Martes 22 de Oct de 2019 | 15:32 |

siemprebeneficios.com.ar - Siempre Beneficios – Puntos con beneficios



Alumnos de la Media 5 invitaron a Cacha Cena para conocer más acerca de su trabajo

TRAS REALIZAR UN PROYECTO SOLIDARIO $datos[

La referente de la Asociación Civil “De Corazón Tandilense” y concejal mandato cumplido por el PJ-FPV, Stella Maris “Cacha” Cena, visitó este lunes la Escuela Media 5 de Vela, donde los alumnos del 1 y 2 año se interiorizaron del trabajo que lleva adelante en el comedor que puso en marcha hace casi 19 años, en el barrio Las Tunitas.

El emotivo encuentro surgió en el marco de una actividad desarrollada en la materia Construcción de la Ciudadanía, a cargo de la profesora Mariana Gándara, donde los estudiantes realizaron macetitas con cactus y pochoclos para luego entregarlos a los vecinos de la zona a cambio de un alimento no perecedero, que posteriormente donaron al comedor ubicado en De los Granaderos 269.

Como cierre del trabajo, invitaron a la exconcejal a la institución educativa, donde ella les contó cómo surgió el comedor, cómo funciona y qué otras actividades se realizan en el lugar.

“Este lunes fui a Vela, donde estuve con los chicos de 1ero. y 2do. año de la Escuela Media 5, quienes junto a su docente llevaron adelante un proyecto hermoso, que consistió en armar cactus en macetas y pochoclos para salir a cambiarlos por un alimento no perecedero para nuestro comedor. Para mí fue muy lindo porque fui muy bien recibida por los chicos y su docente, quien realizó un trabajo excelente con ellos”, manifestó Cena, muy agradecida por la iniciativa de los estudiantes, que le entregaron los alimentos no perecederos recaudados.


Según detalló, ella por su parte les contó sobre las tareas que realizan en el comedor, cuántos años hace que está funcionando y qué otras actividades desarrollan a diario. “Para mí fue una experiencia muy linda estar en contacto directo con adolescentes del secundario y les dije que den gracias todos los días por tener un plato de comida en su casa porque hay otros chiquitos que no lo tienen”, dijo.

Creciente demanda
La actividad solidaria que llevaron adelante los estudiantes de la Escuela Media 5 surgió a partir de una nota periodística que ellos leyeron, donde Cena daba cuenta de la creciente demanda que vienen registrando en el comedor.

Fue así que, durante su visita al establecimiento educativo, la exconcejal del PJ-FPV contó que los alumnos indagaron sobre el funcionamiento del lugar. “Me preguntaron cuánta cantidad de chicos vienen a diario y les conté que son entre 80 y 100, y que además damos cerca de 180 raciones todos los días, de lunes a viernes, al mediodía. Les conté que a la tarde también les doy una merienda reforzada porque lamentablemente no puedo darles la cena porque no damos abasto, pese a la ayuda que recibimos del Banco de Alimentos y de la Secretaría de Desarrollo Social del Municipio. No nos alcanza, no sólo porque damos de comer, sino porque la gente también nos pide un bolsón alimentario”, reconoció.

En un momento de la charla, detalló que los chicos le preguntaron también qué pensaban sus hijos cuando ella decidió abrir el comedor, a lo que ella les contó que los varones la apoyaron desde el comienzo, pero que su hija, que en ese entonces tenía 15 años, no estuvo de acuerdo.

“Ella me decía: ‘¿Por qué todo el tiempo hay gente?´. No lo aceptaba y hoy por hoy colabora con nosotros. Después de que formó su familia, entendió que hay que estar presente. Y ojalá que alguno de los chicos con los que hablé en la escuela tenga también el día de mañana la iniciativa de ayudar a su prójimo ”, deseó Cena.

Entre otras tantas preguntas que los alumnos le hicieron, también le consultaron por las actividades que realizan y el espacio con el que cuentan para desarrollarlas. “Les conté que el lugar es bastante grande, pero que cuando empecé le daba de comer a la gente en mi propia casa. Les dije que yo vivo en el lugar, que mi casa está adelante y que antes se daba de comer acá. Poníamos tablones y cajones para que los nenes se sienten, y así se inició el comedor. También me preguntaron de dónde recibimos la ayuda y yo les dije que la comunidad de Tandil siempre ha colaborado muchísimo con nosotros, a través de los socios protectores y del aporte que recibimos del Banco de Alimentos y del Municipio”, detalló la exconcejal.

No obstante, reconoció que la ayuda “cada vez alcanza menos” por la crisis económica que atraviesan muchas familias de la ciudad. “La situación empezó a profundizarse a mitad del año pasado y lo que nos llama la atención es que ahora vienen familias que tienen trabajo, pero que perdieron las changas, que era lo que les permitía pagar los servicios y el alquiler. No nos olvidemos que muchísimos están pagando alquiler y es imposible sostenerlo porque no ganan 30 o 40 mil pesos por mes”, planteó.

Los inicios
Finalmente, Cena contó que el comedor abrió sus puertas hace ya 19 años y desde aquel entonces no se detuvo. “Arranqué en casa en diciembre del 2000 y el comedor tomó fuerza en marzo de 2001 con la fuerte crisis que hubo en el país. Fue una situación crítica que nos pegó a todos muy duro, incluso a mí que nunca había tenido que salir a trabajar. Mi esposo es zinguero de toda la vida y se quedó sin trabajo. En ese entonces, me ofrecieron un plan que había en el Municipio y por el cual cobraba 110 pesos por mes. Así fue que comenzamos a capacitarnos en enfermedades endémicas en el Centro de Salud y después tuvimos que salir a replicar lo aprendido a la calle, pero llegó un momento en que nos quedamos sin trabajo”, recordó.

A raíz de ello, ella y otras 14 mujeres que también se habían quedado sin su fuente laboral decidieron hacer una huerta comunitaria en los terrenos lindantes a su vivienda. “Con la verdura de la quinta, proveíamos a las familias que lo necesitaban, que me las mandaban las trabajadoras sociales. La huerta funcionó durante muchos años, éramos entre 15 y 20 personas trabajando, teníamos tres invernáculos y fue muy linda la experiencia”, manifestó.

“Así salimos a flote, fue mucha la pelea porque el 2001 nos tocó a todos. Incluso a mí que siempre había estado al resguardo de mi esposo que me mantenía y mantenía a toda la familia. Le tocó a él quedarse sin trabajo y para él fue terrible. Me tocó lamentablemente hacer cola para pedir un bolsón alimentario, una garrafa, ver a compañeras que no tenían para darles el pan a los chicos... Hablar del 2001 me pone muy loca, no quiero volver a eso porque fue espantoso”, expresó Cena.

Y admitió: “a mí me marcó mucho el 2001 para todo lo que seguí haciendo en la vida porque si lo pienso, después de que el país se levantó, me podría haber quedado sin hacerme mala sangre, pero también es mi destino. Creo que todos tenemos el destino marcado para algo en esta vida y creo que el mío era esto, acá ayudando a la ciudad de Tandil en todo lo que pueda”.

Prensa Mujeres sin Techo

Contacto: Andrea Martínez Villada

Celular: 249 4314951

Oktoberfest en Tandil - Fin de semana largo de octubre - 12, 13 y 14

Comentarios