Domingo 18 de Agosto de 2019 | 7:47 |

La Merceria de Julia - Sarmiento 888 - Tandil



Bruggesser: "Es aconsejable respetar los calendarios de vacunación"

SALUD $datos[

Lo explicó al analizar el estudio preliminar del Índice de Confianza y Acceso a las Vacunas (ICAV) realizado en el país. Un problema clave es ampliar los horarios en los vacunatorios. Un porcentaje también está entre los que no quieren vacunarse.

Esta mañana en ABCHoyRadio (89.1 FM) hablamos con la Dra. Florencia Bruggesser, del Área de Epidemiología del Hospital Santamarina, sobre el estudio que determinó que en la Argentina se colocaron un 13% menos de vacunas en 2018, que durante el año 2017.

Indió que “Se realizó un Estudio Índice de Observación, confianza y acceso a las vacunas (ICAV), en distintos lugares con más de 3000 encuestados, para poder establecer cuáles son las causas de no vacunación en el país o cuales son las oportunidades perdidas de vacunación”.

Explicó la profesional que “se nota en el informe que la confianza de las vacunas es alta, aunque es verdad que hay un porcentaje de la población que no se vacuno, y el mismo informe determina que hay multicausas, por ejemplo la faltante de vacunas en algún momento. O sino cuando la madre lleva a su hijo al vacunatorio, no hay vacuna en ese momento, y a veces no vuelve”.


Añadió la doctora que “también puede ocurrir que tengan un faltante de insumos, o que el horario de los vacunatorios no permita a la mamá vacunar a su hijo. Ejemplo, las personas que lleva a los niños a cargo, trabajan, y no siempre pueden ir a vacunarlos. Y a veces los fines de semana están cerrados o en pocos horarios abiertos. Y por último la persona que está en el vacunatorio, que da una falsa contraindicación, el nene está con moco o resfriado y no te podes vacunar. Y no habría una contraindicación”.

Bruggesser dijo que “En los países menos desarrollados, las causas son esas, y en los más desarrollados, también se añade una reticencia de los denominados grupos anti-vacunas) que por creencias particulares no quieren vacunar a sus hijos”.

Al referirse a este punto, se le preguntó si tiene estadísticas sobre lo que pasa en la Argentina y fundamentalmente si hay detectados grupos con ese pensamiento en Tandil. La profesional manifestó que “en realidad, si bien en Argentina no es tan importante, están, y en muchas ciudades también, por distintas creencias naturistas, o falsas contraindicaciones. En ese aspecto, hay que tener en cuenta que la Organización Mundial de la Salud, la ubica a esta postura como una de las 10 amenazas a la salud mundial, porque pone en riesgo la lucha sobre distintas enfermedades inmunodeprimibles como la viruela, la polio, y hasta el sarampión o rubiola. Tenemos que recordar que gracias a las vacunas, no tenemos Polio, y no vemos estas otras enfermedades en los chicos”.

Siguió “Es muy difícil darse cuenta que no tenemos esas enfermedades gracias a las vacunas, aunque no están erradicadas, en diez horas estamos en otro lugar del mundo que puede tener esa enfermedad. Y podemos traerla y generar brotes. No solo es una cuestión de un riesgo personal, sino un problema general, porque podemos traer casos importados de sarampión o rubeola. Y si bien en Argentina no hubo brotes importantes, porque alrededor de esa persona estaban bien vacunados. En otros lugares del mundo, en Europa o en Estados Unidos, y en Canadá, llega la persona con enfermedad y el brote ha sido muy importante. Hace poco en Nueva York, porque había muchas zonas religiosas en las que no se vacunaban”.

Todo esto dijo Bruggesser “genera internaciones, gastos, y ni hablar de fallecidos. En Argentina no tenemos muertes por sarampión desde 1998, donde tuvimos 10 mil casos y más de 100 fallecidos. Por eso tiene que quedar claro que por una vida natural solo no alcanza. Las vacunas pueden tener efectos adversos, pero son muy seguras, con muchos controles de calidad, antes de ser autorizadas y usadas en la población”.  

Amplió que “cuando mayor es la cantidad de personas que se colocan la vacuna, son muchos los controles de seguridad. A nivel mundial, y también en el país. Desde el ANMAT se notifican todos los efectos adversos atribuibles a las vacunas. Por lo que se sigue trabajando en esos temas. Las vacunas son muy seguras, para muchas de estas enfermedades, son ínfimos.

Finalmente marcó que “es importante vacunarse, y tener el calendario completo de vacunas. Es una prioridad de la salud pública en el país. Es una problemática de todos, este estudio nos mostró donde estamos fallando. No solo sobre el que no se quiere vacunar, sino mejorar la atención en los horarios de los vacunatorios para que el que llega a vacunarse pueda hacerlo”.


Estudio: un 13% de la población no pudo vacunarse cuando lo intentó

El 96% de los argentinos considera que las vacunas son seguras, por lo que la principal barrera para lograr coberturas óptimas no es la resistencia a la vacunación, sino las barreras de acceso. De hecho, “alrededor del 13% de la población no logró vacunarse o vacunar a los menores a su cargo la última vez que intentó hacerlo”. 

Así lo indicaron los resultados preliminares del Índice de Confianza y Acceso a las Vacunas (ICAV), que elabora desde enero la Fundación Bunge y Born y que planea tener sus resultados definitivos a finales de este año.

En esta primera etapa se realizaron encuestas a 3.177 individuos, pero prevén relevar a 7.000 en todo el territorio nacional para explicar por qué existe una brecha cada vez mayor entre la cobertura óptima en inmunización (que debería ser de al menos un 92%) y las tasas actuales.

Según explicaron autoridades de la fundación durante la presentación del índice, “en Argentina no se aplican cerca de 700.000 dosis de alguna de las vacunas del calendario obligatorio, durante el primer año de vida”, a la par que se observa “un incremento en la aparición de discursos de grupos ‘antivacunas’”.

Pero mientras que la opinión sobre las inmunizaciones es la principal problemática para alcanzar coberturas altas en los países desarrollados (basta recordar el rebrote de sarampión en Italia, por ejemplo), en Argentina, las dificultades de acceso por diferentes motivos son el principal riesgo. De entre ellas, “las faltantes aparecen como principal razón, entre quienes tienen menores a cargo”, según el documento. Mientras que las otras cuestiones argumentadas son los horarios de los vacunatorios, la distribución de las dosis (que a veces son compradas pero que no siempre llegan a todos los lugares), la accesibilidad (por ejemplo, cuánto cuesta llegar al centro para aplicarse la vacuna) y los costos (en el caso de no haber conseguido la inmunización en tiempo y forma en el sistema público).


Resultados preliminares del estudio

El doctor Eduardo López, Jefe del Departamento del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez y Líder del Proyecto “Observatorio de la Salud del Niño y el Adolescente” de la Fundación Bunge y Born, explicó que “en números reales, si se extrapola ese porcentaje de población que no logró inmunizarse, con los 728.035 niños que nacen por año, no se consigue vacunar a 300 chicos por día”.

Por ende es el acceso la principal barrera a conseguir las coberturas esperadas, ya que “la seguridad de las vacunas no está puesta en duda en el imaginario de los argentinos, algo que sí sucede en países como Suiza, en el que el 11% de la población considera que las vacunas no son importantes para los chicos”, sintetizó.

“El índice se presenta en un contexto en que las cifras oficiales muestran que se aplicaron 1.084.279 dosis menos de alguna vacuna del Calendario Anual en menores de 18 meses, lo que podría indicar que un número significativo de niños no recibió al menos alguna vacuna o dosis”, completó López.

Por su parte, Gerardo della Paolera, director ejecutivo de la Fundación Bunge y Born, señaló que el objetivo del ICAV es que sirva de ayuda para “mejorar el diseño de programas y estrategias de inmunización en el país, en el marco de las políticas de salud pública” y que la iniciativa está en contexto “con un vasto trabajo realizado por la fundación sobre las situaciones del país que escapan a lo coyuntural, como por ejemplo, trabajos previos sobre la enfermedad de Chagas”.

A la vez, della Paolera anticipó que los resultados finales estarán para los últimos meses de 2019, pero con los preliminares destacó: “Las cifras muestran que estamos teniendo problemas serios, por lo que esperamos que este índice sea de ayuda para orientar de manera más eficientes los recursos humanos y financieros destinados a la inmunización”.

Pero más allá de la detección de barreras, se usaron dos herramientas para medir la confianza pública en materia de vacunas. Una de ellas fue la encuesta telefónica, que evidenció que entre el 93 y el 98% consideran que son seguras, efectivas e importantes para los niños. La segunda fue el monitoreo del discurso público, que consiste en registrar las millones de publicaciones sobre vacunas en redes sociales y medios argentinos.

Para medir el discurso público sobre el tema en twitter, la fundación desarrolló e implementó el sistema Vigilancia Inmunológica de Redes Argentinas (VIRA), que procesa unos 6 millones de mensajes al año. Antonio Vázquez Brust, Magister en Informática Urbana y parte del equipo de la Fundación Bunge y Born reveló que “según los conteos, son pocas personas las que generan los mensajes, pero muchas las que los replican”.

A la vez, la fundación puso en marcha un monitor de medios que analiza a 3.000 portales de todo el país e identificó las publicaciones sobre vacunas desde 2015. Según indicó Vázquez Brust, “de las millones de noticias disponibles en repositorios en línea, 8.000 al año responden al tema vacunas y como el texto es analizado para identificar problemáticas reportadas y medir la confianza, se concluyó que en el país no se pone en duda la seguridad y eficacia de las inmunizaciones”, indicó.

Con todo, se observa un incremento en la aparición de discursos de grupos “antivacunas”. De hecho, el ICAV mostró que entre un 2 y un 4% dudan de la seguridad y eficacia de las inmunizaciones. Por ese motivo, la herramienta planea generar alertas tempranas en torno a las tendencias sobre el discurso público sobre el tema.

En conclusión, más allá de que en otros lugares del globo la reticencia a vacunarse pase por determinados movimientos, los datos a nivel local muestran que son las barreras en el acceso el principal motivo por el que nuestras coberturas distan de ser óptimas, a pesar de tener un Calendario Nacional de Inmunizaciones que se encuentra entre los más avanzados del mundo.

Foto: www.youtube.com y Ámbito Web

AUDIO ENTREVISTA

Tags

siemprebeneficios.com.ar - Siempre Beneficios – Puntos con beneficios

Comentarios

Notas relacionadas