alguna manera también”. “Quería que libro fuera un impulso para que todas las lectoras se acerquen a la idea de que aceptar la realidad es una cuestión que nos hace bien, que permitirse volver a empezar es sanador, alegre, conveniente para el corazón y también para el intelecto”; y nos ponemos contentas de que ahora viene la ola de las librerías, de las presentaciones, de las fotos y los autógrafos y sí, hay que surfearla.

Por último, no se despide de mí sin mencionarme que es una enamorada de los seres humanos. Recibo su información en calma y con cariño, como quien reafirma lo que siente y por dentro agradece completamente ese amor que, por obvias razones, también me baña. Desde mi patio tandilense, de ritmo sereno y verde, de sonido de pájaros y magnolias te digo sin palabras que te espero sonriendo, Sole querida, con el deseo fuerte de que tu experiencia cerca de nosotras te acerque más a lo que sé es la única búsqueda real de los seres humanos del mundo 2019: amar, y ser amados. Que así sea

Cómo anotarse al Taller? : valeriasstadler@gmail.com

 


Centro Médico Veterinario Villa Italia

Comentarios