Viernes 20 de Sept de 2019 | 4:39 |

La Merceria de Julia - Sarmiento 888 - Tandil



Docentes y sindicalistas se manifestaron a un año de la explosión en la escuela de Moreno

SOCIEDAD $datos[

Este viernes por la tarde se realizó una manifestación frente al Municipio, al cumplirse un año de la explosión en la escuela primaria 49 de Moreno, que se cobró las vidas de la vicedirectora Sandra Calamano y del auxiliar Rubén Rodríguez.

Docentes y referentes gremiales se manifestaron este viernes frente al palacio Municipal y responsabilizaron a la Gobernadora maría Eugenia Vidal por el trágico hecho ocurrido hace un año.

Durante el acto, que convocó a unas cincuenta personas, se leyó un comunicado.

EL COMUNICADO


El 2 de agosto de 2018 se produjo una explosión en la Escuela 49 de Moreno, en la que fallecieran Sandra Calamano y Rubén Rodríguez, cuando se disponían a preparar el desayuno para los alumnos y alumnas que concurrían a su Escuela. Y sus muertes no fueron producto de un accidente, sino que fueron el resultado del discurso vacío de un Gobierno que utilizó a la Educación como estandarte de campaña, pero nunca cumplió sus promesas.

Aquella mañana de agosto, las muertes de Sandra y Ruben irrumpieron como la peor de las tragedias. Pero fue una tragedia que podría haberse evitado si los discursos sobre Educación no constituyeran ideas vacías, fuera de todo proyecto real y efectivo de aquellas políticas públicas que debieran sustentarlo y carentes de proposiciones objetivas que transformen aquellos discursos que escuchamos en cada víspera de elecciones, en auténticos programas de acción política legítima.

Las muertes de Sandra y Rubén no fueron un accidente. Ellos fueron dos trabajadores de la educación que murieron en el ejercicio de su tarea diaria. Tarea a la que el Gobierno Provincial siempre denostó, desestimó y abandonó, al punto de que no sirvieran de nada los avisos, reclamos y pedidos que se habían realizado para que se solucionara la pérdida de gas que había en el establecimiento.

A los políticos que debían ocuparse nada les importó el peligro que corrían, no sólo los trabajadores y trabajadoras, sino también los alumnos y alumnas, a quienes Sandra y Rubén entregaron, finalmente, sus vidas. Fue morir por cumplir con el deber. Morir para que ningún chico y chica de su Escuela tuviera hambre o frío... Morir por su vocación. Esa vocación que siempre es puesta en duda por los responsables políticos de esta tragedia.

Sin embargo, las muertes de Sandra y Rubén marcaron un antes y un después en el abordaje de las problemáticas edilicias de las Escuelas de la Provincia de Buenos, ya que permitieron visibilizar el serio deterioro estructural que en ellas existía. Esta tragedia absolutamente evitable permitió hacer visible una situación generalizada de precariedad en infraestructura del conjunto de los establecimientos educativos públicos de la Provincia. Y durante las semanas siguientes, fallas edilicias, problemas de filtraciones, falta de mantenimiento, riesgo de electrocución, chapas sueltas en el techo, cloacas o pozos ciegos desbordados, riesgo de derrumbe, falta de baños  -por nombrar algunos- comenzaron a hacerse visibles en toda la Provincia.

Hoy es un día especial, en el que conmemoramos y homenajeamos a una trabajadora y a un trabajador de la Educación que murieron en el ejercicio de su tarea. Muertes que fueron el macabro producto de la desidia y el abandono en el que el Gobierno tiene sumida a la Educación Pública de nuestra provincia. Hoy es un día en el que pedimos Justicia. Hoy en un día en el que pedimos para que todas las Escuelas sean espacios Dignos y Seguros para enseñar y aprender.

Sandra y Rubén
Presentes
Ahora y siempre

Tags

siemprebeneficios.com.ar - Siempre Beneficios – Puntos con beneficios

Comentarios

Notas relacionadas