Martes 10 de Dic de 2019 | 11:1 |

New Green Hills, English Center



La defensa

POR FLORENCIA LAUGA $datos[

No podemos parar. Algo nos dicen, pero mientras las palabras suenan y se caen de la boca de quien de frente nos mira nosotros no escuchamos, únicamente estamos pensando en qué es lo siguiente, cuál será la célebre frase que responderemos para que se entienda –bien claro- que sabemos quiénes somos.

Me encuentro un Tandil maravilloso. Yo sé que lo he dicho –créame- pero ocurre que no hay un día que deje de resultarme conmovedor el ánimo de usted, ciudadano, que con plácida parsimonia y compromiso trabaja cada mañana por pasárselo lo mejor posible. Esto se ve en las calles, en la gestión del intendente, en las caras de los niños que atraviesan la puerta de mi casa cantando. Llegó el invierno, y ni eso lo ha detenido. Siento orgullo.

 

Pero la defensa nos quiebra en dos. Nos aleja de una posibilidad íntegra de únicamente recibir lo que el otro tiene para brindarnos, para expresar. Nos coloca en el triste espacio del sordo que no comprende, sociedades sordas de amor canta Manuel Moretti en Ríos de Lava y no se equivoca jamás. Vamos recordando en nuestro cerebro lo que creemos que tenemos claro, sin ser capaces de poner esa energía en  despojarnos de las capas más tremendas de nuestra armadura.
 


Veo seres en defensa. A lo mejor, son aquellos refugiados que nombré en el primer artículo de esta saga que tan feliz me hace producir. Debe saber que me siento a escribirle con extrema alegría. Por eso hoy, antes de desplegar unas cuantas palabras, me puse a mirar a los defensivos, que probablemente ahora están pensando exactamente en lo que me dirían pero a los que parece que la vida no les presenta oportunidad. No me cruzan por la calle. Y eso que ando, ¿Eh? Voy con tapado negro y gafas,

 

Es esta simplemente una invitación, como la de todos los sábados. Hay una belleza suprema en callarnos la boca y sencillamente recibir lo que el otro tiene para decirnos. La otredad –la hemos nombrado y lo haremos- es posiblemente la parte más complicada de existir, y sin embargo, la más increíblemente hermosa. O acaso usted, ¿Cómo cree que tiene una remota idea de cualquier dato que lo caracteriza?

 

Los Babasónicos tocaron el viernes en Glow Disco gracias a Mauricio Cervone y entonces parece que ahora nos quedan dos enseñanzas;

 

 

“Antes que despiertes quiero dejar en claro

 Que no voy a dar el brazo a torcer,”  (ese es usted, claramente)

 

aunque haremos base en la segunda: (para que entienda)

 

“Antes que te duermas quiero dejar en claro

 Que peleás con un espejo de pared,”

 

 

Con esto queda reforzado cósmicamente por mis queridos amigos músicos que la lucha es contra uno mismo. Es por eso que en el rato en que otro individuo encuentra unas palabras, en verdad lo único que hace es devolvernos lo más crudo de nosotros, lo que no queremos mirar, y por eso nos defendemos terriblemente. Mi mamá me juzga, chiquito, y yo ME defiendo. Le digo que no lo haga (muy seriamente), y ella que no me enoje. Después nos reímos. Pero reconocer la defensa es tarea de gigantes, y nosotras lo somos sin ninguna duda.

 

Podríamos hacer un ejercicio, de aquí al siguiente sábado. Preste atención a la defensa. Localícela. Tenga en cuenta de dónde viene, hacia dónde va. Y especialmente, lo que le hace sentir en el corazón. Porque déjeme decirle que alegría no es;

Si reconoce más de dos situaciones de defensa en estos siete días, podemos comenzar a trabajarla juntos. Mándeme un correo,

 

Por lo demás, entienda que el perjudicado es quien no quiere oír. ¿Alguno tiene problemas de oído? Pues bien, eso también es parte. Oír lo que se dice sobre nosotros es durísimo, aunque sé que usted cree que lo tiene sumamente trabajado. Ahora yo le pregunto, ¿Por qué me habla tanto de ello, entonces?

 

Lo quiero y lo quiero menos defensivo y defensor. Ya decía sabiamente Nisargadatta Maharaj : “Usted no necesita cuidar de nada; solo sea y todo cuidará de usted” así que déjese de hinchar. Reciba, dese cuenta de que en los discursos –siempre- hay más amor de lo que piensa. A propósito de mi madre…

 

BONUS: La Lanza, de Los Babasónicos, y la siguiente pregunta para su cerebro:

¿Hay gigantes, en su hogar?

https://www.youtube.com/watch?v=Lrn8XIU1xqM

 

Por Florencia Lauga
Licenciada en Comunicación, Actriz, Locutora. Tandilense.

Instagram: @florencialauga 

e-mail: liberaespacioya@gmail.com

 

Notas relacionadas

http://www.abchoy.com.ar/leernota.php?id=157263&titulo=1_dia_para_enamorarse

http://www.abchoy.com.ar/leernota.php?id=157064&titulo=anestesia

http://www.abchoy.com.ar/leernota.php?id=156861&titulo=volver

 

Centro Médico Veterinario Villa Italia

Comentarios