Miércoles 17 de Julio de 2019 | 20:23 |

siemprebeneficios.com.ar - Siempre Beneficios – Puntos con beneficios



Brillar

POR FLORENCIA LAUGA $datos[

A nuestro alrededor algunos brillan, nos enamoran y derriten. ¿Y nosotros? ¿Usted piensa demorarse mucho más?

Brillar es una posibilidad entre infinitas. Sí, porque brillar se puede y también se decide, se escoge, se determina, se piensa y se proyecta. Se atreve uno a brillar en el supermercado, cruzando la ruta (ya sería momento de convertirla en calle, verdad?), comprando pan, en un evento de L’Oreal París, conversando con un desconocido, jugando al paddle (en serio, ¿Alguien registra el tamaño de ciudad que hay detrás de esa ruta!? OMG), haciendo unas pizzas caseras, abrazando a un hermano menor, bailando cumbia en la pista de Sol Disco, editando un video de rock pesado, dirigendo una orquesta, viajando por el campo, uniendo ladrillos con cemento…

 

Me encanta descubrir a los que brillan. Pero no es únicamente porque –lógico- me iluminan instantáneamente (y cuán bonita es la luz, ¿cierto?), sino porque en ellos se adivina el valor, diría más bien la valentía de disponerse a brillar. Me siento feliz cuando los detecto, cuando en un semáforo mis ojos no consiguen evitar posarse sobre un cuerpo contento que conversa, pregunta la hora o simplemente presta atención a ambos lados para cruzar mientras brilla seguro y sereno. Los que brillan se destacan; lo saben; y por eso siempre estamos pidiéndoles por favor que no cesen, que no es más que la forma tímida de expresarles que tememos por su abandono.


Si brillar es una actividad complementaria a cualquier tarea de la vida cotidiana (la vida cotidiana es la vida 24/7 bombones) eso estaría significando que usted, USTED, la puede poner a funcionar. Ahora bien, ¿Se habrá detenido a pensarlo? Porque para andar brillando alcanza con cruzar la barrera del miedo (que es la única barrera posible), y animarse a plantarse con la firme convicción de que ser uno mismo o una misma es, sencillamente, lo mejor que le pasó en la vida. Yo sé que ahora usted me va a decir que lo mejor que le pasó en la vida es su señora, la primera comunión de su hijo Alberto, la casa que le regalaron los malvones etcétera etcétera, más será una percepción errónea puesto que sin usted ( U S T E D ) nada de todo aquello sería posible.

 

Si lo más importante, entonces, para brillar, es el registro de uno mismo/a y la convicción de aceptarse, sería bueno comenzar con un desarrollo urgente de la auto-mirada, del mayor acercamiento posible a su propio yo. Hay un investigador, científco y divulgador español que conocí a través de las redes, que admiro mucho y a quien estudio desde hace años que se llama David del Rosario y que  por estos días justamente publicaba un pensamiento que resuena exacto con esta idea y por lo tanto trasladaré aquí (y obvio pretenderé con esto convencer a mi amigo Gabriel César de que se haga una cuenta de Instagram porque no tiene una idea de la inspiración que encontraría). Dice así:

 

“tratamos de aprender a decir NO a los demás en lugar de aprender a decirnos SI a nosotros mismos”

 

Me parece válido tomar las palabras de David para entender, a lo mejor, por qué una tarea aparentemente tan sencilla y aplicable como brillar se nos vuelve entonces tan difícil. ¿No estaremos alejados de nuestros propios pensamientos? ¿Y sentimientos? ¿Estaré insinuando, quizás, a lo mejor, que nos estamos haciendo los distraídos? ¿Tiene sentido pensar que cuando no brillamos simplemente significa que nuestra energía y luz primera no la estamos poniendo en nosotros?

 

Es momento de darnos cuenta de que brillar nos está haciendo falta. Pero no porque sea un deber, sino porque simplemente nos vuelve felices. Encontrar la cercanía con nuestro corazón nos permite comenzar a caminar seguros y coherentes entre lo que sentimos, pensamos y mostramos al mundo. Si un hilo conductor une nuestros fragmentos –a veces dolorosos fragmentos, lo sé- lo que toquemos brillará, quedará encendido para siempre, y nosotros en ello. ¿Qué otra cosa anhelamos, además, que seguir vivos en los espacios en los que hemos estado? Ser encendidos y por eso encenderlo todo. Uno, mil, ochocientos millones de fuegos. Sugiero, recomiendo, aconsejo la magia, el brillo, la auto-cercanía. Pero no me crea, lector, experimente. Lo demás viene solo.

 

BONUS TRACK: Huellas, de Ceci Juno. Cantautora Guayaquileña, impresionante ser humano, talentosa como pocas. Encontraré la forma de que cante en Tandil…Lo sé.

 

Por Florencia Lauga
Licenciada en Comunicación, Actriz, Locutora. Tandilense.

Instagram: @florencialauga 

e-mail: liberaespacioya@gmail.com

Imagen: Gentileza AstroTandil

Notas relacionadas

http://www.abchoy.com.ar/leernota.php?id=157391&titulo=la_defensa

http://www.abchoy.com.ar/leernota.php?id=157263&titulo=1_dia_para_enamorarse

http://www.abchoy.com.ar/leernota.php?id=157064&titulo=anestesia

http://www.abchoy.com.ar/leernota.php?id=156861&titulo=volver

La Merceria de Julia - Sarmiento 888 - Tandil

Comentarios