Martes 22 de Oct de 2019 | 15:36 |

Centro Médico Veterinario Villa Italia



Media maratón. Hace un año casi se muere en una carrera y hoy solo piensa en volver a correr

SOCIEDAD $datos[

Esta es la historia de Pedro Martín Arce, 37 años, que empezó a correr, bajó 20 kilos, corrió la media maratón de Buenos Aires el año pasado, sufrió un cuadro de muerte súbita en plena competencia, y logró recuperarse. Un año después, espera que el médico le permita volver a correr.

"Estoy ansioso por volver a correr, me falta el permiso del médico", confiesa. Y agrega: "Quiero bajar los 20 kilos que subí estos doce meses que estuve parado". Luego del episodio, estuvo un mes internado: dos semanas en el hospital Fernández, a 400 kilómetros de su casa en Tandil y otras dos en su localidad.

La bisagra de la historia sucedió en el kilómetro 19 de la media maratón, a menos de 2000 metros de la meta. Arce iba al trote con su pareja y su grupo de amigos de Tandil. "Venía como un toro", comentó un amigo de él. Pero a la altura de los lagos de Palermo, Arce les dijo: "Vayan delante que yo no doy más". Pensaron que era solo fatiga, ya faltaba muy poco, y el grupo siguió sin preocuparse, sin mirar atrás. Pero a los pocos metros, Arce se desvaneció.

Según testigos, a los cuatro minutos fue atendido por el servicio de emergencia de la carrera. Le practicaron las maniobras de resucitación, pero no despertaba. En el hospital, descubrieron que Arce había sufrido un infarto previo que no había sido diagnosticado. Cuando le hicieron los controles antes de la carrera, no se lo supieron diagnosticar y le dijeron que no se preocupara. Su pareja, Verónica García, seguía en la llegada de la media maratón a la espera de Martín. "Cuando finalmente me informaron, me agarró un ataque -recuerda ella-. La zona era un caos de vehículos, no había forma de conseguir un taxi, así que me fui corriendo a buscarlo". García llegó al hospital desesperada, aún con la medalla que le otorgaron al terminar la competencia colgando del cuello y sintiéndose culpable por la situación.


"Nunca me gustó correr"

"Yo le insistí para que empezara a correr", explica García. Ella empezó a hacerlo en Tandil hace cuatro años, se entusiasmó con todos los beneficios de la actividad y convenció a Martín. "Nunca me gustó correr, aunque lo hacía para jugar al fútbol -reconoce Arce-. Pero ella me insistió y me terminó ayudando mucho: bajé 20 kilos y en la cancha me sentía estupendo".

Un mes más tarde de la competencia, volvió a su casa, sin recordar nada de lo ocurrido y con un desfibrilador, que debería controlar cada seis meses y cambiar dentro de ocho años. "Un accidente así te genera un caos en la vida cotidiana", dice García y admite que se tuvo que poner la familia al hombro. "Le quedó afectado la memoria, por lo que tengo que recordarle las cosas, como llamarlo para ir a buscar a los nenes al colegio, o bien poner alarmas con recordatorios en el teléfono. Por el resto, él está perfecto". Arce también sabe que aún queda trabajo de recuperación por delante, pero también sabe que no está solo: "No tenía dudas de que Vero iba a estar siempre, ella no me falló nunca, es impresionante".

"Salimos desde los 18 años", cuenta García. Y agrega: "Llevamos dos décadas juntos y siempre fuimos muy prolijos, planeando el crecimiento de nuestra pareja, de los nenes [Benjamín de 9 años y Francisco de 7]".

"En otra carrera se moría", concluye García al destacar que en la media maratón de Buenos Aires es la única carrera del país que cuenta con un cardiodesfibrilador cada 500 metros.

Arce ya espera volver a correr, pero no en una carrera, sino en una cancha de fútbol. "Nunca me interesó mucho competir, yo lo hago por la panza y por el fútbol, y ahora después de esto, ni pienso en una carrera". Su pasión de fin de semana no es con los runners, sino con su equipo de fútbol 7, "Los Repo". El nombre hace, o hacía, honor al trabajo, todos eran repositores de mercadería en un supermercado. "Ahora algunos se fueron cambiando, los fuimos reponiendo", bromea y afirma que todos los sábados está del otro lado del alambrado alentando a su equipo. "No soy un virtuoso con la pelota. Así que por eso tengo que estar en estado, me ponen al medio y subo y bajo todo el partido", dice.

Por: Ezequiel Brahim (Web Diario La Nación)

Tags

siemprebeneficios.com.ar - Siempre Beneficios – Puntos con beneficios

Comentarios

Notas relacionadas